La partida de ajedrez continua (6/04/2015 via Global Asia)

La semana pasada supimos más detalles del nuevo organismo supra nacional que nace a iniciativa china y de espaldas a Estados Unidos. No ha sido la primera vez y seguramente no será la última. Se trata del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB, por sus siglas en inglés) que a principios de abril formalizaba las peticiones de los futuros estados miembros fundadores: un total de 45 estados miembros pese al rechazo explícito de Estados Unidos. De esta forma, el AIIB avanza en su proceso de constitución y espera convertirse en la primera gran institución supranacional no controlada por Estados Unidos o por alguno de sus aliados institucionales.

Hace tiempo que se venía anunciando que el rearme económico de China tenía que ir aparejado irremediablemente a un mayor poder en la esfera política y así está siendo. Parece que existe cierto consenso a la hora de certificar que el paradigma de Bretton Woods ha quedado superado pero tampoco disponemos de un modelo claro al que dirigirnos. Caminante no hay camino se hace camino al andar. Esto deben de pensar los mandatarios chinos que, en los últimos años, han intensificado su agenda internacional estableciendo inteligentes alianzas con sus principales socios comerciales y financieros, siguiendo el mismo modelo, de hecho, que los estadounidenses en su día. Después de la creación de un fondo de ayuda mutua con los BRICS, China extiende su influencia global con la creación de un nuevo banco que contará con un capital inicial de 50.000 millones de dólares y 100.000 millones comprometidos, aunque muchos de los flecos  y detalles sobre la política y objetivos del nuevo organismo todavía no se han dado a conocer.

Quizás sea este grado de incertidumbre lo que despierta recelos en Washington que ha acogido con mucha frialdad la iniciativa china. Estados Unidos ha manifestado su oposición al considerar que el nuevo organismo debilita muchas de las instituciones ya existentes, y que ya controla, como el mencionado Banco Mundial o el Banco Asiático de Desarrollo (BAD). Al mismo tiempo, la administración de Obama ha manifestado sus reservas a que el AIIB tenga los estándares y el rigor necesario para la concesión de este tipo de créditos. Por su parte, los países que están solicitando su ingreso desde el primer momento, arguyen que es más fácil influir y ayudar a determinar el funcionamiento del nuevo banco “desde dentro” que hacerlo sin participar de la institución. Los mandatarios chinos se han apresurado a contestar que China utilizará las instituciones existentes como ejemplo y punto de anclaje para emular sus buenas prácticas así como mejorar sus posibles deficiencias. Xi Jinping ha subrayado que el nuevo banco quiere ser un soporte adicional a las labores de organismos ya existentes. Según recogía El País declaraciones del máximo representante político China, Xi Jinping dijo la semana pasada: “Ser un gran país implica asumir una mayor responsabilidad en la región, y no buscar un mayor monopolio en los asuntos regionales o globales.”

Los lazos entre China y Estados Unidos se han intensificado de manera exponencial en la última década pero parece ineluctable la existencia de discrepancias entre las dos únicas súper potencias (a la espera de que la UE se decida a mantener unos criterios de política exterior comunes y suficientemente fuertes, lo cual parece tarea imposible) con verdadera capacidad de influir de forma decisoria en el nuevo orden global. Las relaciones entre americanos y chinos son de cooperación y rivalidad a partes iguales en una relación de gran intensidad y cada vez de mayor importancia. Entre ambos países hay más de 90 puentes y cauces de comunicación abiertos para tratar asuntos de diversa índole, y al mismo tiempo, ambos países compiten por controlar el complejo tablero de ajedrez en el que se ha convertido la economía global cada vez más fragmentada, interconectada, y diversa. Son muchos los que ahora añoran –entre comillas- el paradigma de la Guerra Fría en donde solo había dos colores, el azul y el rojo, y en dónde el coste de la seguridad era, precisamente, los desafortunados que tenían que vivir bajo el paraguas de algún país rojo. Hoy, la paleta de colores se ha ampliado y la mayoría de países no quieren renunciar a ningún color.

En esta ocasión, caso paradigmático ha sido el del Reino Unido. El gran aliado de América, hizo sus cálculos y anunció el día 12 de marzo que participaría como miembro fundador del nuevo banco. El cálculo que realizó el tándem Cameron-Osborne, era relativamente simple: el Reino Unido quiere consolidarse como la principal plaza financiera en Europa y para ello debe convertirse en un mercado de referencia para operaciones en renminbis. La jugada de entrar como miembro fundador en la nueva institución era clave. Este movimiento, además, ha tenido un efecto “contagio” con otros estados interesados en la iniciativa china pero que, al mismo tiempo, no querían provocar un desaire inecesario con Washington como Corea del Sur o Australia –que ya han solicitado su ingreso- o España que también figura entre los países que se incorporarán a la iniciativa. Se trata, en opinión de este analista, de una muy buena decisión.

Figura 1. Países miembros del nuevo AIIB

Embedded image permalink

Todo lo anterior pone de relieve que estamos en plena etapa de turbulencia y transición a nivel global. Las estructuras supra nacionales han quedado desfasadas y aunque aún no tengamos una imagen clara sobre el modelo al que nos dirigimos, sí sabemos que este será mucho menos homogéneo que el anterior, más diverso, y cuya principal característica será la existencia de sistemas y modelos alternativos que competirán de manera continuada. China supone un gran reto al plantear un esquema de valores distinto. De todos dependerá que sepamos coger lo mejor de cada casa para dar lugar a unas instituciones globales más sólidas, más eficientes y más justas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: