La gran divergencia, por Niall Ferguson (via TED)

Hablemos de miles de millones. Hablemos de los miles de millones pasados y futuros. Sabemos que han existido unos 106 mil millones de personas. Y sabemos que la mayoría han muerto. También sabemos que la mayoría viven o han vivido en Asia. Y también sabemos que la mayoría eran o son muy pobres… …y no vivieron mucho tiempo. Hablemos de miles de millones. Hablemos de los 195 mil millones de dólares de riqueza en el mundo actualmente. Sabemos que la mayor parte de esa riqueza fue creada después del año 1800. Y sabemos que la mayor parte pertenece actualmente a personas que llamaremos occidentales: europeos, estadounidenses, australasiáticos. El 19% de la población mundial actual, los occidentales, son dueños de dos tercios de esta riqueza.

Los historiadores economistas lo llaman “La Gran Divergencia”. Y esta diapositiva es la mejor simplificación de la historia de la Gran Divergencia que puedo ofrecerles. Se trata básicamente de dos proporciones del PIB per cápita, Producto Interno Bruto per cápita, el ingreso promedio. Una, la línea naranja, es la proporción del ingreso per cápita entre británicos e indios. Y a línea verde es la proporción entre estadounidenses y chinos. Y esta gráfica llega hasta el año 1600. Como pueden ver aquí, la Gran Divergencia es una exponencial. Comenzaron estando muy cercanas. De hecho, en 1600, el chino promedio era más rico que el estadounidense promedio. Cuando llegamos a la década de 1970, el británico promedio es 10 veces más rico que el indio promedio. Y eso se debe a las diferencias en el costo de la vida. Está basado en la paridad del poder de compra. El estadounidense promedio es 20 veces más rico que el chino promedio en la década de 1970.

Imagen2

¿Por qué? No se trata solamente de economía. Si toman los 10 países que posteriormente se convirtieron en imperios occidentales, en 1500 eran muy pequeños; el 5% de la superficie terrestre mundial, el 16% de su población, y quizá el 20% de su ingreso. Para 1913, estos 10 países, además de Estados Unidos, controlaban vastos imperios globales… …el 58% del territorio mundial, el mismo porcentaje de su población, y una parte muy grande, casi tres cuartos de la producción económica mundial. Y noten, la mayoría se fue a la madre patria, a las metrópolis imperiales, no a sus posesiones coloniales.

Ahora bien, no se puede culpar de esto al imperialismo, aunque muchas personas han tratado de hacerlo, por dos razones. Primero, el imperio era lo menos original que hizo Occidente después de 1500. Todos hacían imperios. Vencieron a los imperios orientales preexistentes, como los mongoles y los otomanos. Así que no parece que el imperio sea una gran explicación para la Gran Divergencia. De cualquier manera, como recordarán, la Gran Divergencia alcanza su cenit en la década de 1970, un tiempo considerable después de la descolonización. Esta no es una pregunta nueva.

Samuel Johnson, el gran lexicógrafo, opuso esto mediante su personaje Rasselas en su novela “Rasselas, príncipe de Abisinia”, publicada en 1759. “¿Por qué medios son los europeos tan poderosos?; o ¿por qué, si pueden visitar fácilmente Asia y África para comerciar o conquistar, no pueden los asiáticos y africanos invadir sus costas, plantar colonias en sus puertos, y dar leyes a sus príncipes naturales? El mismo viento que los lleva de regreso podría llevarnos para allá?”

Esa es la gran pregunta. Y sepan que esta pregunta fue realizada aproximadamente al mismo tiempo por los “restales”, la gente del resto del mundo, como Ibrahim Muteferrika, un oficial otomano, el hombre que introdujo la imprenta, bastante tarde, al Imperio Otomano… …dijo en un libro publicado en 1731: “¿Por qué las naciones cristianas, que fueron tan débiles en el pasado comparadas con las naciones musulmanas, comienzan a dominar tantos territorios en tiempos modernos e incluso han derrotado a los otrora victoriosos ejércitos otomanos?” A diferencia de Rasselas, Muteferrika tuvo la respuesta a esa pregunta, y fue la respuesta correcta. Dijo que esto fue “porque ellos tienen leyes y reglas inventadas por la razón”. No se trata de la geografía.
Uds pueden pensar que podemos explicar la Gran Divergencia en términos geográficos.

Sabemos que eso es incorrecto porque hemos realizado dos grandes experimentos naturales en el siglo 20 para ver si la geografía importaba más que las instituciones. Tomamos a todos los alemanes, los dividimos aproximadamente en dos, y a los que estaban en el Este les dimos comunismo, y verán el resultado. En un increíblemente corto periodo de tiempo, la gente que vivía en la República Democrática Alemana produjo los Trabants, el Trabbi, uno de los peores automóviles del mundo, mientras las personas del Oeste producían el Mercedes Benz. Si aún no me creen, también se llevó a cabo otro experimento también en la Península de Corea. Y decidimos que tomaríamos coreanos de aproximadamente el mismo lugar geográfico con, noten, la misma tradición cultural básica, los dividimos en dos, y les dimos el comunismo a los del norte.

Y el resultado fue de una divergencia aún mayor en un periodo muy corto de tiempo que el que ocurrió en Alemania. No es una divergencia importante en términos de diseño de uniformes para los guardias fronterizos, sin duda, pero si, en casi todos los demás aspectos, divergen enormemente. Lo que me lleva a pensar que ni la geografía ni el carácter nacional, que son explicaciones populares para este tipo de suceso, sean en verdad significativas.
Son las ideas. Son las instituciones. Esto debe ser verdad porque lo dijo un escocés. Y creo que soy el único escocés aquí en el TED de Edimburgo. Así que permítanme explicarles que el hombre más inteligente de todos los tiempos fue un escocés.

Fue Adam Smith, no Billy Connolly, no Sean Connery, aunque él es muy inteligente en verdad. (Risas) Smith -y quisiera que fueran y se inclinaran ante su estatua en la Royal Mile; es una estatua maravillosa… Smith, en su libro “La riqueza de las naciones” publicado en 1776… fue el evento más importante que ocurrió ese año… (Risas) Pueden apostarlo. Hubo una pequeña dificultad local en algunas de nuestras colonias menores, pero… (Risas)
“China parece que ha estado largo tiempo inmóvil, y probablemente hace mucho que adquirió una gran cantidad de riquezas, algo consistente con la naturaleza de sus leyes e instituciones. Pero este cumplido podría ser muy inferior al que, con otras leyes e instituciones, la naturaleza de su tierra, clima y situación podría alcanzar”. Eso es tan correcto y tan genial. Y él lo dijo hace mucho tiempo.

Pero Uds saben, esta es una audiencia TED, y si sigo hablando sobre instituciones, Uds se van a dormir. Así que traduciré esto en un lenguaje que puedan comprender. Llamémosle “aplicaciones asesinas”. Quiero explicarles que existen seis aplicaciones asesinas que separan a Occidente del resto del mundo. Y son muy parecidas a las aplicaciones de sus móviles, en el sentido de que parecen muy sencillas. Son como iconos; sólo hay que hacer clic. Pero detrás de ese icono, existe un código complejo. Es lo mismo con las instituciones. Son seis y creo que explican la Gran Divergencia. Una, competencia. Dos, revolución científica. Tres, derechos de propiedad. Cuatro, medicina moderna. Cinco, sociedad de consumo. Y seis, ética de trabajo. Pueden jugar y tratar de pensar en alguna que se me haya olvidado, o tratar de resumirlas en solo cuatro aplicaciones, pero perderán. (Risas)

Permítanme decirles brevemente a qué me refiero con esto, sintetizando el trabajo de muchos economistas historiadores en el proceso. Competencia significa no sólo que hubo cientos de unidades políticas diferentes en Europa en 1500, sino que dentro de esas unidades, había competencia entre corporaciones así como entre soberanos. El ancestro de las corporaciones modernas, la “City of London Corporation”, existió en el siglo 12. Nada de esto existió en China, donde sólo había un estado monolítico que cubría una quinta parte de la humanidad, y cualquiera que tuviera ambición tenía que aprobar una revisión estándar que duraba tres días y era muy difícil e involucraba memorizar un gran número de caracteres y un ensayo escrito estilo Confucio muy complejo.

La revolución científica fue diferente de la ciencia que se había alcanzado en el mundo oriental de varias maneras cruciales, la más importante fue que, mediante el método experimental, le dio el control al hombre sobre la naturaleza de una forma que no había sido posible antes. Ejemplo: La aplicación extraordinaria de Benjamin Robins de la física newtoniana de los proyectiles. Una vez que uno hace eso, su artillería se vuelve acertada. Piensen en lo que significa eso. Esa de verdad fue una aplicación asesina. (Risas) Mientras tanto, no hubo revolución científica en ningún otro lado. El Imperio Otomano, no está tan lejos de Europa, pero no hubo revolución científica ahí. De hecho, ellos demolieron el observatorio de Taqi al-Din, porque consideraban una blasfemia investigar la mente de Dios.

Derechos de propiedad: esto no es democracia, señores; es tener la regla de la ley basada en derechos de propiedad privados. Eso es lo que hace la diferencia entre América del Norte y América del Sur. Pueden aparecerse en América del Norte habiendo firmado el título de propiedad de una escritura diciendo: “trabajaré sin sueldo durante cinco años. Sólo tienen que alimentarme”. Pero al final de ello, tendrán 40 hectáreas de tierra. Esa es la concesión de tierras de la mitad inferior de la diapositiva. Eso no es posible en América latina donde la tierra es propiedad de una pequeña élite descendiente de los conquistadores. Como pueden ver existe una gran divergencia que ocurre entre la propiedad de bienes entre el Norte y el Sur. La mayoría de la gente de la parte rural de América del Norte fueron dueños de su propiedad para el año 1900. Difícilmente alguien de América del Sur lo logró. Esa es otra aplicación asesina.
La medicina moderna a finales del siglo 19 comenzó a tener grandes avances en contra de enfermedades infecciosas que mataban a muchas personas. Y esta fue otra aplicación asesina; lo más opuesto a un asesino, porque duplicaba, y a veces más que duplicaba, la esperanza de vida humana. Eso se hizo incluso en los imperios de Europa. Aún en lugares como Senegal, comenzando a principios del siglo 20, hubo grandes avances en salud pública, y la esperanza de vida comenzó a aumentar. Y no aumentó más después que estos países se vuelven independientes. Los imperios no fueron del todo malos.

La sociedad de consumo es lo que se necesita para que la Revolución Industrial tenga un objetivo. Se necesitan personas que quieran usar cientos de ropas. Uds han comprado algo de ropa el mes pasado; Se los garantizo. Eso es la sociedad de consumo, y eso impulsa el crecimiento económico más que el cambio tecnológico en sí. Japón fue la primera de las sociedades no occidentales en adoptarla. La alternativa, propuesta por Mahatma Gandhi, era institucionalizar y hacer la pobreza permanente. Muy pocos indios actualmente desean que India se hubiera ido por el camino de Mahatma Gandhi.

Finalmente, la ética del trabajo. Max Weber pensó que era algo peculiarmente protestante. Y se equivocaba. Cualquier cultura puede tener ética del trabajo si las instituciones están ahí para crear un incentivo al trabajo. Sabemos esto porque hoy la ética del trabajo no es un fenómeno protestante, un fenómeno occidental. De hecho, Occidente ha perdido su ética del trabajo. Actualmente, el coreano promedio trabaja mil horas más al año que el alemán promedio; mil horas. Y esto es parte de un fenómeno realmente extraordinario, que es el final de la Gran Divergencia.

¿Quién tiene la ética de trabajo ahora? Observen los conocimientos matemáticos de los jóvenes de 15 años. En la parte superior de la tabla de la liga internacional de acuerdo con el último estudio PISA (Programa Internacional de Logros de Estudiantes), está el distrito Shanghai, de China. La brecha entre Shanghai, el Reino Unido y los Estados Unidos es tan grande como la brecha entre el Reino Unido, los Estados Unidos Albania y Túnez. Probablemente supongan que se debe a que el iPhone fue diseñado en California pero ensamblado en China que Occidente aún es líder en términos de innovación tecnológica. Están equivocados. En términos de patentes, no hay duda de que Oriente está adelante. No sólo Japón ha sido líder desde hace algún tiempo, Corea del Sur ha llegado al tercer lugar, y China está a punto de superar a Alemania. ¿Por qué? Porque las aplicaciones asesinas pueden descargarse. Son códigos abiertos. Cualquier sociedad puede adoptar estas instituciones, y cuando lo hacen, logran lo que Occidente logró después de 1500… …sólo que más rápido.

Esta es la Gran Reconvergencia, y esta es la historia más grande de sus vidas. Debido a que están viendo cómo ocurre. Nuestra generación es testigo del final de la predominancia occidental. El estadounidense promedio solía ser 20 veces más rico que el chino promedio. Ahora sólo lo es 5 veces más, y pronto será de solo 2,5 veces.

Imagen1

Así que quiero terminar con tres preguntas para los futuros miles de millones, justo antes del 2016, cuando Estados Unidos pierda su lugar como economía número uno ante China. La primera es: ¿se pueden borrar estas aplicaciones, y acaso estamos en el proceso de hacerlo en el mundo occidental? La segunda pregunta es: ¿importa la secuencia de descarga? Y… ¿podría África tener la secuencia equivocada? Una consecuencia obvia de la historia de la economía moderna es que es muy difícil la transición a la democracia antes de que se hayan establecido derechos de propiedad privada seguros. Advertencia: eso podría no funcionar. Y tercero: ¿podría tener éxito China sin la aplicación asesina número tres? Esa es la que John Locke sistematizó cuando dijo que la libertad tenía raíz en los derechos de propiedad privada y la protección de la ley. Esta es la base para el modelo occidental del gobierno representativo. Ahora esta imagen muestra la demolición del estudio del artista chino Ai Weiwei en Shanghai a principios de este año. Él está nuevamente libre, habiendo sido detenido, como saben, durante algún tiempo. Pero no creo que su estudio haya sido reconstruido.

Winston Churchill definió la civilización en una conferencia que dio en el fatídico año 1938. Y creo que estas palabras lo describen a la perfección: “Esto significa una sociedad basada en la opinión de civiles. Esto significa que la violencia, el dominio de guerreros y jefes déspotas, las condiciones de los campamentos y la guerra, de los alborotos y la tiranía, dan lugar a parlamentos en donde las leyes se hacen, en Cortes de Justicia independientes en las cuales, durante largos periodos de tiempo, estas leyes se mantienen. Esto es civilización… …y en su tierra crece continuamente la libertad, la comodidad y la cultura”, lo que a todos los participantes TED les importa más. “Cuando la civilización reina en un país, hay una vida más amplia y menos acosada para las masas de personas”. Eso es muy cierto.

No creo que la caída de la civilización occidental sea inevitable, porque no creo que la historia funcione en este tipo de modelos de vida cíclicos, las hermosamente ilustradas pinturas de Tomas Cole “Curso del Imperio”. La historia no funciona así. Occidente no surgió así, y no creo que sea la forma en que caerá. Occidente podría colapsar de pronto. Las civilizaciones complejas hacen eso, debido a que operan, la mayor parte del tiempo, al borde del caos. Esa es una de las más profundas reflexiones que resultan del estudio histórico de instituciones complejas como las civilizaciones. Ahora, nos podríamos detener, a pesar de las grandes cargas de deuda que hemos acumulado, a pesar de la evidencia de que hemos perdido nuestra ética de trabajo y otras partes de nuestro encanto histórico. Pero una cosa es segura, la Gran Divergencia ha terminado, amigos.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Bruno Giussani: Niall, tengo curiosidad sobre qué piensas de la otra región del mundo que está surgiendo, América latina. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Niall Ferguson: Bueno, en realidad no estoy hablando solamente del surgimiento de Oriente; Estoy hablando del surgimiento del Resto, que incluye a América del Sur. Yo alguna vez pregunté a uno de mis colegas en Harvard, “Oye, ¿América del Sur es parte de Occidente?” Él era experto en historia latinoamericana. Y respondió: “No lo sé; tendré que pensar al respecto”. Eso te dice algo muy importante. Pienso que si observas qué está pasando en Brasil, particularmente, y también en Chile, que en muchos sentidos está liderando la transformación de la vida económica de las instituciones, tienen un brillante futuro, en verdad. Así que mi relato es sobre la convergencia en América así como en Eurasia.

BG: Y existe esta impresión de que América del Norte y Europa no están poniendo atención a estas tendencias. Ellos se preocupan unos de otros. Los estadounidenses piensan que el modelo europeo se va a deshacer mañana. Los europeos piensan que los estadounidenses van a explotar mañana. Y esa es la forma en que se está llevando a cabo esto.

NF: Yo pienso que la crisis fiscal que vemos en el mundo desarrollado actualmente, a ambos lados del Atlántico, es esencialmente lo mismo que toma diferentes formas en términos de cultura política. Y esta es una crisis que tiene su faceta estructural y en parte tiene que ver con la demografía. Pero también, por supuesto, tiene que ver con la crisis masiva que siguió a un excesivo apalancamiento, un préstamo excesivo en el sector privado. Esa crisis, que ha sido el foco de mucha atención, incluyendo la mía, pienso que es un epifenómeno. La crisis financiera es en realidad un fenómeno histórico relativamente pequeño, que ha acelerado este enorme cambio, que termina medio milenio de ascensión occidental. Yo pienso que esa es la verdadera importancia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: