Salarios y productividad

En un reciente articulo en el The Economist, se volvía a poner el dedo en la llaga por enésima vez en las debilidades de la economía española haciendo leña del árbol caído. El semanario británico advertía que España concentra en una misma economía todos los males que limitan el crecimiento en la eurozona: arrastramos un importante pasivo bancario (sobretodo las familias) al igual que Irlanda; tenemos importantes rigideces a la hora de determinar los salarios como en Grecia o Portugal; además, estos aumentos no van ligados a los aumentos de la productividad, como también pasa en Italia. Como miembro de la Unión Monetaria, acaba el párrafo del The Economist, todos estos problemas de pérdida de competitividad con respecto a otros países de la zona Euro no se pueden atajar devaluando la divisa.

¿Qué hay de cierto y qué de exagerado? La parte mala esta clara: España debe de modificar sustancialmente su marco institucional, sobretodo su mercado de trabajo, para dejar de perder competitividad con otros países de la eurozona con los que competimos. Según datos de la OCDE, en España la productividad por trabajador durante los 10 primeros años de Euro aumento en promedio un 0,2% anual. Para el mismo periodo, el aumento de los salarios se ha disparado (en parte por la exuberancia irracional orquestrada por los Bancos Centrales). Tanto es así, que para 2011-12 se esperan subidas salariales entorno al 1-2,5%. Este bajo crecimiento de nuestra productividad se explica por la importancia que tienen sectores poco productivos en nuestra economía como son el turismo y la construcción.

En cualquier caso, esta tendencia es suicida e insostenible. Si queremos ser ricos, esta riqueza se tiene generar en el mercado y de forma paulatina. Los salarios altos no pueden ser el resultado de la sobreprotección de los sindicatos, o de la voluntad política de uno u otro gobierno. Simplemente porque a la larga estos “altos” salarios se convierten en más paro al no ser productivos. El camino es a la inversa. Hemos de modificar nuestro marco institucional para favorecer el ahorro y la acumulación de capital, facilitar la creación de nuevas empresas y la regeneración de nuestro tejido industrial y empresarial. Sólo así conseguiremos acumular más capital, poder invertir en estructuras de producción más complejas, más productivas, más competitivas con respecto a otros países y así, a la postre, poder subir salarios (resultado directo de ser más productivos, más ricos).

One Response to Salarios y productividad

  1. […] Luis Torras analiza el artículo de The Economist y explica cómo el modelo salarial actual requiere que se acomoden los crecimientos de productividad y de los salarios para que la economía entre en una tónica de crecimiento. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: