El método Ferguson

Niall Ferguson, uno de los historiadores conservadores de moda en el mundo anglosajón, estuvo la semana pasada en Barcelona en un acto con Carles Capdevila, director de ARA. La obra de Ferguson, siempre clara y concisa, se caracteriza por tener una marcada estructura resultado de una metodología propia que subayace con independencia de la temática.

Ferguson ha escrito multitud de libros y artículos sobre una gran variedad de temas – incluyendo un libro biográfico sobre Warburg (mi favorito)-, todos ellos con un sesgo económico-financiero que de un tiempo a esta parte han hecho que sus libros sean aún más atractivos. Además es un excelente comunicador y tiene una faceta mediática muy destacable (ha participado en la elaboración de series y programas para la televisión): algo así como el Sala-i-Martín de los historiadores. En cualquier caso, lo más destacable de su obra es el método que Ferguson utiliza para abordar el estudio de la historia. Veamos porqué.

A diferencia de la mayoría de libros de historia, Ferguson se deshace del eje cronológico como criterio fundamental a la hora de estructurar un libro sobre historia (como ha sido lo habitual). Por el contrario, fechas e hitos históricos se convierten en algo supletorio siendo los conceptos que el autor identifica como aquellos que explicarían la pregunta que plantea el libro en cuestión como lo verdaderamente relevante.

En este sentido, los libros de Ferguson buscan lograr una estructura que responda más a conceptos e ideas que el autor quiere trasladar sobre un tema que no la típica cadena de acontecimientos causa-efecto. Para ello, Ferguson se hace valer de potentes analogías – situaciones y contextos históricos que puedan tener algún elemento en común aunque los entornos y el espacio temporal o geográfico no coincida en absoluto –, para extraer conclusiones al respecto y construir luego el relato que explicaría la cuestión que el autor trata de abordar.

Buen ejemplo de todo esto es su último libro Civilization. The West and The Rest, recientemente traducido al castellano, y que explica, de forma muy sintética, los porqués del auge y dominio Europeo desde un punto de vista, digamos, material, durante los últimos cinco siglos. En esta ocasión el autor construye un relato sobre los porqués Europa, y no China (por ejemplo), desarrolló la Revolución industrial a finales del s. XVIII y que a la postre dio a Occidente una ventaja competitiva que ha durado hasta nuestros días. Para ello Ferguson identifica que elementos, ideas, instituciones – él usa el término “application killers” –, que se dieron en Europa y en ningún otro lugar como mejor aproximación a la explicación de este fenómeno.

Evidentemente se trata de una simplificación y sus detractores – por ejemplo el periódico The Guardian –, se han ufanado en criticar su obra precisamente por ser demasiado simplista, eurocéntrica o directamente limitada y miope. Para Ferguson, el requilibrio de fuerzas que estamos viviendo en la actualidad entre Occidente y Oriente se explica en la medida en que los países asiáticos, y muy especialmente China, han aplicado estas ideas. O como concluye Ferguson: “download all or part of this application killers”. Igual que cuando te bajas una aplicación con el iPhone. La gran conclusión del libro, es que de estas seis instituciones que identifica Ferguson como “claves” para el desarrollo de la civilización la más importante es el rule of law, precisamente la que en China se tiene todavía que desarrollar. Mi lectura es similar aunque reconozco matices. Mi intuición me hace pensar que muy probablemente en el esquema mental de Ferguson hay algo que es incompleto. Creo que hay un séptimo “application killer” que Ferguson no alcanza a identificar y que es una parte fundamental para explicar el crecimiento de China… Un séptimo factor que todavía no se articular, pero que creo que esta allí (igual que sucedió con la tabla periódica de los elementos: que estaba ya estructurada pero pasaron años antes de que descubriésemos todos los elementos).

En cualquier caso, la obra de Ferguson – especial énfasis en The Cash Nexus, The Ascent of Money y ahora Civilization – es especialmente estimulante y me parece fundamental para tener una correcta visión global de nuestro entorno actual y los cambios que estamos experimentando en muchos ámbitos. Ferguson ayuda a simplificar temas que a priori podrían parecer inabordables y los trata con un ángulo distinto, fresco y hasta cierto punto innovador. Esta simplificación hace que en muchos aspectos los libros de Ferguson no tengan la profundidad de otras obras o que, como se le ha reprochado en alguna ocasión. Se dice que sus libros no son “completos”. Pero es que seguramente ningún libro de historia pueda serlo: siempre quedan puntos de vista inexplorados. El método de trabajo de Ferguson me recuerda al esquema mental propio de un consultor. Me da la sensación que piensa mucho en sus lectores cuando escribe, los trata como lo que son: futuros “clientes” del libro. Por eso Ferguson prima hacer libros claros y concisos en donde la metodología utilizada en el análisis pueda ser fácilmente comprensible por el lector y que este perciba la obra como un producto acabado en el sentido que, del tema escogido, el relato que se explica sea completo. En otras palabras, que dentro del perímetro de estudio el tema se trate de la A a la Z.

Pude asistir al acto que Ferguson dio en la Pedrera organizado por Catalunya Caixa. Me sabía su discurso porqué en Internet corren videos del autor en actos similares. Aunque como suele decirse: es mejor ir al estadio que verlo por la tele. Ferguson abordó las tesis que defiende en su último libro y se defendió de algunas de las críticas recibidas. Ferguson es un provocador pero, según se defendió él, no por buscar la provocación a cualquier precio, sino porqué la razón de su obra es, precisamente, centrarse en aquellas cuestiones históricas en las que quizás no se ha incidido lo suficiente y ponerlas en claro relieve y contraste.

Seguiré hablando de Ferguson más adelante y del que es su mejor libro: High Financer. The Life and Time of Siegmund Warburg.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: