El triunfo de los valores

The names and the numbers on the backs of the red-and-blue jerseys could fool anyone not paying close attention. Did Spain score in the 73rd minute against Germany in the semifinal of the World Cup on Wednesday night, or was it Barcelona, maybe, against Bayern Munich? Andrés Iniesta earned the corner kick that was whipped in from the left side by Xavi and met by a rampaging Carles Puyol, who headed home a dramatic goal, for Spain. Yes, it was Spain.

Con estas palabras empezaba la crónica del partido contra Alemania el New York Times. Era un secreto a voces: el espíritu del Barça se había enfundado una nueva camiseta y seguida demostrando  lo bonito que es el fúbol cuando se juega bien.

El equipo de la década es ahora también el equipo campeón del mundos, entenciaba por su parte el Financial Times. La crónica de la final la resumia de forma contundente: “Netherlands Kick, Spain score”. Se trata de un mundial con una contundente victoria de “La Roja”, que a estas alturas ya es más “azulgrana” que cualquier otra cosa. El equipo liderado por Xavi e Iniesta ha arrollado durante todo el mundial con un fútbol directo, de ataque, basado en la posesión del balón y el control-pase. Pocos espacios entre líneas, juego rápido hacia las bandas, laterales que suben atacar, atacantes y medios que defienden, etc. En otras palabras, el tipo de fútbol que gusta de ver. Y es que hay muchas maneras de ganar, y como ya sabían los culés, puestos a escoger esta es la mejor (como así lo atestiguado los medios de todo el globo, al igual que ha pasado en los últimos años cuando el Barça ganaba un título).

El Financial Times, medio nada proclive hablar bien de nada que tenga que ver con España, señalaba a Iniesta como “the best passer on earth with the possible exception of his teammate Xavi, is lethal in space”. Y continuaba remarcando que Iniesta, Xavi y sus otros compañeros en el Barça y la selección, han ganado en dos años todo lo imaginable: la Eurocopa, la Champions league, la Liga, y el Mundial. Y encima, con cada título, con cada victoria, han levantado pasiones y admiración entre propios y extraños. “They are masters of the game,” señalaba  Joachim Löw el seleccionador de Alemanía tras la derrota en semifinales, el mejor partido del mundial. “You can see it in every pass. Take how Barcelona plays. They can hardly be beaten. They are extremely confident and very calm in the way they circulate the ball.”

Al igual que ha sucedido con los títulos del Barça en los últimos años, el fútbol de la selección ha despertado la admiración y el orgullo de todos. Y no sólo por su juego, sino también por la actitud y estílo de sus jugadores en el terreno de juego. El Barça de los últimos años es admirado y respetado en el mundo del fútbol por que ha demostrado que, ante todo, se trataba de un equipo. Xavi, Iniesta, PiquéBusquets, Puyol, también Cesc, Valdés, Reina – todos productos de la Masía –, han sabido transmitir estos valores de equipo, esfuerzo, humildad, discreción, deportividad, disciplina y elegancia a la selección. En este sentido, el gran éxito de Luis Aragonés primero, y Vicente del Bosque después, ha sido precisamente incorporar esta filosofía de éxito en el ADN mismo de la selección.

Históricamente España siempre tenía buenos jugadores y buenas plantillas. Este once los ha superado a todos, y además ha tenido un estílo propio, una manera de jugar, que le ha serbvido de hilo conductor. Durante este mes de competición, lo que durante todo el año había sido patrimonio exclusivo del Barça lo ha sido del país entero:

Barcelona’s success has been built on its extensive youth development program, which has fed the senior club and the national team, where its style of play and the training techniques have been duplicated. Both Barcelona and Spain dominate opponents by controlling the ball and stringing together intricate passing sequences. That requires precision, patience and a preternatural understanding between the players. It is the same style that helped Barcelona win four Spanish championships in the past six seasons, and two UEFA Champions League titles, in 2006 and 2009. It is the same approach that helped Spain win the 2008 European championship, and the one that has Spain in its first World Cup final.

Estos valores se concentran de forma más intense en la figura del héroe de la final (o uno de los héroes, sin desmerecer a Casillas o Xavi): Andrés Iniesta. El de Fuentealvilla con su segundo Iniestazo se ha convertido en héroe nacional. El Financial Times, entre otros, enfatizaba este hecho en su crónica:

Iniesta is such an ordinary-looking, unassuming chap that not long ago in a Barcelona café, a woman mistook him for a waiter and gave him her order. Being a good boy, he went to the kitchen and got it. He was the outstanding man of last year’s Champions League final, as he was here in Johannesburg, but if she asked him, no doubt he’d bring the food again.

Es por eso que es justo reconocer el mérito del Barça en los triunfos de la “Roja”. Todo esto lo digo porque esperemos que no caiga en el olvido, y que determinados medios de Madrid que demonizan al Barça y todo lo que sea Catalán – aunque sea no ya bueno, sino buenisímo –, les convendría mantener vivo el recuerdo del mundial para no caer en la incoherencia y en el rídiculo constante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: