El tornillo y la teoría del valor

Hace unos meses, un ingeniero fue llamado arreglar una máquina de 14 millones de dólares. La máquina en cuestión era la joya de la corona de una empresa de maquinación de piezas para la industria aeronáutica. Sentado frente a la máquina, el ingeniero murmuró unas palabras para si mismo, espero unos minutos y finalmente apago el aparato. Acto seguido, saco un pequeño tornavis de su maleta negra y dió vuelta y media a un minúsculo tornillo del fondo de la máquina.

– “Cuanto se debe?” pregunto el capataz de la fábrica

– “1.000 dólares, por favor”

Entonces, el presidente de la compañía que estaba observando la escena exclamo:

– “¿Mil dólares? ¿Mil dólares por cinco minutos de trabajo, y por apretar un pequeño tornillo? Sólo pagaré la factura si me hace llegar una factura perfectamente detallada”

A la mañana siguiente, el presidente leyó la factura, hizo un ademan con la cabeza y mando pagar la factura inmediatamente.

La factura decía lo siguiente:

Detalle de los servicios prestados

Ajuste tornillo 1 USD
Saber qué tornillo ajustar 999 USD

Moraleja: cobramos por lo que sabemos, no por lo que hacemos.

Advertisements

2 thoughts on “El tornillo y la teoría del valor

  1. amartinoro

    Qué buena la anécdota! Es real?
    A veces pensamos eso cuando algún electricista, fontanero, etc. arregla algo sin apenas esfuerzo… estamos inmersos todavía en la teoría del valor-trabajo y de los costes de producción. Parece que intuitivamente las personas la captamos mejor.

  2. Luis

    La anécdota circula por Internet, y aunque no sé si es real, sin duda ejemplifica a la perfección la crítica a la teoría del valor-trabajo de Marx o el propio Smith
    🙂

Comments are closed.