Robert Barro y el presunto estímulo

Robert Barro, destacado profesor de economía en Harvard, escribia hace unos días en el Wall Street Journal un interesante artículo en donde sintetizaba sus trabajos de análisis sobre el efecto multiplicador de los planes de estímulo en la economía americana. Los resultados, como ya hablamos en nuestro post Presunto estímulo, no son nada alagueños: no hay ninguna evidencia empírica del llamado efecto multiplicador keynesiano que justifique estos masivos planes de gasto. Por el contrario, existen evidencias de que rebajas en la presión fiscal pueden ayudar a reanimar la economía.

Cuando afirmamos que el multiplicador keynesiano no funciona, estamos diciendo que este es menor a 1: es decir, el incremento de la renta nacional es menor que el gasto público invertido. Barro y Redlick señalan como principal causa el efecto desplazamiento o ‘crowding out’. El multiplicador es una falacia. Como hemos insistido otras veces, la actual crisis es (ante todo) una crisis de ideas.

Advertisements