Notas sobre la década (y 5): las burbujas, la crisis subprime, y el retorno del Estado

Si alguna palabra define la economía de los últimos diez años, esa es la palabra burbuja. Entramos en la primera década del siglo XXI con el pinchazo de las puntocom, y salimos con la gran burbuja de las subprime: origen de la mayor crisis financiera de la Historia. En resumen, las políticas de dinero fácil de la Reserva Federal, y en menor medida del BCE, sumadas a la obsesión de las administraciones demócratas de Bill Clinton por tener una sociedad de propietarios, dieron como resultado la euforia del crédito y la crisis de las hipotecas subprime o basura (los anglosajones, sin duda, siempre más finos). Las subprime son préstamos hipotecarios a deudores de dudosa solvencia, también conocidos como Ninjas. Estos préstamos, se titularizaron en productos estructurados de alta sofisticación y dudosa transparencia, ABS, MBS o CDOs, en los que también se incluían otros tipos de activos financieros, asegurados, a su vez, por CDS. Finalmente, estos productos estructurados eran comercializados por medio mundo a través del modelo “originate-to-distribute” mediante SIVs y conduits. En resumen, un lío de narices.

Mientras la política de dinero fácil seguía, todos contentos: los Ninjas podían hacer frente a sus obligaciones de pago y, en caso de eventual impago, el incremento del precio del colateral permitía una renegociación a la baja por el incremento de la capacidad de endeudamiento del deudor debido a la burbuja, mientras la banca protegía sus márgenes en un escenario de tipos de interés muy bajos en una especie de círculo virtuoso virtual. Sin embargo, las políticas de dinero fácil, acabaron por disparar el nivel de precios, y la política monetaria expansiva tuvo, al fin, que contraerse. La subida de tipos – del 1% al 5,25% en mayo de 2006 –, pincho la burbuja inmobiliaria, contrajo la actividad económica e incremento la carga financiera de los deudores Ninja que, ahora sí, no podían hacer frente al pago de sus hipotecas. No en vano, hasta un 80% del total de hipotecas de Estados Unidos estaban subscritas a un tipo de interés variable. Resultado: la morosidad de los préstamos hipotecarios se dispara, en especial la morosidad de las subprime a tipo variable que caen rápidamente en default. De esta forma, bancos, aseguradoras, y entidades financieras de medio mundo, se encuentran en sus balances con un montón de préstamos que no podrán cobrar y cuyo valor del colateral no para de bajar en picado – debido al pinchazo de la burbuja inmobiliaria –, dejando de cubrir el nominal de la deuda. Nos encontrábamos ante la quiebra técnica del sistema financiero mundial (que alcanza su nivel más crítico en noviembre de 2008). Se suceden masivos writedowns y procesos de quiebra en bancos y entidades financieras todo el mundo.

La reacción, al igual que sucedió durante la crisis del 29 del siglo pasado, ha sido el regreso del Estado . Por un lado, mediante el rescate del sistema bancario para salvaguardar la liquidez del sistema (bien). Aunque también para mantener el status-quo de la industria financiera mundial (mal). Por otro lado, con el masivo (presunto) estímulo fiscal en sectores selectivos de la economía, al más puro estilo keynesiano, que lejos de reactivar la economía han postergado su recuperación endeudándola inútilmente. En España, por ejemplo, el famoso PlanE del gobierno ha servido, entre muchas otras cosas útiles, para romper aceras y volverlas ha pavimentar de nuevo, como si la economía la dirigiese Groucho Marx (“más madera, es la guerra”). Y es que, aunque dichos planes se hayan extendido desde Estados Unidos a China, no hay ningún estudio que demuestre la existencia del multiplicador keynesiano, leitmotiv de dichos planes de estímulo, por el cuál, en teoría, la economía crece por el simple hecho de que el gobierno se gaste el dinero del contribuyente. (ver Robert Barro y el presunto estímulo)

Una vez instalados en el barrizal, ahora los economistas elucubran modelos sobre como será la recuperación. Descartadas la “V”, una recuperación rápida y vigorosa, y la “U”, leve estancamiento con recuperación también rápida; esta por ver si el repunte de la economía seguirá la forma del logo de Nike, recuperación muy lenta pero sostenida y regular, o como la cresta de Bart Simpson, en donde repuntes de la inflación harían subir los tipos de nuevo lo que provocaría nuevas recaídas en sucesivas “Ws”. Sin embargo, la más probable, sobretodo en el caso de España, es una recuperación en forma de “L” (de looser), es decir, un estancamiento económico prolongado producto de las distorsiones en la estructura económica debido a los efectos de la burbuja inmobiliaria. Aunque también resulta muy probable lo que yo he venido a denominar una recuperación en forma de plátano, esto es una recuperación de la que nadie tiene ni idea de lo que pasa y vamos a la deriva unos cuantos años más. Y es que, como afirmó con ironía John Kenneth Galbraith: “the only function of economic forecasting is to make astrology look respectable”.

6 Responses to Notas sobre la década (y 5): las burbujas, la crisis subprime, y el retorno del Estado

  1. Luis says:

    Glosario de algunos términos para un mejor entendimiento del post:

    ABS (Asset-backed securities): término genérico para denominar a productos financieros estructurados (formados por diferentes tipos de activos financieros) respaldados por un activo que actúa de colateral. Uno de los ABS más conocidos son los MBS (Mortage-backed scurities)

    CDO (Collateralized Debt Obligation): quintaesencia de la sofisticación financiera de los últimos años. Se trata de un producto financiero estructurado emitido por un SPV de un banco de inversión que no sólo incluye activos financieros de otros productos estructurados (ABS), sino que también puede estar configurado por nuevos títulos, préstamos, hipotecas o bonos. Los CDO se dividen en diferentes tramos (super-senior, senior, mezzanine y equity) según su calidad crediticia y subordinación

    CDS (Credit default swaps): contrato bilateral (swap), fuera de balance, entre dos contrapartes por la que una de las partes ofrece a la otra un seguro de cobertura durante un tiempo determinado contra el posible impago de un bono emitido por un tercero a cambio de una prima

    Default: se dice que un préstamo ha caído en default, cuando el deudor no puede atender sus obligaciones de pago con respeto a la deuda contraída

    Modelo “originate-to-distribute”: modelo financiero de intermediación en el que el préstamo originado en el balance de una entidad emisora por un broker, titularizado por mediante SPV de un banco de inversión, transfiere el riesgo crediticio hasta los inversores institucionales (bancos, aseguradoras, hedge funds, fondos de inversión o fondos de pensiones). De esta forma, el riesgo del crédito del originador se transforma en el riesgo de crédito del pool de activos subyacentes (principalmente ABS) que actúan como colaterales

    Ninja (no income, no job and no assets): acrónimo para designar a los prestatarios de mala calidad. Según el FMI, un prestatario de mala calidad, es aquél que presenta al menos una de las siguientes características: un mal historial financiero, con retrasos o impagos, capacidad de pago reducida según el ratio deuda/renta disponible, o un historial financiero incompleto

    SIV (Special investment vehicle) o conduits: Se trata de un tipo de fondo para el arbitraje ilícito de tipos de interés. Son fondos emiten deuda a corto o medio plazo (emisión de pagarés u otras obligaciones a corto-medio plazo), para invertir a largo plazo (básicamente en ABS). Los conduits no disponen de capital, no tienen acceso a subastas, y no están sujetos a la regulación de los bancos centrales

    Titularización (securization): operación financiera consistente en emitir bonos respaldados por un pool de activos (normalmente un ABS) generadores de flujos de caja. Es una operación que permite la transformación de activos íliquidos (como es una hipoteca) generadores de ingresos futuros en títulos negociables para obtener efectivo (cash). Las operaciones de titularización sacan de balance el pool de activos del banco emisor, que se venden a un vehículo especial (SPV, Special porpuse vehicle) de un banco de inversión, creado fuera de balance para liberar capital. De esta manera, la titularización no penaliza el pasivo de la entidad emisora, a diferencia de la deuda convencional, sino que genera financiación para la inversión en nuevos activos

    Writedown: un writedown es una operación contable por la que se reduce el valor de los activos contabilizados en un balance debido a su sobrevaloración con respecto su valor de mercado (market value)

    El portal financiero Investopedia incluye un diccionario de términos financieros y económicos, para consultas adicionales.

  2. Àlex Bové says:

    Buen resumen, pero para mi gusto, demasiado técnico! Por otro lado es interesante adquirir cierta terminología técnica anglosajona.

  3. John1515 says:

    Very nice site! [url=http://opeaixy.com/qsqasra/2.html]is it yours too[/url]

  4. Jay GM says:

    Kostolany se estaría frotando las manos con tantos bancos en quiebra para elegir… Yo también!!

  5. […] que si una palabra podía definir la economía mundial de la última década, esta era burbuja (ver Post). Por su parte, si alguna palabra puede describir la economía de España en la actualidad, esa es, […]

  6. wallpaper says:

    wallpaper…

    […]Notas sobre la década (y 5): las burbujas, la crisis subprime, y el retorno del Estado « Enjoy capitalism[…]…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: