Monthly Archives: December 2009

El aniversario y la importancia de Internet

Si hay algo que ha impactado en nuestras economías durante esta pasada década es, sin duda, Internet. En este año que ahora finaliza, Internet cumplía 40 años. En efecto, en noviembre de 1969 nacía APRANET (la semilla de Internet). Leonard Kleinrock, que desde 1961 llevaba investigando sobre la transmisión de datos informáticos por paquetes, y Lawrence Roberts, ambos profesores del MIT, realizaban la primera conexión entre las universidades americanas de UCLA y Stanford por medio de una línea telefónica conmutada.

Sin embargo, pasarían años antes de que Internet se popularizara como la conocemos hoy en día. En la década de los ochenta, Tim Berners-Lee y Robert Cailliau, del CERN de Ginebra, desarrollaron la plataforma que se convertiría en uno de los pilares Internet y una de sus aplicaciones más universales: la World Wide Web (www). Dicha aplicación, basada en hipertextos y un protocolo universal (http), es la que permite la descarga y consulta de contenidos a través de la conexión a Internet mediante un servidor. En otras palabras, es lo que nos permite “navegar” por Internet. Este hito marca el inicio de la popularización de Internet a principios de 1992, con un importante punto de inflexión en 1995, cuando Netscape, el navegador más importante del momento, salía a bolsa – lo que también marco el inicio de la burbuja de las puntocom  –, el resto ya es historia.

Durante estos últimos años, y coincidiendo con el boom de la telefonía móvil de tercera generación, Internet se ha consolidado como el medio de comunicación más rápido y eficiente, y como la gran plataforma para compartir contenidos. Y es que Internet, ha supuesto una revolución en sí misma que ha tenido un importante impacto en multitud de sectores; ha dado lugar a modelos de negocio completamente nuevos: como son el caso de Dell o Amazon; y a una industria propia con compañías como Google o Yahoo!

Para Chris Anderson, editor de la revista Wired (el equivalente al The Economist de Internet y las nuevas tecnologías), existen tres grandes conceptos que están marcando hoy en día las líneas maestras del desarrollo futuro de Internet: (1) Facebook, (2) YouTube, y (3) Wikipedia. En primer lugar, Facebook se ha convertido en el paradigma de las redes sociales. Creada originalmente por Mark Zuckerberg para los estudiantes de la Universidad de Harvard (ahora propiedad de Yahoo!), hoy cuenta con más de 300 millones de usuarios por todo el mundo, siendo la red social más grande que existe seguida de MySpace (propiedad de News Corporation). Facebook permite al usuario de forma gratuita gestionar su red de amigos y contactos, compartir fotos, colgar comentarios, mostrar afinidades políticas y sociales, crear grupos, y un largo etcétera.

En segundo lugar, otro gran concepto que esta marcando de forma definitoria el desarrollo de Internet es YouTube. YouTube permite compartir piezas audiovisuales en red con otros usuarios de todo el mundo. Con YouTube se ha conseguido la democratización de la difusión audiovisual ya que permite una difusión global de cualquier contenido audiovisual con un coste marginal cero. YouTube se empieza a desarrollar a principios de 2005, y en 2006 fue adquirida por Google, uno de los gigantes de Internet, por 1.65 billones de dólares. En la actualidad millones de internautas acceden a contenidos de todo tipo – desde canciones, noticias, clases virtuales, conferencias, resúmenes de eventos, entre otros muchos –, o cuelgan sus propios contenidos a través de YouTube.

Por último, encontramos el fenómeno de Wikipedia, la enciclopedia virtual más grande del mundo. Wikipedia es una fundación sin ánimo de lucro para la elaboración de una enciclopedia libre con todos los beneficios que aporta la aplicación WorldWideWeb: esto es navegación por hipervínculo, descarga de gráficos, imágenes animadas, actualizaciones on-line, etcétera. Iniciada en enero de 2001 por Jimmy Wales y Larry Sanger, es, a día de hoy, la mayor y más popular página de consulta en Internet con más de 3,2 millones de artículos en su versión en inglés.

También en Internet están algunas de las respuestas para salir de la crisis. Philip Kotler, gurú de marketing de la Universidad de Chicago, por ejemplo, hacia la siguiente observación hace unos días:

España tiene ahora mismo alrededor de 600.000 pequeños negocios de venta al por menor. Y sólo un 20% de ellos tiene presencia en Internet. Y yo creo que cada negocio debe de tener una página web, porque a través de ella pueden ofrecer sus productos, responder a preguntas, etc. La aparición de Internet es un beneficio, sobretodo para los pequeños negocios.

No sabemos que nuevas sorpresas nos depara Internet en los próximos años, lo que sí podemos aventurar es que continuará ganando protagonismo en nuestras vidas y tendremos que estar preparados para aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que nos pueda brindar.

Advertisements

Los libros de la crisis

Durante el último año, el número de libros publicados sobre economía se ha multiplicado de forma exponencial. La explicación a la crisis financiera en su multitud de versiones ha supuesto un importante filón para la mayoría de editores que han hecho su particular agosto gracias a la compleja coyuntura económica en la que estamos inmersos. De lo publicado hay de todo: libros brillantes y lúcidos que dan una visión clara de lo que ha pasado y que son de fácil comprensión por parte del lector, y absolutos despropósitos que, con el único objetivo de acercar la ciencia lúgubre al común de los mortales, caen en burdos errores de concepto y en una visión sesgada que no hace otra cosa que aumentar el enorme desconcierto ya existente en estos temas.  El propósito de este post es hacer un primer filtrado de los principales libros sobre la crisis que se han publicado este año.

Empecemos por los imprescindibles (resúmenes claros y concisos de lo que ha pasado y los porqués):

Financial Fiasco: How America’s Infatuation with Home Ownership and Easy Money Created the Economic Crisis (2009) de Johan Norberg

Meltdown: A Free-Market Look at Why the Stock Market Collapsed, the Economy Tanked, and Government Bailouts Will Make Things Worse (2009) de Thomas Woods

Para saber más (igual que los anteriores pero por otros autores):

Una crisis cinco errores (2009) de Carlos Rodríguez Braun y Juan Ramón Rallo

The Housing Boom and Bust (2009) de Thomas Sowell

The Origin of Financial Crisis: Central Banks, Credit Bubbles, and the Efficient Market Fallacy (2008) de George Cooper

Getting Off the Track: How Government Actions and Interventions Caused, Prolonged and Worsened the Financial Crisis (2009) de John Taylor

End the Fed (2009) de Ron Paul

Historias de un corresponsal económico (2009) de Marti Saballs

Prescindibles aunque no están mal (no dicen tonterías, pero no resultan imprescindibles al existir libros mejores y más completos):

España puede salir de la crisis (2009) de José María Aznar

El estallido de la burbuja: como se llego a la crisis y como salir de ella (2009) de Robert Shiller

El Informe Recarte 2009 (2009) de Alberto Recarte

Animal Spirits: Como la psicología humana dirige la economía (2009) de George Akerlof y Robert Shiller

Fixing Global Finance (2009) de Martin Wolf

Flojos o muy flojos (libros que pecan de un excesivo simplismo o que simplemente contienen graves errores de concepto, prescindibles en cualquier caso):

The Crash of 2008 and What It Means: The New Paradigm for Financial Markets (2009) de George Soros

La crisis Ninja (2008) de Leopoldo Abadía

El crash de 2010 (2009) de Santiago Niño

Crisis, mentiras y grandes oportunidades: estrategias y propuestas para capear la tormenta económica (2009) de Jordi Basté y Carlos Torrecilla

El hombre que cambió su casa por un tulipán (2009) de Fernando Trías de Bes

El retorno de la economía de la depresión y la crisis actual (2009) de Paul Krugman

Disclaimer: Esta lista responde a un juicio subjetivo del autor y no incluye la opinión de ningún experto en la materia, y no es de carácter exhaustivo. Se han incluido los libros de Marti Saballs y Paul Krugman ya que, si bien no versan exclusivamente sobre la crisis económica, sí han sido publicaciones relevantes este año y también han incorporado su visión sobre la crisis financiera. Algunos de los libros incluídos (sobretodo algunos de los que no se han publicado todavía en España), no se han leído por completo, pero gracias a resumenes, lecturas parciales y otras críticas, el autor ha podido hacerse una idea general al respecto.

“Tot guanyat. Tot per guanyar”: Homenaje al Barça de Guardiola

Hace un par de semanas, el Barça se proclamó como mejor equipo del mundo al ganar el Mundial de Clubs, antes copa Intercontinental, en Abu Dhabi. Este último título, seis de seis, lo acredita de forma oficial como el mejor club del mundo y firma la temporada perfecta. No se podía ganar nada más. El Barça se ha convertido de facto en el mejor equipo del mundo. Una frase que normalmente suena rimbombante y muchas veces la decimos con la boca pequeña, hoy parece quedarse corta.

En Abu Dhabi se puso la guinda a un pastel que se empezó a elaborar en 2003, cuando Joan Laporta, y su equipo, enfatizó la palabra equipo, ganaron las elecciones a la Presidencia del F.C. Barcelona. Desde mi punto de vista, el gran éxito de Laporta fue el dotar de una estructura de gobierno al club en donde se diferenciaba de forma clara el rol de la junta, el rol de la dirección operativa y, por último, y probablemente más importante, el rol de la dirección deportiva. La teoría parece fácil, pero en la práctica confundir alguno de estos roles es muy fácil.

El éxito deportivo del Barça, a diferencia del de otros clubs cuando consiguen gestas deportivas relevantes, hunde sus raíces en su fábrica de jugadores: La Masia. Este año, hasta 4 de los 30 mejores jugadores del mundo (Messi, Xavi, Iniesta, y Cesc) han sido producto directo de La Masia. La columna vertebral de la selección española que ganó la Eurocopa, con Xavi como jugador más valioso, también hundía sus raíces en la factoría del F.C. Barcelona. No en vano, el mismo Pep Guardiola es “made in La Masia”. Así pues, el origen de las victorias, nace de una filosofía de juego muy clara (juego vistoso y de ataque) y del compromiso con unos colores. Joan Vehils, director del Sport y una de las plumas más finas del periodismo deportivo, pedía una Masia, también, para entrenadores.

Llegados a este punto, y habiendo hecho los deberes en el tema económico y de gestión (factores higiénicos en un equipo de fútbol), aparece en el escenario Pep Guardiola, convertido hoy en paradigma del liderazgo y la motivación de equipos. Guardiola ha sabido rodearse de un excelente equipo de profesionales, empezando por sus hombres de confianza Tito Vilanova y Manel Estiarte, que han protegido el vestuario, y han sabido darle la tranquilidad y la dinámica ganadora que lo han convertido en una maquina de ganar partidos. La excelencia como bandera, y el trabajo como principal principio.

Los éxitos de esta temporada superan todas las expectativas razonables: seis títulos de seis títulos posibles. Sin embargo, por encima de los resultados, esta la actitud única que ha forjado la leyenda de este equipo. Una actitud ganadora, luchadora hasta el último segundo (con dos finales remontadas), con la ambición de cada día jugar mejor a futbol para el deleite de la afición o la humildad para aceptar deportivamente la derrota y nunca, nunca, perder el respeto al rival. El compromiso con Unicef, y la comunión con un fútbol que pocos clubs osan tan sólo intentar practicar ha dotado al club de unos activos intangibles, que dicen en marketing, que le ha permitido a la postre arrasar de forma clara en esta temporada de ensueño. Y ahora, con todo ganado, la actitud sigue siendo la misma: “Tot guanyat. Tot per guanyar.” Felicidades Barça por esta temporada histórica, por reforzar el carácter del club con vuestra actitud ganadora, y por el homenaje realizado a la excelencia y al trabajo.

La importancia de la geopolítica. Reseña “El segundo mundo”, P. Khanna

En 1873, Julio Verne publicaba La vuelta al mundo en 80 días en donde Philieas Fogg apostaba su honor y 20.000 libras a que podía atravesar el entonces imperio Victoriano en 80 días. Casi 100 años después, en 1958, Arnold Toynbee,  reputado historiador y autor de, entre otras obras, Estudio de la Historia (en 12 volúmenes, constituye la obra más extensa en lengua inglesa), publicaba sus despachos con las observaciones fruto de su vuelta al mundo con su mujer con el propósito de conocer gente y lugares ya conocidos de forma indirecta. Dichos despachos son un clásico en la materia, se publicaron con el título East to West: A journey arround the World, y tratan de describir la complejidad de los diferentes modelos de sociedad que conviven en nuestro planeta.

Más recientemente, en 2008, y por poner un ejemplo, Parag Khanna, reputado analista en temas de política internacional (neo-determinista), publicaba El segundo mundo. Imperios e influencia en el nuevo orden global. Khanna, siguiendo la tradición progresista de Toynbee, propone una nueva vuelta al mundo por aquellos Estados que presumiblemente van acumular un mayor número de titulares, aunque sea por motivos bien distintos, en los próximos años. Se trata de un conciso y exahústivo repaso histórico de la evolución geopolítica en los países más complejos y conflictivos del globo.

En suma, el término geopolítica hace referencia a las relaciones que existen entre poder y espacio. Es decir, el estudio de la influencia que un país es capaz de ejercer en un determinado lugar. Durante estos últimos 20 años, autores como el fallecido Samuel Huntington, Francis Fukuyama, Neill Ferguson, Walter Laqueur, Xulio Ríos, David Schambaugh, Benjamin Barber, Brahma Chellaney, Robert Kagan o el mismo Henry Kissinger, por citar algunos de los autores más influyentes, han teorizado sobre diferentes modelos y relaciones entre regiones del mundo en el nuevo escenario post guerra fría, post muro de Berlín. Estas teorías han tratado de dar explicación, con más o menos acierto, asuntos como la Guerra de Iraq, el auge de China o India, la cuestión nuclear de Irán y Corea del Norte, las alianzas del Cono Sur, las cumbres ASEAN, la unidad y fuerza de una Europa cohesionada, el conflicto entre Israel-Palestina, los intereses por el petróleo, las alianzas por el Cambio Climático, el aprovisionamiento de agua, y un largo etcétera.

Explico todo esto, porqué las ansias de querer comprender las dinámicas que explican el mundo no son nuevas, y la complejidad para comprenderlo en su conjunto, tampoco. La semana pasada Carlos Losada, director general de la escuela de negocios Esade, presentaba a Javier Solana como presidente del Center for Global Economy and Geopolitics (ver noticia). El objetivo: crear un espacio de debate sobre cuestiones estratégicas de geopolítica mundial estableciendo relaciones con otros centros de todo el mundo. Sin duda, un reto estimulante que subraya la importancia, hoy más que nunca (aunque el interés en la materia venga de lejos), que la geopolítica y las relaciones internacionales tienen hoy en día en nuestra sociedad de problemas, conflictos, empresas y organizaciones globales.

Costes del presunto estímulo

Después de Dubái y la flojera de países como Grecia (al borde de la suspensión de pagos), parece que ahora es a España la que podría ver peligrar a la baja su rating crediticio, según un informe de Standar & Poor’s, por el imparable aumento de su ratio deuda/PIB y, sobretodo, por sus poco favorables perspectivas económicas para los próximos años. Así pues, la amenaza de default, esto es la incapacidad del gobierno de hacer frente al pago de su deuda, se cierne sobre la fragil economía española que en el último mes, por si fuera poco, sufrió la mayor subida de impuestos de su historia.

El ratio deuda/PIB, que nos permite comparar niveles de deuda entre países, se sitúa en torno al 68%, todavía por debajo de la mayoría de los grandes países de la Unión Europea. Sin embargo, como sostiene Lorenzo Bernaldo de Quirós, lo relevante en esta cuestión no es el volumen de deuda, sino la capacidad de pago del deudor. Es por eso, que el caso de España resulta especialmente preocupante. La economía española se enfrenta a un periodo recesivo (con crecimientos inferiores al 1%) para un periodo de tiempo no inferior a dos años. Por otro lado, los tipos de interés seguirán creciendo (como hasta ahora) a un nivel superior al 1%, es decir, a la previsible capacidad de pago del deudor. El sistema bancario ha adquirido el 90% de la deuda del Reino de España pero dejara de poder hacerlo cuando el BCE contraiga de nuevo la facilidad de crédito (que no tardará en hacer). En este escenario, ¿quién prestará dinero al gobierno de España?

Por último, me permito recordar las irónicas palabras de Sir Wiston Churchill (siempre muy ilustrativo) a propósito de las subidas de impuestos para salir de una recesión.

Una nación que intente prosperar a base de impuestos es como un hombre con los pies en un cubo tratando de levantase estirando del asa.

