Volcker strikes back

Durante las semanas previas al discurso sobre el estado de la nación del Presidente Barack Obama, las reformas bancarias en Estados Unidos sufrieron un nuevo punto de inflexión. Por un lado, la confirmación de Ben Bernanke como presidente de la Fed por parte del Senado quedó en el aire, dando paso a todo tipo de especulaciones (en Davos se ha especulado mucho al respecto). Por otro lado, Obama proponía una modificación radical del sistema financiero que acentuaría, aún más, el control a las entidades de crédito siguiendo la línea dura de su administración representada en la figura de Paul Volcker. Si durante el último año, Geithner y Summers, mucho más proclives a contentar las reclamas de Wall Street, han sido los que han llevado la batuta de la agenda económica del Presidente, parece ser que ahora es Volcker, histórico Presidente de la Fed (1979-1987), el que esta eclipsando el protagonismo.

En suma, la reforma del sistema financiero mundial, y de Estados Unidos en particular, trata de parchear un sistema que adolece de graves errores de diseño institucional, parafraseando a Huerta de Soto. Sin embargo, descartada ya una reforma de calado que corrigiese dichos errores de diseño siguiendo las directrices clásicas del Austrian Economics, los esfuerzos ahora se concentran en proporcionar al sistema de una pseudo-estabilidad en base a nuevas restricciones a los privilegios de la banca para emitir crédito sin respaldo de ahorro real (ex novo). Encima de la mesa dos grandes temas. Por un lado, el resurgir de la histórica Glass-Steagall Act derogada por Clinton en 1999 cediendo a las presiones de los lobbies de Wall Street, que contempla la separación entre la banca comercial y la banca de inversión. Por otro lado, el endurecimiento de los requisitos de capital. Ambas medidas en la buena dirección (aunque disten mucho del ideal Austriaco).

Volcker en su día fue casi tan firme como el patrón oro a la hora de impedir la emisión masiva de créditos en la crisis inflacionaria de los 80s en Estados Unidos. En aquél entonces la inflación amenazaba la economía americana con cifras que llegaron al 13,5% en 1981. A Volcker no le tembló el pulso para endurecer las condiciones de crédito – subiendo los tipos de referencia de la Fed hasta el 20% –, reduciendo la tasa de inflación con éxito hasta 3,2% en 1983. La pregunta es: ¿qué hubiera pasado si en 2001 Volcker hubiese sido el Presidente de la Fed y no Greenspan?

2 Responses to Volcker strikes back

  1. Do you plan to keep this site updated? I sure hope so… its great!

  2. luistorras says:

    That’s the hope!!

    Thanks a million for your comment! (I have to write a post in English one of these days…😉 )

    Best,
    L

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: