Monthly Archives: May 2015

La democràcia a Amèrica (Tocqueville)

En Estados Unidos, en cuanto un ciudadano tiene alguna cultura [formación/estudios] y algunos recursos, busca enriquecerse con el comercio y la industria o bien compra un campo cubierto de bosque y se hace pionero [emprendedor, en aquel entonces ampliar los horizontes del país]. Todo lo que le pide al Estado es que no vaya a perturbarle en sus labores [pocos impuestos y eliminación de regulaciones innecesarias] y que le asegure su fruto [garantía del imperio de la ley, la propiedad privada y el cumplimiento de los contratos]. En la mayor parte de los pueblos europeos, cuando un hombre comienza a sentir sus fuerzas y a extender sus deseos, la primera idea que ocurre es obtener un empleo público.

Alexis De Tocqueville, La democracia en América

Aquest any es compleixen 180 anys que es va publicar (concretament al gener de 1835) el primer dels dos volums que configurarien la obra magna del pensador liberal francès Alexis de Tocqueville, avui convertit en un clàssic de la ciència política, la economia i la filosofia de tots els temps. El que li dona el seu caràcter universal i intemporal és que el pensador francès en aquesta obra, sobretot, tracta la tensió existent entre llibertat i igualtat, tema tant vigent en els nostres dies.

El llibre esta escrit en un to culte però didàctic i de fet l’obra és difícil de categoritzar en una ciència social per què en tracta moltes: política, filosofia, sociologia o economia. L’obra té dos elements addicionals que marquen el defineixen com un gran llibre: el fet de que Tocqueville tracti el tema amb una realitat palpable –no només elucubracions teòriques – sinó que aquestes són resultat de la observació; i, segon, el propi caràcter capacitat del autor. Tocqueville és un liberal, aristòcrata normand del entorn rural francès, que sobreviurà –quasi de casualitat– al terror de la Revolució. Altres familiars seus no tindran tanta sort. La tràgica sort de la seva família i la seva bona educació el van vacunar de qualsevol dogmatisme ideològic i el va dotar d’un gran pragmatisme que transpira en totes les seves obres. Tocqueville rebrà una formació privilegiada de diferents preceptors en historia, filosofia, i, especialment, jurisprudència el que li permetrà accedir a una plaça de suplent als tribunals de Versalles amb només 22 anys.

La democràcia en Americà és el resultat d’un viatge de nou mesos que farà Tocqueville (de 25 anys) amb el seu bon amic Gustave de Beaumont (llavors 28), fiscal a Paris, que començarà a l’abril de 1831 a Newport i fins al gener de l’any següent que tornarà a França des de Nova York. De fet serà el feliç resultat no intencionat ja que l’objectiu inicial d’aquest llarg i complert periple era fer un informe dedicat a la reforma del sistema penitenciari francès. Informe que també és va publicar, amb gran èxit i que avui també constitueix una obra clarivident sobre un temps i una època. Durant aquest nou mesos, Tocqueville i Beaumont no van parar i es van entrevistar amb advocats, jutges, fiscals, funcionaris i polítics en 17 dels 24 estats que llavors formaven la Unió. També van visitar les presons i, fins hi tot, van entrevistar-se amb molts presos. Aviat però, Tocqueville es va fascinar del dinamisme social americà del que va voler entendre les seves causes i les seves virtuts. D’alguna manera, Tocqueville ven aviat va intuir moltes de les virtuts que, amb el temps, hem associat al sistema polític americà que, amb les seves imperfeccions, ha permès als Estats Units ser la primera potencia econòmica del món i el principal baluard de les llibertats individuals.

Aquest interès per el país el va portar a entrevistar-se amb prohoms de la societat, empresaris, banquers i també el fet de ser rebut a Washington per el propi president del Estats Units, aleshores Andrew Jackson, i també va poder entrevistar-se en un cèlebre sopar amb el president anterior, i fill d’un dels pares fundadors de la pàtria, John Quincy Adams. David Livingston, secretari d’estat amb Jackson, li va proporcionar abundant documentació sobre la política exterior de la encara jove república. Una de les primeres coses que destaca Tocqueville d’Amèrica és el dinamisme social i cívic dels americans que els hi porta ha associar-se per els interessos més diversos de manera espontània i sense la intervenció arbitraria dels poders públics. A Europa, en canvi, els ciutadans cada cop més esperaven del Estat que els hi resolgués els problemes el que molts cops implicava entrar en conflicte i donar tracte de favor per part del Estat a uns grups per sobre dels altres. La conflictivitat social que ha sorgit d’aquest esquema era només una qüestió de temps i de intensitat.

 

viatje tocqueville

Recorregut de Tocqueville i Beaumont (Newport, abril 1831- Nova York, gener 1832).

En resum, el dibuix que fa Tocqueville d’Amèrica és una societat en constant canvi, dinàmica, on la responsabilitat individual té un pes molt més fort que la col·lectiva. L’home té fe en si mateix i busca per els seus propis mitjans la consecució de la llibertat. Aquesta idea resumeix exactament que ha estat Amèrica per molts americans des de la seva fundació. Tot això té un efecte molt positiu sobre la economia que es beneficia del treball desinteressat de cada un dels individus. Tocqueville encerta de ple quan projecti un escenari on Estats Units es convertirà en una gran potencia del món i conclou que acabarà enfrontant-se amb Rússia, un altre gegant expansionista.

En definitiva, és tracta d’un llibre de gran clarividència i que conté valuosíssimes reflexions sobre la naturalesa de les institucions polítiques i la pròpia naturalesa humana. D’alguna manera, Tocqueville és a la ciència política moderna el que Adam Smith ho és a la economia.

Advertisements

Balance presidente Obama (parte 2)

El Balance en clave doméstica de Obama también arroja serias dudas y, en opinión de este analista, ha sido bien decepcionante y ha demostrado el muy poco criterio económico del inquilino de la Casa Blanca pese a que esta probablemente sea una idea contraria a la visión de la mayoría en nuestro país. La economía de Estados Unidos se recupera, parece que se recupere, pero lo cierto es que esta recuperación se sustenta sobre un gigantesco estímulo monetario, histórico, que ha distorsionado de forma muy notable la estructura económica, ha aumentado las diferencias entre los americanos con patrimonio y los que no (entre los que tienen formación financiera y los que no); al tiempo que ha dificultado la acumulación de capital y el ahorro entre los más jóvenes y, finalmente, ha arrastrado a otros países a optar por una salida a la crisis similar al camino tomado por América. En resumen, durante estos últimos siete años, y al igual que ha sucedido en los países de la periferia Europea, no se ha hecho frente a la crisis sino que se ha pospuesto a generaciones venideras vía deuda primero, expansión monetaria después.

Esta expansión monetaria sirve para cubrir los agujeros negros -es la manera más efectiva de mutualizar pecados- de una banca irresponsable que opera como si de un casino se tratase porque es consciente que la Reserva Federal acudirá al rescate cuando las cosas vayan mal -por qué no tiene otro remedio con el paradigma de dinero fiduciario que nos hemos dado entre todos-. Es cierto que la tasa de paro de Estados Unidos se ha ido reduciendo de manera paulatina, pero igualmente cierto es que estas estadísticas están fuertemente retorcidas para enmascarar una realidad mucho más alarmante. Basta ver cómo ha caído de manera dramática la población ocupada y como las jornadas de los trabajos cada vez son mucho menores (algunos contratos no llegan a la media jornada) para inferir que la tasa real de paro en América es mucho mayor. Un dato: hace 7 años el número de americanos en paro o con un empleo precario (jornada reducida) era de 13,5 millones; hoy son 16,9 millones.

Y esto, insisto, con la mayor expansión monetaria de la historia en donde la Fed ha multiplicado su balance por tres. Quizás, en parte, también esto ha sido así debido a la incapacidad de la administración de Obama de acertar las causas reales de la crisis y actuar en consecuencia. En efecto, la capacidad reformadora de Barack Obama ha sido cero. De todo lo anterior se puede decir que Obama no es el responsable (o único responsable), pero sí que podemos criticar su ausencia de liderazgo responsable y consciente en favor de reformas que fortaleciesen el sistema haciéndolo más justo (propiedad, imperio de la ley e impuestos bajos). En este sentido, Obama ha sido un Presidente que ha demostrado tener un muy pobre criterio económico, rivalizando casi (quizás me paso) con el Presidente Zapatero que tan caro nos ha salido a todos los españoles con independencia del color político.

“Last but not least”, y derivado de lo anterior, está el balance social cuya principal iniciativa, y también la más polémica, ha sido el Obamacare. De entrada, hay que desconfiar de cualquier ley con nombre de político. Siempre. En resumen, el Obamacare es una intervención positivista “top-down” en el ya distorsionado mercado sanitario americano que, lejos de solucionar el problema para la cual fue pensada -mejorar e incrementar la cobertura sanitaria de los americanos-, rema en la dirección contraria debilitando el conjunto de la economía americana y por expensión también su sistema de salud. Europa y Estados Unidos han afrontado de diferente manera el espinoso tema de garantizar un sistema sanitario  universal. Importante subrayar la palabra universal que muchas veces se confunde con gratis. No hay nada gratis, si pueden existir bienes de acceso universal. El debate ha de girar en de qué manera organizamos el sistema para que la gente que, debido  a las circunstancias, no puede costear un seguro médico sin que esto implique favorecer una sociedad irresponsable que, a la larga, haga que todos necesiten de esta ayuda. Como siempre sucede, tan importante resulta el debate sobre el reparto de la riqueza, como el debate sobre como esta se crea: la mejor política social es la que no se necesita. Por el contrario, la peor política social es aquella que imposibilita la resolución del problema sino que incentiva el parasitismo. Remar en dirección contraria es lo que hemos favorecido los europeos durante las dos últimas décadas en donde los sistemas de bienestar gratuitos han acabado incentivando a que la gente los necesite y no sea capaz de vivir sin ellos. El error fundamental, ha sido confundir universalidad con monopolio estatal (cuando sabemos que, económicamente, los monopolios son altamente costosos).

Huelga decir que un servidor no cuestiona en absoluto los principios de universalidad de la sanidad y la educación, dos ideales del liberalismo burgués y su defensa por la igualdad de oportunidades (que no de resultados). Sin embargo, como decía, no hay que confundir que una cosa tenga que ser universal con que tenga que ser pública; y conviene no confundir lo público con gratis. Obvio, pero conviene recordarlo: nada es gratis; la cuestión clave es ver cómo hacemos un sistema que además de universal sea sostenible, eficiente, innovador, y justo. Todas estas palabras por desgracia siempre quedan fuera del debate que básicamente oscila entre lo público o el anatema. En suma, la clave esta en ayudar a quién lo necesita pero sin fomentar que todo el mundo lo acabe necesitando (es decir, sin incentivar la irresponsabilidad colectiva y el abuso como sucede hoy). La evidencia empírica nos muestra como colectivizar los bienes –línea en la que incide la para mi nefasta propuesta de Obama– provoca un encarecimiento en el coste del servicio, bloquea la innovación (al convertir a médicos y enfermeros en funcionarios), incentivando el abuso de recursos, la corrupción y el despilfarro. Básicamente porqué cuando colectivizamos un bien se imposibilita el cálculo económico (sovietizamos la economía) y todos salimos perdiendo como demostraron hace cinco décadas Mises y Hayek. Lo público acaba saliendo tremendamente caro y genera disfuncionalidades crónicas que lo hacen insostenible por favorecer, como señalaba, una estadio de irresponsabilidad e insolidaridad colectiva.

Repito: la universalidad de la sanidad (o la educación) es un principio rector de un orden social liberal, el problema es cómo logramos esta universalidad sin quebrar, financiera y moralmente, en el intento. En efecto, la intervención pública por definición distorsiona el funcionamiento de los mercados generando incentivos para los abusos y la corrupción con el consiguiente sobre coste en términos de pérdida de eficiencia e innovación. Por eso estas tienen que estar limitadas al mínimo imprescindible. Estos tres problemas afectan en mayor o menor medida los sistemas sanitarios a ambos lados del Atlántico y su solución dista mucho de ser simple y mucho menos de poder ser impuesta con un enfoque “top-down” discrecional por parte del gobernante de turno, como ha hecho Obama con el Obamacare demostrando muy poco criterio en cuestiones económicas.

Basta plantear el problema en su reducción al absurdo para poner las cosas en perspectiva. Pensemos: si las soluciones fueran así de fáciles ¿por qué aún tenemos problemas en nuestras sociedades modernas? Efectivamente, nada es gratis, todo tienen costes y cualquier ley positivista impuesta en un colectivo corrige disfuncionalidades creando otras. El plan sanitario de Obama simplemente ha consistido en otorgar un subsidio a las personas que todavía hoy no tenían seguro médico sin atender a las razones que subyacen a esta decisión. Es decir, pretender corregir el síntoma sin atender a las causas. La iniciativa del Presidente Obama es vistosa, fácil de vender y con resultados visibles rápidos y sencillos de comprender entre el gran público, pero no soluciona el teórico problema de personas que por diferentes circunstancias no pueden hacer frente a un seguro médico. Si se me permite la caricatura, Obamacare es a la sanidad lo que las propuestas de Ada Colau son a los desahucios. Algo de pan para hoy, hambre para mañana.

Desde el lanzamiento de Obamacare, por la que el Gobierno Federal paga una parte substancial del seguro médico aquellos que todavía no tenían uno, el número de americanos sin seguro médico se ha reducido de manera notable. La campaña para beneficiarse de esta ayuda se intensifico en Marzo con la participación activa del “mass media liberal” de Estados Unidos que tanto apoyado a Obama durante sus dos mandatos. Sin embargo, ¿ha servido esta medida para corregir las disfuncionalidades del sistema y que encarecen, muchas veces, innecesariamente las pólizas de seguro médico imposibilitando a algunos de contratar una póliza? La respuesta es no.

Haría falta un artículo igual de largo que este para explicar los costes que una política de “café para todos” como el Obamacare y cuya principal consecuencia es primero, no corregir los principales problemas del actual sistema en donde muchas de las normativas existentes han generado perniciosas y crónicas disfuncionalidades para proteger a ciertos lobbies (médicos y compañías); y, segundo, generaliza una solución costosa que hipoteca aún más el ya debilitado presupuesto de la nación y que seguramente acabe conllevando una subida impositiva que acabe por encarecer, aún más, el esfuerzo financiero que han de realizar los americanos a la hora de sufragar sus gastos sanitarios. Veremos.

En cualquier caso las perspectivas no son halagüeñas, especialmente y como pasa siempre, para los que menos tienen.

Estos son solo algunos elementos fruto de un análisis somero a los que han sido las principales líneas de acción y trabajo del Presidente Obama y cuyo balance, de nuevo desde la perspectiva de este humilde observador, me parece pobre y decepcionante y que deja a Estados Unidos en una posición mucho más frágil que cuando tomo posesión pese a la visión tan tremendamente positiva que se nos suele vender a menudo.

Balance presidencia Obama (parte 1)

Con el ocaso de la presidencia de Obama se abre un periodo propicio para la reflexión y el balance de sus años en la Casa Blanca. La opinión popular en Europa -especialmente en España- es muy positiva. Esta opinión muchas veces se sustenta más en la estética y la retórica que no resultado de una evaluación sobre hechos concretos. Obama ha sido un presidente con unas dotes comunicativas fuera de lo corriente y con un márquetin político detrás que ha marcado escuela. Sin embargo, en mi opinión, los años de Obama dejan a Estados Unidos en una posición más frágil y débil que cuando tomo posesión arrojando un balance muy decepcionante tanto en clave doméstica como exterior.

Los años de Bush fueron, en general malos, sobre todo en economía donde el Republicano pecó de keynesiano, proteccionista y corporativista. Con todo, seguramente con el paso de los años, el balance de Bush oscilé hacia posturas más amables. El segundo presidente de la saga Bush tuvo que hacer frente al mayor ataque sufrido por Estados Unidos en toda su historia y que, por la cobertura e impacto mediático, supuso un verdadero shock sobre la nación nunca vivido antes. El 11S marcaba de forma brusca el inicio del tercer milenio y despertaba de su particular ensoñación a unos Estados Unidos que, en cierto modo, había perdido conexión con el entorno geopolítico global que distaba mucho del escenario de “fin de la historia” (“too good to be true“). La reacción tras los atentados fue heroica. Bush supo aglutinar a la nación en uno de sus momentos más dramáticos y transmitir seguridad cuando más se necesitaba.

Sin embargo, a esta “buena” (es decir, menos mala) reacción inicial, le siguió una guerra-invasión innecesaria cuyos costes geopolíticos, económicos y sociales aún estamos pagando hoy. De las cenizas del desmantelado régimen del sátrapa de Sadam surge el Estado Islámico. El mal no se eliminó, mudo de piel. Hoy la situación es más frágil e inestable que en el escenario anterior a la guerra (que ni mucho menos era óptimo o probablemente tolerable, con una población kurda que era víctima de una exterminación sistemática por parte de Sadam aunque, como luego supimos, nada de esto tenía que ver con ningún arsenal de armas de destrucción masiva).

A este gran frente exterior, en 2008, se suma el tsunami financiero. El esfuerzo militar había disparado el desequilibrio presupuestario que salvo en contados ejercicios, ha ido arrojando sucesivos déficits obligando a la economía americana a vivir permanentemente de pedir dinero al exterior y aumentar de manera constante y creciente la masa monetaria. Un esquema sumamente frágil incluso para el coloso americano hoy -y de nuevo, esta es una apreciación muy personal- no se encuentra en su momento de mayor gloria.

Barack Obama llegó a la Casa Blanca en un momento delicado. La crisis financiera se había atacado sobre todo con estímulos de demanda como marca el canon keynesiano vía deuda y estímulo monetario. Los falsos aprendizajes de la gran crisis del 29 de la pasada centuria han pesado mucho en el “establishment” académico y han marcado la agenda económica desde entonces. Obama aterrizó en DC con dos promesas importantes: cambiar con la sintonía entre Wall Street y Washington y cerrar la base militar de Guantánamo.

El nombramiento de Larry Summers -un histórico keynesiano y principal fontanero entre el sistema bancario y DC-, así como el atemperamiento inicial con respecto a la política antiterrorista de la administración Bush, fueron las dos grandes decepciones iniciales para el votante “liberal”. Matt Damon, por ejemplo, que mostró su apoyo a Obama durante la campaña, fue de los primeros desafectos del ahora inquilino de la Casa Blanca llegando a prestar su voz al crítico –no malo al principio, pero muy incompleto y sesgado al final- documental Inside Job de Charles Ferguson en donde reciben críticas a partes iguales Bush y Obama en lo que la manera de afrontar la crisis se refiere.

En cualquier caso, la llegada de Obama despertó esperanzas y expectativas -entre los que me incluyo- de como Estados Unidos podía enderezar su política exterior y, de paso, también poner orden en sus desajustadas y disfuncionales finanzas públicas. Al final, Obama no ha conseguido ni lo uno ni lo otro y ha dado, en general, una sensación constante de muy poca claridad de pensamiento y de modelo.

Por un lado, su política exterior ha estado llena de gestos y buenas palabras pero no de hechos ni claridad de objetivos de lo que se pretendía que, si alguna consecuencia real han tenido, ha sido el de favorecer un clima de creciente relativismo con respecto a los valores e intereses de Occidente que tendrá consecuencias en el largo plazo.  Paradigmáticos de lo anterior han sido los intentos de cambiar el statu quo con Cuba e Irán (también Rusia, aunque ahí la culpa es compartida con la UE). Veamos primero el segundo caso.

El principio de acuerdo con Irán –ahora ya sabemos que simplemente es un marco de intenciones para intentar llegar acuerdos–, pretendía entablar una relación más estable con uno de los pocos “estado-nación” moderno que funciona normalmente dentro del avispero que es Oriente Medio. Lo cierto es que las negociaciones con Irán y el anuncio a bombo y platillo de un “acuerdo” no han tenido ninguna consecuencia real con respecto a los cambios internos que debería de afrontar el régimen que, entre otras cosas, persigue a las minorías sexuales o lapida a mujeres por atentar “contra el honor” (sea lo que sea eso) y niega el derecho a existir de Israel. El único efecto real de esta gesticulación con los iraníes ha sido la pérdida de fuerza de Israel, sin que tengamos ninguna certeza de que en el nuevo escenario Irán adopte una postura que favorezca una mayor seguridad y estabilidad en la región. Más bien, y utilizando la feliz expresión de Bauman, toda la puesta en escena ha servido únicamente para favorecer un escenario más líquido que, en mi opinión, no nos hace ningún bien. Por añaduría, y como dejaron constancia muchos medios como el Washington Post o el Wall Street Journal, Obama ha demostrado ser un pésimo negociador, donde no ha tenido claras las líneas rojas –que se han ido modificando– dando esta sensación, me decía un analista amigo mío la semana pasada, de falta de claridad de ideas en un tema en el que está en juego la seguridad estratégica global.

Algo similar ha sido el caso cubano. El desastroso y criminal régimen de los hermanos Castro, que cuenta con potentes lazos con otros regímenes pertenecientes al nuevo paradigma de socialismo siglo XXI -que va por el camino de ser tan desastroso como el del siglo XX-, ha vivido permanentemente rescatado. Primero fue la Unión Soviética, después han estado viviendo del petróleo de Venezuela y ahora, finalmente, les insufla oxígeno EEUU. La coartada para la pobreza en la isla siempre ha sido el embargo cuando el problema era el comunismo. En este sentido, Obama cayó en la trampa del régimen al afirmar que Cuba vivía aislada cuando es mentira. El mundo no se acaba en Estados Unidos. Me explicaba hace poco una columnista del WSJ que en una visita “oficiosa” a la isla, el guía oficial delante de unas baldosas rotas en una avenida principal de La Havana exclamó: “ven: no podemos reparar estas avenidas por el embargo.” Mi amiga, persona listísima, reacciono rápido y firme ante tal disparate diciendo: “¡Pues hoy es vuestro día de suerte! Justo hace poco visite una fábrica en México en donde fabrican este tipo de baldosas y os puedo pasar el contacto.” Tras un incómodo silencio, el guía no tuvo más remedio que afirmar, “sí bueno, tiene razón, el problema no es el embargo el problema es que no tenemos dinero.” As simple as that.

La eliminación del embargo era una medida obvia y necesaria pero no por Cuba o no Cuba, sino por los americanos que merecen ser libres de vender y comprar productos con quién les plazca y viajar a cualquier país que consideren oportuno. La pomposidad  y retórica con la que se adornado la medida era del todo innecesaria y gratuita que solo sirve para que, a ojos de la comunidad internacional, el gesto haya significado una legitimación de la dictadura caribeña y como un éxito de los Castro. Hay que ser más listo y tener unos principios más sólidos cuando se es Presidente de Estados Unidos: quita el bloqueo pero no le organices una fiesta a Fidel. Absurdo. De nuevo, este tipo de gestualidad exagerada solo contribuye a favorecer un clima de confusión y relativismo que en nada favorece la causa de la libertad y la justicia. Al final de la pantomima, Raúl Castro se le dio en Panamá la oportunidad de dar lecciones a los demás países cuando es él y su hermano los llevan décadas sometiendo a su pueblo y atropellando las libertades y los derechos más básicos.

Podríamos también hablar de la invasión rusa a Ucrania pero es un caso que, por sus implicaciones con Europa, bien merecería un artículo aparte.

En resumen, el momento actual requería de un Churchill y Obama ha sido lo más próximo a Rodríguez Zapatero. Si bien el paradigma “neocon” de Bush probó ser más problema que solución, el pensamiento débil de Obama tampoco es la alternativa. El que venga tiene la difícil tarea de encontrar un punto medio que seguramente será próximo a la vieja locución latina de “fortier in re, suaviter in modo”.

Los riesgos de votar a Podemos en Barcelona

Según las últimas encuestas disponibles -a sabiendas de que solo reflejan los intereses de quién las financia como es lógico- el escenario electoral en Barcelona está abierto entre dos candidatos diametralmente opuestos: Trias y Colau. Las opciones de Colau pasan, principalmente, porque cuente con el apoyo de otros partidos de izquierda, especialmente de ERC, del que no albergo ninguna duda que de darse este escenario, apoyaría la candidatura de la marca blanca del partido que lidera Joan Herrera. El escenario es francamente triste y desolador para una ciudad que justo ahora empieza a recoger los frutos de haber sabido mantener coherencia en el modelo y prudencia en las finanzas desde hace años y con independencia de las siglas políticas.

Es por eso que Barcelona ilustra de manera clara (y a pequeña escala) las desastrosas consecuencias políticas que se derivan de la incomprensión de los procesos de mercado y generación de riqueza que nos han traído hasta aquí. Por otra parte, ni CiU, ni PSC, ni en menor medida el PP, están sabiendo explicar y defender su modelo del que, en gran parte, deriva el gran bienestar que disfrutan hoy todos los barrios de Barcelona. Se da la absurda paradoja de que la ciudad condal, la ciudad más global de la península y también del arco mediterráneo, tiene entre sus alcaldables una persona que ha hecho de la lucha contra la globalización el laitmotiv de su vida. Paradojas del mundo líquido del que nos advierte Bauman.

Repasemos brevemente en qué consiste la situación ventajosa que disfruta Barcelona y que la convierte en una de las ciudades con mayor potencial de Europa en este nuevo siglo en donde las ciudades, y no los viejos “estados nación”, jugarán un papel más relevante en la creación de riqueza. De entrada, la mayoría de rankings sitúan a Barcelona como una de las mejores capitales europeas, normalmente tan solo por detrás de Londres, Paris o Berlín a la hora de juzgar el atractivo global de la que hoy es considerada la capital del mediterráneo. Barcelona es además, según el buscador de Internet Google, la tercera ciudad más fotografiada del mundo solo por detrás de Nueva York y Roma (obviamente) y goza de un gran posicionamiento global. Entre los numerosos activos de la ciudad, destaca su fino equilibrio entre mar y montaña, ocio y negocio, oferta cultural y gastronómica, historia y modernidad. Barcelona cuenta con dos de las mejores escuelas de negocios del continente, con uno de los clubs de fútbol globales más importantes (cuya alineación y colores son conocidos desde Lima a Pekín), el museo más importante dedicado a la figura de Picasso, un relato histórico ininterrumpido en sus calles que arranca con los fenicios y romanos, y la última catedral de la cristiandad diseñada, además, por el que probablemente sea uno de los mejores arquitectos de la historia y genio universal Antoni Gaudi. Esto sin contar la bendición de su clima y su privilegiada posición geoestratégia que le permite ser playa de entrada hacia Europa de todas las mercancías que llegan del emergente continente asiático.

No es de extrañar, pues, que Barcelona sea la ciudad más escogida por los estudiantes de las becas erasmus y que cada año reciba cerca de 8-9 millones de turistas al año. Una burrada.

Barcelona se presentó al mundo con los fantásticos Juegos de 1992 y desde entonces a sabido mantener un modelo claro y constante de ciudad mediterranea, abierta, a la vanguardia del diseño, con vocación europea, emprendedora y creativa. Los resultados saltan a la vista y se han visto recompensados, por ejemplo, con el World Mobile Congress, el mayor y seguramente más importante congreso sectorial global del mundo que desde hace años, y gracias al buen hacer de los alcaldes socialistas y los grupos que les han facilitado la tarea, se celebra en Barcelona con un impacto social y económico imposible de estimar.

Además de estas gracias, muchas de ellas fruto de la suerte y de los caprichos del destino, lo cierto es que los diferentes alcaldes (Clos, Hereu y luego Trias) que han tenido la difícil tarea de mantener el legado heredado lo han hecho -pese a que siempre se cometen errores- francamente bien; sobretodo si se compara el desempeño del consistorio condal con otras ciudades importantes españolas, y muy especialmente con Madrid. A la vista están las cifras: el consistorio, incluso en el momento de máxima estrechez de las finanzas públicas, paga a 30 días a todos sus proveedores (financiando incluso a la Generalitat, un grave error y agravío a los barceloneses, todo sea dicho de paso), y de un presupuesto cercano a los 2.000 millones de euros, el ayuntamiento dispone de cerca de 500 millones anuales para nuevas inversiones, lo que permite tener la ciudad limpia y cuidada y con unos equipamientos francamente buenos.

Así pues, ¿es razonable plantearse votar la alternativa neoconunista de Podemos Barcelona? En mi opinión, sería un error trágico al poner el peligro un modelo que, justo ahora, empieza a dar sus frutos y un posicionamiento que hay que seguir trabajando para que Barcelona saque el máximo provecho en este nuevo siglo en el que, como decía, laas ciudades marcaran el ritmo de la economía global y en donde la ciudad de los prodigios parte en situación de ventaja.

La pregunta, por tanto, es: ¿cómo es posible que la gente se plantee si quiera votar a una candidata como Ada Colau? Una primera explicación es simple. Como pasa siempre, los sistemas no caen por la solvencia y solidez de los planteamientos de los bárbaros que los atacan, sino por el descuido y desidia de quienes deberían defenderlos. Si nos fijamos en España, PP-PSOE tienen dificultades en defender lo ciertamente conseguido porque esto se ha diluido por la crisis económica que también ha dejado al descubierto la fragilidad de muchas de nuestras aún jóvenes instituciones democráticas, todas ellas salpicadas con casos de corrupción y abusos. Esto, además, queda amplificado por el altavoz del “mass media” español, en general muy poco formado y con muy poco criterio económico, a quién cualquier caso de corrupción suministra horas y horas de contenido -en una gran mayoría puramente banal y morboso- con el que generar audiencias a un coste muy bajo.

Dejando esto al margen, el caso de Barcelona es más dramático por que, en general, el “sistema” (por entrar en los absurdos términos en los que se nos presenta el debate) ha actuado con responsabilidad durante los años de borrachera crediticia, no cometiendo abusos y ha dejado un balance equilibrado que hoy, como decía, permite a la ciudad disponer de una muy ventajosa posición de salida para competir a nivel global como una de las mejores y más sólidas y completas ciudades europeas. Una ciudad abierta y libre.

Sin embargo, desde las principales tribunas donde se debería de estar defendiendo estos mensajes de manera constante para ilusionar al votante sobre las infinitas posibilidades que implica ya la marca Barcelona, tenemos como respuesta el silencio. Cuando solo la izquierda, en este caso Ada Colau, es la que habla, manipula, distorsiona, victimiza y lanza fuegos de artificio para atontar a la masa (ya de por si predispuesta a que le digan que sus males son culpa de otros), es evidente que esta monopoliza el debate. La campaña se convierte en un monólogo absurdo y de muy mal gusto en un momento en que los barceloneses nos jugamos mucho.

Colau pertenece a la izquierda rencorosa que parece que muchas veces sacrificaría que los problemas sociales que tanto dicen defender se solucionasen con tal de conquistar el poder. Lo que es, en humilde opinión de quién escribe, el principal motivo de existir de la formación de Colau, y resulta extensivo al holding de socialismo-bolivariano siglo XXI llamado Podemos del que cuelga. Conquistar el poder a toda costa, da igual que para ello, la campaña a la alcaldía de Barcelona se centre en críticas a Esperanza Aguirre que se presenta en Madrid no en Barcelona.

Parece que todo valga pero no debiera debiera de ser así. Al igual que uno no puede estar obsesionado con ganar dinero a toda costa, sino que este es la consecuencia natural de hacer las cosas bien; lo mismo sucede con el poder político que siempre debería de ser una consecuencia de mantener una coherencia y firmeza con respecto a unas ideas y principios que, para una mayoría de la población en un momento determinado son vistas como las más solventes para dar solución a los problemas que se plantean. Nada de esto parece importar un rábano a Colau para quién lo único importante (igual que sucede con el megalómano de Pablo Iglesias) es “fer fora a Trias, i desprès ja veurem.” Y muchos picando en esta trampa de discurso fácil que todo lo arregla con el “quítate tu que me pongo yo.”

Los medios, a todo esto, ni una pregunta incómoda a la candidata Colau. Todo deformación y propaganda. da igual que no se tenga experiencia, que la realidad de Barcelona niegue la visión negra que ofrece la franquicia de Podemos en Barcelona. Todo suave. Demandamos dureza y transparencia con nuestros políticos pero a la hora de la verdad nada de nada. Demandamos políticos con nivel y experiencia, y la hora de la vedad aupamos a gentes como Colau que reconoce que no sabe leer un balance y que lo único que ha echo en la vida es “protestas sociales”. John Locke dejó escrita una frase fantástica: “no men knowledge goes beyond his own experience.” De hecho, a parte de los nefastos planteamientos de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH), queue en el mejor de los casos atenúan síntomas agravando aún más las causas (al suponer una patada a los riñones de nuestro maltrecho Estado de derecho, pero este será otro artículo), Colau tiene un amplio pasado como dirigente y líder de protestas altermundistas y antiglobalización que llevó a la hoy alacaldable a agredir el consulado suizo de Barcelona en 2002. ¿Qué modelo de ciudad podemos esperar de alguien que no comulga con la libertad creciente a nivel global? Y de nuevo: ¿Por qué ningún medio pregunta por estos temas a la nefasta candidata y solo saben reirle las gracias?

Colau, y el resto de líderes de Podemos, basan su estrategia en deformar la realidad hasta presentar una Barcelona cuyo estado de pobreza y desigualdad suponen similar al de la franja de Gaza. Al mismo tiempo, se esfuerzan en señalar como las bolsas de pobreza y exclusión -que por desgracia siempre las hay- con la corrupción, dicen, sistemática en una sociedad, y concluye ahí su argumentario, que pide un cambio democrático. Lo del cambio democrático duele a los oídos. En los últimos actos de campaña de la formación hablan de “Primavera democrática”, como si Barcelona fuese Yemen o Siria. ¿Estamos todos atontados que nadie dice nada?

Siempre hay que desconfiar de esta actitud obsesiva con el poder como hay que desconfiar de quién solo piensa en ganar dinero. El dinero, como el poder, no son un fin como piensa la Sra. Colau sino un medio para conseguir fines más altos: la libertad y el progreso del hombre. De este modo, las personas ricas lo son consecuencia de haber hecho las cosas bien, de tener unos buenos volares de trabajo, honestidad, responsabilidad, etc. Uno puede enriquecerse por otros caminos pero en un orden social liberal no lo podrá ser por mucho tiempo porqué vendrá alguien que lo hará mejor y ocupará su lugar. Solo el Estado y el poder político arbitrario pueden proteger a un rico que no “merezca” serlo. Por su parte la conquista del poder político, debe ser el resultado del debate libre de las ideas en donde uno en política propone y defiende los valores y principios que crea más beneficiosos para el conjunto… y a partir de ahí el electorado libremente decidirá si en efecto son estos u otros los mejores para hacer frente a los retos que surgen en cada sociedad y generación. Colau, como Iglesias, quieren merendarse la cena con el único argumento de pretender desdibujar un escenario de inmoralidad de no ganar ellos.

Lo que no entiende Colau, ni por supuesto el resto de “podemitas” anti-sistema, anti-globalización y anti-capitalistas, es que no todos nos enriquecemos igual: ni al mismo tiempo ni a la misma velocidad. Por añaduría, estas diferencias a la hora de progresar son menores precisamente en aquellas sociedades que gozan de un mayor grado de libertad, donde el entramado institucional es más sólido, y los derechos de propiedad están mejor asignados y protegidos. En el caso de Barcelona basta ver la evolución de algunos de sus barrios más humildes de la ciudad como el Carmelo o Nou Barris. Hoy disfrutan de zonas ajardinadas, avenidas, tiendas, trasporte público y conexión rápida con el resto de la ciudad y de donde se progresa simplemente ejercitando la voluntad, cuando hace tan solo tres décadas eran zonas lúgubres, poco conectadas con el resto de la ciudad y caldos de cultivos perfectos para la marginalidad y violencia (basta leer alguna novela de Eduardo Mendoza ambientada en estos barrios y compararlo con la estampa que ofrecen hoy en día). Insisto, difícilmente erradicaremos la pobreza en su totalidad, pero el progreso conseguido estos últimos años hemos de juzgarlo como un gran éxito y seguirá si mentenemos el rumbo.

Esta tendencia corre el peligro de estancarse, incluso revertirse, de aplicar las nefastas tesis colectivistas e intervencionistas de Colau/Podemos cuya principal consecuencia es el empobrecimiento de las sociedades, primero y especialmente en aquellos grupos que menos tienen. O entendermos la naturaleza de los hombres y el funcionamiento de las instituciones humanas o estamos condenados en caer en las trampas dirigistas y colectivistas que tantos horrores crearon durante el siglo XX y que ahora Colau/Iglesias nos quiere hacer tragar con otro disfraz.

El populismo es la melodía de las sirenas de Ulisses, una trampa que nos confunde y nos hace disparar contra el bando amigo, debilantando aún más nuestras frágiles instituciones democráticos. El populismo es un disfraz sobre el que pretende esconderse este nuevo neocomunismo que, con el pretexto de ayudar a los pobres amenaza la libertad, la propiedad y la ley, nos empuja por un barrizal del que luego es muy difícil salirse, y nos aleja del ideal de esa Europa de las ideas que hoy nos aparece más desdibujado que nunca.

En nuestra mano esta el actuar con responsabilidad y no dejarnos llevar por nuestros instintos más bajos y primarios. Tenemos problemas muy serios y graves y necesitamos personas series y capaces para hacerles frente. Votar Colau es beber arena y quedarse con aún más sed. De todos depende seguir trabajando por construir una Barcelona más rica, justa y prospera, o enviarlo todo al garete.

Competencia supranacional (via Libremercado)

El nuestro es un tiempo de cambio, turbulencia y configuración de nuevas normas. También, o quizás deberíamos decir especialmente, en el ámbito de la geopolítica. La caída del Muro del Berlín le hizo pensar a más de uno, al menos por unos instantes, que, por fin, los dolores de cabeza con respecto a la política exterior podrían quedar en un segundo plano. Hoy, más de uno añora los tiempos en donde solo había dos colores y las cosas eran mucho menos ambiguas.

La noticia de que China iba a liderar un nuevo banco para impulsar el desarrollo de infraestructuras ha cogido a los americanos con el paso cambiado. El nuevo Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (BAII) se ha dotado de 50.000 millones de dólares y ha contado con un soporte ciertamente amplio, con la participación de importantes países europeos, como Reino Unido, Francia, Alemania o la propia España. La gran cuestión en la que, de momento, ha girado el debate ha sido, precisamente, el desalentar la iniciativa por diversos motivos.

En primer lugar, arguyen, sobre todo, los americanos, por qué supone un cierto solape con respecto a las instituciones ya existentes, como el Banco Asiático para el Desarrollo o el propio Banco Mundial. Por otro lado, se ha puesto en entredicho la capacidad de China para llevar a cabo inversiones de esta magnitud en base a sus estándares.

Desde la parte china, por su parte, se ha replicado que la nueva iniciativa no quiere construirse de espaldas a los proyectos ya en marcha y consideran el BAII una institución complementaria. Asimismo, Pekín arguye que el Banco Mundial u otros organismos servirán de puntos de referencia para el nuevo banco, cuyo objetivo es emular los aspectos positivos de las instituciones ya existentes y mejorar aquellas áreas donde haya margen de mejora. En definitiva, el rearme chino empieza a suponer también una dura competencia -como ya lo ha sido en la mayoría de mercados industriales- en la esfera geopolítica y de influencia global.

No seré yo quien defienda a China ni lo contrario, pero lo cierto es que resulta un tanto iluso hacerse el sorprendido ante los planes de los nuevos mandarines. Primero, porque ha sido Occidente la que desde hace tiempo ha pedido al gigante asiático que reforzase su implicación en los asuntos globales. Dicho esto, tampoco es extraño que los chinos, y simplemente siguiendo una lógica económica y demográfica, aceptasen de buen grado participar de las instituciones existentes (FMI y BM), donde las cuotas de poder están repartidas y bien repartidas entre Estados Unidos y los socios europeos.

¿Alguien cree que Estados Unidos iba a renunciar a su prerrogativa de nombrar al presidente del Banco Mundial? Como estamos viendo también en el ámbito local, la velocidad de los cambios económicos, sociales y políticos está siendo muy grande y el escenario en el que las instituciones se acomodan al nuevo entorno y se regeneran de manera endógena parece ser siempre el menos probable.

China acumula tres décadas de rearme económico. Simplemente por pura lógica demográfica era solo cuestión de tiempo que lo que lleva siendo años una realidad económica palpable se fuese trasladando con igual intensidad en la esfera política. Así ha sido. Hoy preocupa que China utilice el BAII -también otros mecanismos y nuevas instituciones como el Nuevo Banco de Desarrollo impulsado por los BRICS- para extender su área de influencia global.

¿Ayudará al desarrollo asiático?

Lo cierto es que lo que hoy están haciendo los chinos no es muy diferente de lo que practicaron los americanos a partir de la Segunda Guerra Mundial. China es ya una pieza fundamental en el tablero de ajedrez global. Sus reformas económicas han permitido la convergencia en muchos ámbitos con los países desarrollados, aunque, ciertamente, de manera muy sui generis y a partir de una base de pensamiento y valores muy distinta. Sin embargo, parece lógico pensar que China debe de tener margen para proponer nuevas alternativas y formular su propio planteamiento político.

Digo esto porque el aspecto que más me preocupa es el sustantivo, sobre si la iniciativa china puede o no ser útil. En mi anterior tribuna ya señalé que la gran característica del nuevo orden mundial es la existencia de modelos alternativos. Reconocer la variedad de alternativas no significa caer en la relatividad moral. Pero lo que sí es cierto es que estos modelos merecen ser testados y sometidos al proceso competitivo de prueba y error. Solo mediante la competencia, también en el terreno de las instituciones supranacionales, podremos saber qué alternativas funcionan y cuáles no.

Por eso la pregunta pertinente es: ¿ayudará el planteamiento del nuevo BAII al desarrollo asiático? Esta pregunta aún no la podemos contestar porque la información sobre los planes de desarrollo e inversión del nuevo banco no se han dado a conocer, pero sí podemos reflexionar sobre el plano teórico. Cualquiera que se haya tropezado alguna vez con un buen libro de economía sabrá que el determinante clave para el progreso de un país en el largo plazo lo encontramos en la calidad de sus instituciones.

Éstas, además, son un reflejo complejísimo del nivel general, educación, evolución histórica y cultura de sus gentes. En muchos países desarrollados, sin ir más lejos China, el problema para avanzar en el crecimiento y el bienestar no es tanto la falta de infraestructuras como lafragilidad de las instituciones políticas, jurídicas, sociales y económicas. Hago esta reflexión previa porque es importante subrayar que los problemas del mundo -pese a lo que constantemente se nos recuerda por los principales “mass media”- no se arreglan con enormes cantidades de dinero, sino con buenas ideas. Es decir, ideas que repercutan en mejores y más sólidas instituciones.

En este sentido, el economista Kenneth Rogoff, buen conocedor de los entresijos del Viejo Orden de Bretton Woods por proximidad, señala que la gran contribución del Banco Mundial a lo largo de estos años ha sido más de asesoramiento técnico a la hora de acometer inversiones o asesorar en préstamos y créditos entre varios países para impulsar el crecimiento que no los miles de millones de dólares repartidos por el mundo durante este mismo periodo.

El momento actual, en donde abunda la liquidez, vendría a ahondar en esta tesis por la cual la primera preocupación de la élite china debiera ser dotar al nuevo organismo de unos mecanismos y modelo de gestión que permitan compartir experiencias entre los países miembros y en donde los emergentes se beneficien de los consejos de los desarrollados. Sin ir más lejos: ¿cómo pueden los países del sudeste asiático aprender de la experiencia de España y su política de inversiones en trenes de alta velocidad y aeropuertos?

En definitiva, se trata de que también en la esfera supranacional los nuevos liderazgos incorporen elementos 2.0. como la creatividad, la inventiva o el pragmatismo, y hagan gala del viejo aforismo de que a uno no le pagan por lo que hace, sino por lo que sabe.