Sir Wiston Churchill

Estamos regulando y estableciendo políticas de espalda a la realidad. Falta pragmatismo y solvencia en el ámbito de las ideas.

Salavador Sostres: “un país pot funcionar amb un poeta i vint empresaris, però no al inrevés”

Això qui ho paga?

Sopar al Monchos de Travessera, el que s’assembla a un vaixell (un vaixell que s’enfonsa si l’hem de jutjar per la qualitat del menjar), amb Salvador Sostres, per alguns, la persona que millor escriu en català en l’actualitat. Podíem haver parlat de mil i una coses. Temes morbosos, com la peculiar situació que travessa l’Avui; o polèmics, com la gestió institucional del president Joan Laporta, però ens vem centrar en un tema cabdal: la importància dels empresaris per fer forta una societat.

Sostres resumeix aquesta idea de la següent manera: “un país pot funcionar amb un poeta i vint empresaris, però no al inrevés”. En altres paraules, un país pot subsistir amb un poeta, però difícilment ho farà amb un sol empresari. Es tracte de respondre de la manera més eficient possible a la pregunta: “i això, qui ho paga?” Si volem una societat forta, necessitem de forma desesperada un marc institucional que no penalitzi la funció empresarial, així com una cultura que no criminalitzi l’èxit (no fa gaire, Sala-i-Martín es lamentava del mateix a una entrevista a Expansión). Això només és possible amb una reducció del pes i l’àmbit del Estat. Idea amb el que Sostres va afirmar sentir-se força còmode, fins hi tot en temes aparentment polèmics com la sanitat o l’educació, on el monopoli del Estat és més clar.

És el meu parer, que el tarannà autocrític i humorístic que tenim a Catalunya, propi de cultures anglosaxones – expertes en l’autocrítica i el sentit del humor –, que em fa pensar que part del camí ja el tenim recorregut. De nosaltres depèn continuar amb el que ens queda, que no és poc.

Emili Masferrer fa la glossa del Salvador al seu blog Rosebud. Val molt la pena llegir-la.

La mano invisible

Cual sea la especie de industria doméstica más interesante para el empleo de un capital, y cuyo producto puede ser probablemente de más valor, podrá juzgarlo mejor un individuo interesado que un ministro que gobierna la nación. El magistrado que intentase dirigir a los particulares sobre la forma de emplear sus respectivos capitales, tomaría a su cargo una empresa imposible a su atención, impracticable por sus fuerzas naturales, y se arrogaría una autoridad que no puede fiarse prudentemente a una persona ni a un Senado, aunque sea el más sabio del mundo, de manera que cualquiera que presumiese de bastarse por sí solo para tan inasequible empeño sería muy peligrosa tan indiscreta autoridad.

Adam Smith, La riqueza de las naciones, libro IV, cap. II. Explicación de la mano invisible que es una introducción (de facto) a la idea (más sofisticada) de “orden espontáneo” del gran pensador austríaco F.A. Hayek.

Por el mal camino: malas ideas alumbran malas políticas

El gobierno de Rodríguez Zapatero, ha iniciado una macro serie de intervenciones en diferentes ámbitos bajo el paraguas del eufemístico término: Ley de Economía Sostenible. Dichas medidas, pretenden el ambiguo objetivo de cambiar el modelo de la economía española. Al respecto, las palabras de Smith resultan bastante claras: no hay presidente, gobierno o Parlamento que pueda otorgarse la autoridad de decidir sobre el modelo económico, puesto que dicho mandato, señala Smith, es impracticable. Por el contrario, una economía es la suma de sus empresarios. Empresarios que actúan libremente en un marco de libertad asegurando las necesidades de sus conciudadanos en cada momento.

El gobierno, en vez de divagar con modelos absurdos de economía sostenible, que ni son economía ni son sostenibles, debería centrar sus esfuerzos en mejorar el marco institucional en el que los empresarios han de ejercer su función creadora de riqueza. Esto es, una reforma fiscal que no penalice el ahorro ni la inversión, una reforma educativa que permita ejercer la libertad a los padres, y una reforma laboral que se adapte a los nuevos tiempos (Adaptar-se per innovar).

(**) Misma disyuntiva que la que plantea Hayek entre Derecho (negativo) y Legislación (positivo).