¿Mercado o Estado?, esa es la cuestión

Ayer se presento en la Fundación Rafael del Pino el libro ¿Mercado o Estado? (Deusto, 2010) de Jordi Sevilla y Lorenzo Bernaldo de Quirós. El libro, si bien es una más de las numerosas novedades editoriales sobre la crisis, incorpora elementos nuevos que la hacen especialmente atractiva. Primero, incorpora las dos principales visiones de la crisis: la socialdemócrata (o nueva keynesiana) y la liberal clásica. Su estilo es sereno y dialogante, en donde los dos autores han hecho el esfuerzo de aportar datos en cada una de sus afirmaciones. Finalmente, el libro no se queda únicamente en el diagnóstico, si no que aporta soluciones. El acto estuvo presentado por Amadeo Petitbó, y entre los asistentes destacar la presencia de antiguos altos cargos de los gobiernos Aznar, con figuras destacadas como Luis de Guindos, Isabel Tocino o Miguel Arias Cañete, entre otros.

Los autores estuvieron acompañados de dos padrinos de excepción: Cristóbal Montoro y Carlos Solchaga. Cada una de las interpelaciones de los cuatro economistas se convirtió en una estocada intelectual en la yugular del adversario: fue un duelo de floretes y una ocasión única de ver contrapuestas ambas visiones con respecto a nuestra muy particular crisis económica. Montoro empezó subrayando como la crisis que afrontamos no ha sido una sorpresa: “España, estaba en una situación extremadamente débil cuando aconteció la crisis financiera. Sólo era necesario observar el saldo financiero de la Balanza de Pagos para comprender la insostenibilidad en el largo plazo de nuestro modelo de crecimiento”.

Estas fuertes necesidades de financiación de nuestra economía la hacían especialmente vulnerable a cualquier contracción del crédito en los mercados internacionales. Ante esta situación, prosiguió, sólo cabe hacer un buen diagnostico y aplicar los remedios al uso. En este sentido, crítico a Sevilla para quién los fallos en política económica del gobierno socialista son más errores en proporción y cantidad que no de orientación.  Montoro se expreso justo en la línea opuesta, y acusó al gobierno precisamente de acometer graves errores intelectuales (de orientación) en materia de política económica y presupuestaria. El principal problema del déficit no son los estabilizadores automáticos, concluyó.

El segundo round fue para Carlos Solchaga, histórico ministro socialista responsable de diversos ajustes externos (es decir, vía depreciación de la divisa), en otros periodos recesivos de nuestra historia económica. Sin entrar a describir la maraña de confusiones eincoherencias en el discurso del ex ministro, sí que me voy a permitir matizar algunos de sus errores, en mi opinión, más notables. Solchaga se mostro como un gran defensor de la tercera vía: hay “fallos de Estado” pero sobretodo, enfatizó, hay “fallos de mercado”. En base a este diagnóstico, el tratamiento es claro: más Estado e intervencionismo a fin y efecto de corregir los presuntos fallos de la economía de mercado. Sin embargo, lo que muchas veces se percibe como un “fallo de mercado” no es sino una consecuencia, una distorsión, producto directo de una intervención previa o, en su caso, un error de diseño institucional que genera entre los agentes económicos situaciones de riesgo moral. Este es el caso, por ejemplo, de nuestro sistema financiero internacional. En efecto, toda  nuestra arquitectura financiera está viciada con graves errores de diseño institucional que incluyen importantes privilegios históricos que el Estado concedió a la banca (como el sistema de reserva fraccionada) que atentan de forma directa contra los principios más básicos del derecho privado, ya que a la postre estos privilegios implican una violación de la propiedad privada, y que nada tiene que ver con el capitalismo o las economías de mercado. No es de extrañar pues, que el origen de la crisis se sitúe en el mercado más intervenido de todos y en el que el Estado tiene pleno monopolio.

A la intervención de Solchaga, siguió la exposición de Jordi Sevilla. Sevilla empezó resaltando lo que une a ambas ideologías: su tronco común con la ilustración y el amor común por la razón, lo que permite el debate intelectual y el avance, aunque a veces lento y un poco en forma de espiral (añado yo), en el mundo de las ideas. Después, el discurso continuo con la maraña de ideas poco conexas, a veces incompletas o fruto de un mal diagnóstico (los socialistas intuyen que el origen de la actual crisis financiera esta en las laxas políticas monetarias por parte de los institutos emisores, pero no saben cómo desarrollar una crítica consistente a la misma), iniciado con la intervención de Solchaga. En suma, Sevilla identifica correctamente algunos de los síntomas pero no identifica de forma efectiva, y sobre todo de manera consistente, las causas. También cayó en algunos tópico falaces como que las desigualdades sociales han aumentado (será desde que gobierna el ejecutivo socialista hasta hoy), y una definición estática de mercado (definición en base a los libros de texto de teoría económica neoclásicos) que nada tiene que ver con el proceso dinámico de permanente ajuste que es lo que realmente consiste el mercado en la economía real y no la fantasiosa y simplista economía de manual Samuelson.

Finalmente tomo la palabra Lorenzo Bernaldo de Quirós. En su interpelación, empezó remarcando algunos de los errores de comprensión sobre teoría económica y diagnóstico por parte de Sevilla y, sobretodo, Solchaga. En primer lugar, señaló como no existe tal dicotómica entre el comportamiento de las personas dentro del ámbito público o privado, al igual que no es cierto que exista una dicotomía entre clases sociales como sostenía Marx. Todos actuamos en beneficio propio, en un entorno incierto y dinámico intentado maximizar nuestro bienestar. En este sentido, la presente crisis no es sino una concatenación de “fallos de Estado” cuyo origen se sitúa en las nefastas políticas monetarias llevadas a cabo por la Fed, y en menor medida, el BCE, por una regulación inadecuada, y por un maco institucional deficiente que ha hecho que los parámetros de crecimiento de la economía española fuesen insostenibles en el escenario del medio y largo plazo. Llegados a este punto, sólo caben dos alternativas posibles para recuperar la competitividad (y volver a una senda de crecimiento): una devaluación externa vía depreciación de la divisa, episodio bien conocido por Solchaga, o una devaluación interna vía reducción de salarios.

Bernaldo de Quirós también señaló su preocupación por el ajuste inmobiliario, al que todavía le queda recorrido, y por la normalización del sistema bancario, en cuyos balances se acumula gran parte de la burbuja inmobiliaria que con la actual coyuntura puede ser de difícil digestión. Finalmente, centro su discurso en la crisis presupuestaria a la que se enfrenta la economía española. En este sentido fue contundente, y recordó la existencia de una extensa evidencia empírica que señala los perniciosos efectos que tienen las escaladas del binomio déficit/deuda en entornos recesivos (más aún cuando gran parte de esta emisión de deuda está siendo absorbida por el propio sistema financiero en un entorno de extrema liquidez). España corre graves riesgos de “japonizarse”, concluyó. Ante este escenario recesivo y de descontrol del gasto público, resulta imprescindible el diseño de un plan de contingencia creíble, una reforma profunda del mercado laboral y ahondar en la liberalización de los mercados (véase el caso de Irlanda). Lo demás son salidas en falso y palabras vacías. Keynes decía que en el largo plazo todos muertos. Sin embargo, como ironizó Bernaldo de Quirós, puede que este largo plazo sea muy corto.

En conclusión, un duelo ideológico en directo que sirvió de aperitivo a lo que es, sin duda, un gran libro sobre la crisis. En efecto, el libro resulta un magnifico ejercicio intelectual, y una ocasión única de ver contra puestas las dos grandes corrientes del pensamiento actual con respecto a la Gran Crisis.

4 Responses to ¿Mercado o Estado?, esa es la cuestión

  1. amartinoro says:

    Excelente post! Gracias por ofrecernos el resumen del evento. No sé por qué pero tiendo a coincidir más con Lorenzo..🙂

  2. luistorras says:

    Gracias crac!! El libro es excelente de verdad. De lo mejor que he leído sobre la crisis financiera, por no decir lo mejor. Aunque obviamente sólo me he leído la parte escrita por Lorenzo…😀

  3. amartinoro says:

    Jajaja, eso es trampa…

  4. jo+lo says:

    Bueno, no se puede ser mas parcial, simplista y, en mi opinion, mas equivocado que el autor de este post. Pero no pasa nada, la doctrina neoliberal del FMI se ha impuesto, estaremos estancados durante muchos años con altisimos niveles de desempleo, con una importante reduccion de la proteccion social y sanitaria, pero no pasa nada: “los mercados” estaran tranquilos. Hasta que la Sociedad despierte otra vez de la pesadilla. Esperemos llegar a verlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: