Amazing Grace

En 1772, un antiguo capitán de un barco dedicado al tráfico de esclavos convertido posteriormente a clérigo evangelista, John Newton, compuso los versos de Amazing Grace, el himno que tendría que inspirar uno de los momentos más emocionantes en la historia del Parlamento Británico: la abolición del tráfico de esclavos y su posterior prohibición en todo el imperio en 1833. John Newton compuso estos versos para una melodía cuyo origen es desconocido y que en general se atribuye a una melodía entonada por los esclavos en dichos barcos y que hubiese inspirado los versos de Newton.

William Wilberforce, un joven y brillante miembro del parlamento Británico, entró en contacto con Newton lo que le inspiró a dedicar gran parte de su vida a luchar por la abolición de la esclavitud en el Imperio Británico. En 1791, con su amigo William Pitt, el joven, como Primer Ministro con quién estudió en Cambridge, y con la inestimable ayuda de Thomas Clarkson, otro abolicionista inglés, presentó la primera propuesta de ley para prohibir el tráfico de esclavos. En aquel entonces, casi la totalidad de los miembros de la cámara de los comunes tenía algún interés directo o indirecto con el tráfico de esclavos. Sin embargo, la tenacidad y la pasión de Wilberforce, con el soporte y la inteligencia de su amigo Pitt, consiguieron aprobar la ley en 1807, un año después del fallecimiento del segundo. De esta forma, se acabó con el tráfico de esclavos, pero no con la esclavitud en sí. No fue hasta 1833, tan sólo un mes después del fallecimiento de Wilberforce, cuando se aprobó una ley con la que se prohibía la esclavitud en casi todo el Imperio Británico. William Wilberforce está enterrado en la abadía de Westmister en Londres, cerca de su buen amigo William Pitt.

La historia de William Wilberforce fue llevaba al cine en 2007 por el aclamado director Michael Apted. La película, Amazing Grace. The William Wilberforce Story, idealiza muchos de los personajes y comete los clásicos errores de cualquier adaptación al cine de un hecho histórico, pero no deja de ser una delicia de película cien por cien recomendable con regalos impagables como cualquiera de las secuencias en las que comparten plano Wilberforce y Pitt.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: