El Manantial

La obra filosófica de Ayn Rand tiene dos puntos de anclaje ya convertidos en clásicos: La rebelión del Atlas y El Manantial. Este último, además, inmortalizado en la gran pantalla por King Vidor y con Gary Cooper como personaje principal. Su lectura es perenne y, como buena novela, su relectura siempre suma. Se trata no únicamente de una apasionada historia de amor protagonizada por dos caracteres fuertes descritos con una prosa muy angulosa y bien perfilada, sino también un gran tratado de filosofía política entorno al eterno conflicto entre lo colectivo y lo individual. El genio de Rand al describir los diferentes arquetipos es lo que le da carácter universal a la obra que permite extraer mensajes y lecciones de gran interés actual.

1) Never compromise. Nunca comprometas tus ideas ni tus principios por intereses espurios, corto placistas, por el miedo al que dirán o por la presión de la corrección político. No se trata de ser dogmático en el proceso de aprendizaje sino precisamente lo contrario: gracias a tener una actitud abierta (en el sentido más poperiano de la palabra) luego es posible poder contar con criterio propio y poder defender ideas propias sin necesidad de ir haciendo la media a cada momento para conocer la opinión propia.

2) Ligado con lo anterior, no te preocupes por los resultados ocúpate únicamente de hacer las cosas bien, acorde a unos principios. Procura simplemente hacer lo que creas correcto en cada momento.

3) Haz y dedícate a lo que te gusta. No sigas el “dinero”, como se suele decir: las modas y los gustos cambian (hoy, además, de manera acelerada), tomar decisiones en base al entorno es una manera segura de equivocarse.

4) No trabajes nunca gratis. Se el primero en valorar tu trabajo.

5) Se constante. El éxito necesita de acumulación de capital: no hay nada gratis, lo que rápido llega, rápido se va. Sin constancia en el trabajo es imposible la acumulación de capital, y sin esto el éxito -en su definición más amplia- es imposible (o es flor de un día).

6) Se resiliente. La vida es una carrera de obstáculos y dificultades. Sin error no hay aprendizaje (i.e. acumulación de capital): la resiliencia es la capacidad de ser constante en la adversidad. Ten fe en lo que haces y como lo haces.

7) Ten visión largo plazo.

8) Cultiva la paciencia: todo lo que vale la pena requiere esfuerzo y tiempo.

9) Desarrolla criterio propio, desarrolla la capacidad de defender y argumentar tus propias opiniones. Trabaja según tus propias normas: preocúpate por leer y formarte, un proceso que tiene principio pero no final.

10) No te compares, no sigas modas, ni el comportamiento de los demás como guía para tus propias decisiones.

Más problemas para Putin

Después de la tormentosa caída en el precio de las materias primas que ha castigado con dureza la economía rusa, parece que la caída de algunas divisas en el escenario global podría agudizar más aún la caída del PIB de Rusia.

En un comunicado el pasado lunes, el servicio Nacional de Estadísticas reportaba una caída del PIB del 4,6% en el segundo trimestre en tasa interanual. Esta caída duplica el retroceso de 2,2% registrado el trimestre anterior. Esta cifra es ligeramente peor que la esperada por el consenso de analistas que facilita Bloomberg situada en un también pesimista 4,5%.

El país, altamente dependiente de los ingresos del gas y el petróleo para mantener a flote sus ingresos fiscales, aún se recupera de las severas correcciones en las materias primas, los vaivenes en su divisa que han erosionado su poder de compra y las sanciones impuestas por la crisis de Crimea que de facto le limitan su acceso libre al mercado de capitales.

El Banco Central ruso acumula ya cinco bajadas consecutivas de los tipos de interés de referencia en lo que va de año pasando del 17% al 11% lo que ha conducido a una devalución masiva del rublo con respecto al dólar: un 43% en los últimos 12 meses, el peor comportamiento que registra Bloomber al margen de países rotos como Venezuela.

Los entes oficiales han empeorado ligeramente sus previsiones y esperan una caída de la actividad económica del 3,2%. Esta por ver como Rusia cerrara un año para olvidar.

Greece’s Biggest Problem Is Its Anti-Capitalist Culture by Russell Lamberti (Mises Institute)

It’s considered politically incorrect to criticize culture these days, but whether using euros or drachmas, in or out of the European Union, Greece really has to, somehow, sort out its cultural dysfunction. I’m not talking about its customs, traditions, architecture or music, and I’m definitely not talking about its food. I’m talking about its cultural anti-capitalism. The negotiations, deals, counter-deals, referenda, protests and everything in between all mean very little if Greeks, by and large, don’t ditch their statist zeitgeist and rediscover Greek capitalistic exceptionalism.

A perfect example is Argentina. A default and sovereign crisis is supposed to chasten a nation into a sensible, market-oriented direction as the folly of debt-addicted big state crony socialism gets utterly discredited. It’s a nice theory. But Argentina, thirteen years after its 2002 default, and after years of soaring inflation, dollar shortages, and economic malaise, clings to its completely clueless, hyper-interventionist, socialist overlords who continue to run the economy into the ground. The reason is the core culture never changed. When your culture is toxic, up is down, black is white, socialist failure is capitalist failure.

In The Anti-Capitalistic Mentality Ludwig von Mises described this cultural anti-capitalism:

As John Doe sees it, all those new industries that are supplying him with amenities unknown to his father came into being by some mythical agency called progress. Capital accumulation, entrepreneurship and technological ingenuity did not contribute anything to the spontaneous generation of prosperity. If any man has to be credited with what John Doe considers as the rise in the productivity of labor, then it is the man on the assembly line. …

The authors of this description of capitalistic industry are praised at universities as the greatest philosophers and benefactors of mankind and their teachings are accepted with reverential awe by the millions whose homes, besides other gadgets, are equipped with radio and television sets. 

The biggest risk to Greece is not austerity or fauxsterity or default or the euro or the drachma. And it’s certainly not the bogeyman of being frozen out of sovereign credit markets — it’s that Greek culture remains antagonistic to free, unfettered markets and is chronically state-dependent.

Take another Latin American country: Venezuela. After suffering crippling inflation rates throughout the 1980s and 90s, the electorate went on in 1998 to vote in another central planning inflationist in Hugo Chavez. They re-elected him in 2000, 2006 and 2012, and his successor Nicolás Maduro in 2013, even while the country was in a hyperinflationary death spiral and heading toward outright economic collapse. Venezuela’s problem ultimately is not fiscal mismanagement — it’s an anti-capitalist culture.

And so it is with Greece. After already securing debt relief and effectively being allowed to default by restructuring its debts over the next fifty years at subsidized interest rates — and after actually achieving economic growth in 2014 by cutting taxes and slashing the size of its sclerotic, bloated government — this toxic Greek culture prevailed once more and elected a team of socialist die-hards to drag it back into the mire. Of course it doesn’t help that on the other side of the negotiating table is another bunch of central planners in the EU, IMF, and ECB. Nevertheless, Greece sits stuck between two central planning negotiation parties because its people have been too busy demanding goodies instead of freedom.

Most Countries Get Into Trouble — But Some Bounce Back Better Than Others

Any sovereign nation can overspend and get into financial trouble, and most have. It wasn’t that long ago that Britain was forced to go cap in hand to the IMF in 1976 and cede its fiscal sovereignty to that institution. By the latter half of the 70s, Britain was a downright mess. America stealth-defaulted on its international obligations in 1971 and suffered a rolling inflationary economic crisis for the rest of the 1970s. Both these countries bounced back. As did Chile, Uruguay, and the Philippines after their fiscal and financial turmoil of the 70s and 80s.

But some don’t bounce back, and I believe this happens when the national culture is, or has become, fundamentally anti-capitalist and resigned itself pathetically to cradle-to-grave state-dependency. In addition to Argentina and Venezuela, we’ve seen prolonged economic and financial malaise following painful crises in the likes of Zimbabwe, Ghana, Bolivia, Nigeria, Russia, Turkey, and now southern Europe. These countries don’t seem to learn from their mistakes because they don’t seem to want to or can’t locate the lesson amid the intellectual haze of their cultural zeitgeist.

But really the lesson is clear. An economic crisis can jolt a fundamentally pro-capitalist (or mostly pro-capitalist) nation that had lost its way back onto the straight and narrow. But there is no guarantee of recovery when the culture has descended into infantile anti-capitalism, dysfunctional statism, and an antagonism toward entrepreneurial dynamism and self-reliance. For these a crisis may not herald recovery but instead a longer, deeper national decline. Only a culture shift resulting from the spread of sound ideas can make Greece (and other countries) a fertile ground to accept real solutions. The need to spread the good news of liberty and free markets is clearly as urgent as ever.

Rice’s Price Could Head Sharply Higher (S. Constable, Barron)

Observers of the rice market worry that there could be a repeat of the food crisis of 2008. If there is, prices could soar from current depressed levels.

In 2007-08, a combination of export restrictions from major rice-producing countries and speculative investment purchases caused shortages of the grain. Consumers across Asia panicked, buying and hoarding whatever rice was available, while Haiti saw riots.

 In the U.S., certain grocery stores limited rice purchases.

As the supply situation worsened, prices catapulted to more than $24 per hundred pounds by April 2008, from about $13 near Thanksgiving 2007.

This time, prices have been on an almost continuous slide for the past 17 months, discouraging growers even as demand increases. Rice is trading around $10 per hundred pounds, down nearly 40% from the end of 2013.

“Current levels of supply against demand are very similar” to the food crises of 1972-74 and 2006-08, says Shawn Hackett in a recent edition of the Hackett Money Flow Report.

The stocks-to-trade ratio, a measure of how much rice is in storage relative to how much is shipped around the globe, is 225%, a tad lower than the 233% seen in 2007-08 when prices started to surge, according to the Firstgrain Rice Market Strategist newsletter. The lower ratio means smaller stockpiles.

“Rice production is projected at a new record,” the U.S. Department of Agriculture reported in May. But “consumption is forecast to surpass production for the third year in a row, drawing down stocks to the lowest since 2007-08.”

TIGHT INVENTORY ISN’T the only issue. Short positions in the futures markets by speculative traders hoping to profit from further drops in the price have grown dramatically. In late-May, the number of bearish hedge funds and other money managers was more than 300% larger than those betting on higher prices, according to data from the Commodity Futures Trading Commission. That’s up from 49% more speculative shorts than longs a year earlier.

Big short positions can be bullish for the price because sooner or later those short positions will need to be closed out. When that happens, the speculators must buy an equivalent number of contracts, and as they do, it’s likely that rice prices will rally.

There’s more: Hackett sees unusual weather harming crops. Specifically, he pinpoints a “super” El Niño weather system in the Pacific Ocean as a potential problem. It “has the potential to cause production setbacks at a time when buffer stocks do not exist to offset them,” he writes, pointing to the major rice-producing countries of India, Indonesia, and the Philippines as particularly vulnerable to crop difficulties.

El Niño tends to cause droughts in the summer and floods in the fall from typhoons in all three countries, which produce about a third of the world’s rice.

Low prices for rice and bad weather are also causing some U.S. growers to reduce their planting. Firstgrain estimates that the acreage for long-grain rice in the U.S. will drop 5% this year.

Rough rice for July, the most actively traded contract, recently traded at $9.945 a hundred pounds on the Chicago Board of Trade. 

8 Reasons to Take a New Shine to Gold (K. Tan, Barrons)

The formerly precious metal is in a slump, but could top $2000 over the next decade with Asia’s boom.

Gold should be ashamed of calling itself a precious metal these days. Since it peaked near $1,889 a troy ounce in August 2011, the price of gold has fallen almost 40% into a perennial bear market. This year alone, gold has underperformed stocks in China, Japan, Hong Kong, Taiwan, Korea, Australia, the U.S., Russia, Switzerland, Italy, Portugal, Ireland, Germany, Poland and Israel; government bonds of countries from China to Russia; the dollar, Swiss Francs, Picassos, Warhols, Rothkos, Manhattan real estate, cocoa, eggs, cotton, silver and – gasp – even lead! Like frankincense and myrrh, gold has been relegated to the heap of has-beens, overlooked by fast money chasing momentarily hotter assets.

So why is now the time to take a new shine to the old metal? Let us count the ways:

1) Once a hedge against market turmoil and inflation, gold has lost its calling in a world where stocks keep rising and inflation stays maddeningly meek. But Asia’s surging stock markets represent the last big reflation trade – where money managers snap up risky assets in anticipation of central bank easing, and which had paid off in markets including the U.S., Europe, Japan and China. But this popular playbook is now running out of pages, and if the volatility that has lately plagued currencies and bonds starts spilling over into stocks, then watch out.

2) Stocks have been a big – and logical – beneficiary of the trillions printed by global central banks, but valuations cannot climb indefinitely. How many indexes across the planet are already pushing record highs, even while economic growth remains middling? The MSCI World Index, for instance, already commands a price nearly 18.6 times what its components earned, while the Russell 2000 index of small U.S. stocks fetched 44 times.

3) While gold has gone nowhere over the past four years, the formerly precious metal seems to have found a floor near $1,200, with buyers stepping in each time prices slide below this threshold.

In addition, gold is a famously expensive metal to mine, and producers are unlikely to increase new supply until gold prices rally well above $1,200. All this helps limits the downside risk of adding gold at current levels, near $1,174.

4) Rising wages and purchasing power across Asia will improve the demand for gold, especially in tightly-regulated economies with under-developed financial systems where gold is still a store of wealth.

ANZ chief economist Warren Hogan and commodity strategist Victor Thianpiriya reckon that average gold demand amounts to just 0.70 grams per person among Asia’s emerging economies – half the per capita consumption of more developed countries. “Per capita gold demand in emerging economies of the Asia 10 has the potential to double as these countries become richer and more industrialized,” wrote Hogan and Thianpiriya, who expect gold demand among individuals and institutions to reach 5,000 tonnes per year by 2030, up from 2,500 tonnes recently. They see gold prices rising gradually and breaking through the $2,000 level within the next decade.

 

5) Central banks, especially those in emerging economies, will need to stockpile more gold to shore up confidence in their liberalized exchange rates. “If all central banks in the world were to hold at least 5% of their foreign exchange reserves as gold, this would require the purchase of almost 8,000 tonnes of gold,” argued Hogan and Thianpiriya. Emerging market central banks should remain net buyers of gold to bring their allocations more in line with developed countries’ – to the tune of about 75 tonnes a year, they added.

China, in particular, not only wants to establish the yuan as a global reserve currency, it wants to build Shanghai into a global hub for gold trading. Having supplanted South Africa as the biggest gold-producing nation, China is also the biggest importer of gold. Yet its share of global gold trading is still modest. Don’t be surprised if China’s central bank is buying up the country’s own domestic production, while also amassing gold from abroad.

6) Already, sentiment toward gold couldn’t get much worse. Once upon a time, gold bugs were as loud and as legion as Benedict Cumberbatch’s teenage fans. But Barron’s latest “Big Money Poll” showed a whopping 71% of money managers who said they’ve become bearish about gold, while the huddle of bulls shrank to just 29%.

Meanwhile, Newmont Mining ( NEM ), which mines the unloved and allegedly precious metal, quietly became the fourth best performing stock in the Standard & Poor’s 500, and has shimmied up 41% this year.

7) Of course, rising U.S. interest rates threatens to siphon money from assets including gold. But the prospect of rising real rates has become one of the longest drum rolls heard in the financial markets, and may already be amply factored into current prices.

Nearly 83% of the planet’s stock market cap recently is supported by zero interest rate policies, and more than half of all global government bonds still yield less than 1%, according to BofA Merrill Lynch. Even if U.S. rates were to climb spiritedly – a big “if” given the fragile state of global growth – rates from Europe to Japan won’t necessarily join the party.

8) Central bank largesse, quite arguably, has become the biggest driver of asset prices in recent years, but the bill for all this wanton money-printing will one day come due. Either central banks will eventually succeed in inflating prices, or the surplus liquidity and leverage will suck money from the economy’s productive sectors into its more speculative fads, and central banks will then have to wean us from the lavish stimuli. In either scenarios, gold benefits. And when that happens, some of what glitters just might be gold.

 

Los riesgos de votar a Podemos en Barcelona

Según las últimas encuestas disponibles -a sabiendas de que solo reflejan los intereses de quién las financia como es lógico- el escenario electoral en Barcelona está abierto entre dos candidatos diametralmente opuestos: Trias y Colau. Las opciones de Colau pasan, principalmente, porque cuente con el apoyo de otros partidos de izquierda, especialmente de ERC, del que no albergo ninguna duda que de darse este escenario, apoyaría la candidatura de la marca blanca del partido que lidera Joan Herrera. El escenario es francamente triste y desolador para una ciudad que justo ahora empieza a recoger los frutos de haber sabido mantener coherencia en el modelo y prudencia en las finanzas desde hace años y con independencia de las siglas políticas.

Es por eso que Barcelona ilustra de manera clara (y a pequeña escala) las desastrosas consecuencias políticas que se derivan de la incomprensión de los procesos de mercado y generación de riqueza que nos han traído hasta aquí. Por otra parte, ni CiU, ni PSC, ni en menor medida el PP, están sabiendo explicar y defender su modelo del que, en gran parte, deriva el gran bienestar que disfrutan hoy todos los barrios de Barcelona. Se da la absurda paradoja de que la ciudad condal, la ciudad más global de la península y también del arco mediterráneo, tiene entre sus alcaldables una persona que ha hecho de la lucha contra la globalización el laitmotiv de su vida. Paradojas del mundo líquido del que nos advierte Bauman.

Repasemos brevemente en qué consiste la situación ventajosa que disfruta Barcelona y que la convierte en una de las ciudades con mayor potencial de Europa en este nuevo siglo en donde las ciudades, y no los viejos “estados nación”, jugarán un papel más relevante en la creación de riqueza. De entrada, la mayoría de rankings sitúan a Barcelona como una de las mejores capitales europeas, normalmente tan solo por detrás de Londres, Paris o Berlín a la hora de juzgar el atractivo global de la que hoy es considerada la capital del mediterráneo. Barcelona es además, según el buscador de Internet Google, la tercera ciudad más fotografiada del mundo solo por detrás de Nueva York y Roma (obviamente) y goza de un gran posicionamiento global. Entre los numerosos activos de la ciudad, destaca su fino equilibrio entre mar y montaña, ocio y negocio, oferta cultural y gastronómica, historia y modernidad. Barcelona cuenta con dos de las mejores escuelas de negocios del continente, con uno de los clubs de fútbol globales más importantes (cuya alineación y colores son conocidos desde Lima a Pekín), el museo más importante dedicado a la figura de Picasso, un relato histórico ininterrumpido en sus calles que arranca con los fenicios y romanos, y la última catedral de la cristiandad diseñada, además, por el que probablemente sea uno de los mejores arquitectos de la historia y genio universal Antoni Gaudi. Esto sin contar la bendición de su clima y su privilegiada posición geoestratégia que le permite ser playa de entrada hacia Europa de todas las mercancías que llegan del emergente continente asiático.

No es de extrañar, pues, que Barcelona sea la ciudad más escogida por los estudiantes de las becas erasmus y que cada año reciba cerca de 8-9 millones de turistas al año. Una burrada.

Barcelona se presentó al mundo con los fantásticos Juegos de 1992 y desde entonces a sabido mantener un modelo claro y constante de ciudad mediterranea, abierta, a la vanguardia del diseño, con vocación europea, emprendedora y creativa. Los resultados saltan a la vista y se han visto recompensados, por ejemplo, con el World Mobile Congress, el mayor y seguramente más importante congreso sectorial global del mundo que desde hace años, y gracias al buen hacer de los alcaldes socialistas y los grupos que les han facilitado la tarea, se celebra en Barcelona con un impacto social y económico imposible de estimar.

Además de estas gracias, muchas de ellas fruto de la suerte y de los caprichos del destino, lo cierto es que los diferentes alcaldes (Clos, Hereu y luego Trias) que han tenido la difícil tarea de mantener el legado heredado lo han hecho -pese a que siempre se cometen errores- francamente bien; sobretodo si se compara el desempeño del consistorio condal con otras ciudades importantes españolas, y muy especialmente con Madrid. A la vista están las cifras: el consistorio, incluso en el momento de máxima estrechez de las finanzas públicas, paga a 30 días a todos sus proveedores (financiando incluso a la Generalitat, un grave error y agravío a los barceloneses, todo sea dicho de paso), y de un presupuesto cercano a los 2.000 millones de euros, el ayuntamiento dispone de cerca de 500 millones anuales para nuevas inversiones, lo que permite tener la ciudad limpia y cuidada y con unos equipamientos francamente buenos.

Así pues, ¿es razonable plantearse votar la alternativa neoconunista de Podemos Barcelona? En mi opinión, sería un error trágico al poner el peligro un modelo que, justo ahora, empieza a dar sus frutos y un posicionamiento que hay que seguir trabajando para que Barcelona saque el máximo provecho en este nuevo siglo en el que, como decía, laas ciudades marcaran el ritmo de la economía global y en donde la ciudad de los prodigios parte en situación de ventaja.

La pregunta, por tanto, es: ¿cómo es posible que la gente se plantee si quiera votar a una candidata como Ada Colau? Una primera explicación es simple. Como pasa siempre, los sistemas no caen por la solvencia y solidez de los planteamientos de los bárbaros que los atacan, sino por el descuido y desidia de quienes deberían defenderlos. Si nos fijamos en España, PP-PSOE tienen dificultades en defender lo ciertamente conseguido porque esto se ha diluido por la crisis económica que también ha dejado al descubierto la fragilidad de muchas de nuestras aún jóvenes instituciones democráticas, todas ellas salpicadas con casos de corrupción y abusos. Esto, además, queda amplificado por el altavoz del “mass media” español, en general muy poco formado y con muy poco criterio económico, a quién cualquier caso de corrupción suministra horas y horas de contenido -en una gran mayoría puramente banal y morboso- con el que generar audiencias a un coste muy bajo.

Dejando esto al margen, el caso de Barcelona es más dramático por que, en general, el “sistema” (por entrar en los absurdos términos en los que se nos presenta el debate) ha actuado con responsabilidad durante los años de borrachera crediticia, no cometiendo abusos y ha dejado un balance equilibrado que hoy, como decía, permite a la ciudad disponer de una muy ventajosa posición de salida para competir a nivel global como una de las mejores y más sólidas y completas ciudades europeas. Una ciudad abierta y libre.

Sin embargo, desde las principales tribunas donde se debería de estar defendiendo estos mensajes de manera constante para ilusionar al votante sobre las infinitas posibilidades que implica ya la marca Barcelona, tenemos como respuesta el silencio. Cuando solo la izquierda, en este caso Ada Colau, es la que habla, manipula, distorsiona, victimiza y lanza fuegos de artificio para atontar a la masa (ya de por si predispuesta a que le digan que sus males son culpa de otros), es evidente que esta monopoliza el debate. La campaña se convierte en un monólogo absurdo y de muy mal gusto en un momento en que los barceloneses nos jugamos mucho.

Colau pertenece a la izquierda rencorosa que parece que muchas veces sacrificaría que los problemas sociales que tanto dicen defender se solucionasen con tal de conquistar el poder. Lo que es, en humilde opinión de quién escribe, el principal motivo de existir de la formación de Colau, y resulta extensivo al holding de socialismo-bolivariano siglo XXI llamado Podemos del que cuelga. Conquistar el poder a toda costa, da igual que para ello, la campaña a la alcaldía de Barcelona se centre en críticas a Esperanza Aguirre que se presenta en Madrid no en Barcelona.

Parece que todo valga pero no debiera debiera de ser así. Al igual que uno no puede estar obsesionado con ganar dinero a toda costa, sino que este es la consecuencia natural de hacer las cosas bien; lo mismo sucede con el poder político que siempre debería de ser una consecuencia de mantener una coherencia y firmeza con respecto a unas ideas y principios que, para una mayoría de la población en un momento determinado son vistas como las más solventes para dar solución a los problemas que se plantean. Nada de esto parece importar un rábano a Colau para quién lo único importante (igual que sucede con el megalómano de Pablo Iglesias) es “fer fora a Trias, i desprès ja veurem.” Y muchos picando en esta trampa de discurso fácil que todo lo arregla con el “quítate tu que me pongo yo.”

Los medios, a todo esto, ni una pregunta incómoda a la candidata Colau. Todo deformación y propaganda. da igual que no se tenga experiencia, que la realidad de Barcelona niegue la visión negra que ofrece la franquicia de Podemos en Barcelona. Todo suave. Demandamos dureza y transparencia con nuestros políticos pero a la hora de la verdad nada de nada. Demandamos políticos con nivel y experiencia, y la hora de la vedad aupamos a gentes como Colau que reconoce que no sabe leer un balance y que lo único que ha echo en la vida es “protestas sociales”. John Locke dejó escrita una frase fantástica: “no men knowledge goes beyond his own experience.” De hecho, a parte de los nefastos planteamientos de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH), queue en el mejor de los casos atenúan síntomas agravando aún más las causas (al suponer una patada a los riñones de nuestro maltrecho Estado de derecho, pero este será otro artículo), Colau tiene un amplio pasado como dirigente y líder de protestas altermundistas y antiglobalización que llevó a la hoy alacaldable a agredir el consulado suizo de Barcelona en 2002. ¿Qué modelo de ciudad podemos esperar de alguien que no comulga con la libertad creciente a nivel global? Y de nuevo: ¿Por qué ningún medio pregunta por estos temas a la nefasta candidata y solo saben reirle las gracias?

Colau, y el resto de líderes de Podemos, basan su estrategia en deformar la realidad hasta presentar una Barcelona cuyo estado de pobreza y desigualdad suponen similar al de la franja de Gaza. Al mismo tiempo, se esfuerzan en señalar como las bolsas de pobreza y exclusión -que por desgracia siempre las hay- con la corrupción, dicen, sistemática en una sociedad, y concluye ahí su argumentario, que pide un cambio democrático. Lo del cambio democrático duele a los oídos. En los últimos actos de campaña de la formación hablan de “Primavera democrática”, como si Barcelona fuese Yemen o Siria. ¿Estamos todos atontados que nadie dice nada?

Siempre hay que desconfiar de esta actitud obsesiva con el poder como hay que desconfiar de quién solo piensa en ganar dinero. El dinero, como el poder, no son un fin como piensa la Sra. Colau sino un medio para conseguir fines más altos: la libertad y el progreso del hombre. De este modo, las personas ricas lo son consecuencia de haber hecho las cosas bien, de tener unos buenos volares de trabajo, honestidad, responsabilidad, etc. Uno puede enriquecerse por otros caminos pero en un orden social liberal no lo podrá ser por mucho tiempo porqué vendrá alguien que lo hará mejor y ocupará su lugar. Solo el Estado y el poder político arbitrario pueden proteger a un rico que no “merezca” serlo. Por su parte la conquista del poder político, debe ser el resultado del debate libre de las ideas en donde uno en política propone y defiende los valores y principios que crea más beneficiosos para el conjunto… y a partir de ahí el electorado libremente decidirá si en efecto son estos u otros los mejores para hacer frente a los retos que surgen en cada sociedad y generación. Colau, como Iglesias, quieren merendarse la cena con el único argumento de pretender desdibujar un escenario de inmoralidad de no ganar ellos.

Lo que no entiende Colau, ni por supuesto el resto de “podemitas” anti-sistema, anti-globalización y anti-capitalistas, es que no todos nos enriquecemos igual: ni al mismo tiempo ni a la misma velocidad. Por añaduría, estas diferencias a la hora de progresar son menores precisamente en aquellas sociedades que gozan de un mayor grado de libertad, donde el entramado institucional es más sólido, y los derechos de propiedad están mejor asignados y protegidos. En el caso de Barcelona basta ver la evolución de algunos de sus barrios más humildes de la ciudad como el Carmelo o Nou Barris. Hoy disfrutan de zonas ajardinadas, avenidas, tiendas, trasporte público y conexión rápida con el resto de la ciudad y de donde se progresa simplemente ejercitando la voluntad, cuando hace tan solo tres décadas eran zonas lúgubres, poco conectadas con el resto de la ciudad y caldos de cultivos perfectos para la marginalidad y violencia (basta leer alguna novela de Eduardo Mendoza ambientada en estos barrios y compararlo con la estampa que ofrecen hoy en día). Insisto, difícilmente erradicaremos la pobreza en su totalidad, pero el progreso conseguido estos últimos años hemos de juzgarlo como un gran éxito y seguirá si mentenemos el rumbo.

Esta tendencia corre el peligro de estancarse, incluso revertirse, de aplicar las nefastas tesis colectivistas e intervencionistas de Colau/Podemos cuya principal consecuencia es el empobrecimiento de las sociedades, primero y especialmente en aquellos grupos que menos tienen. O entendermos la naturaleza de los hombres y el funcionamiento de las instituciones humanas o estamos condenados en caer en las trampas dirigistas y colectivistas que tantos horrores crearon durante el siglo XX y que ahora Colau/Iglesias nos quiere hacer tragar con otro disfraz.

El populismo es la melodía de las sirenas de Ulisses, una trampa que nos confunde y nos hace disparar contra el bando amigo, debilantando aún más nuestras frágiles instituciones democráticos. El populismo es un disfraz sobre el que pretende esconderse este nuevo neocomunismo que, con el pretexto de ayudar a los pobres amenaza la libertad, la propiedad y la ley, nos empuja por un barrizal del que luego es muy difícil salirse, y nos aleja del ideal de esa Europa de las ideas que hoy nos aparece más desdibujado que nunca.

En nuestra mano esta el actuar con responsabilidad y no dejarnos llevar por nuestros instintos más bajos y primarios. Tenemos problemas muy serios y graves y necesitamos personas series y capaces para hacerles frente. Votar Colau es beber arena y quedarse con aún más sed. De todos depende seguir trabajando por construir una Barcelona más rica, justa y prospera, o enviarlo todo al garete.

Competencia supranacional (via Libremercado)

El nuestro es un tiempo de cambio, turbulencia y configuración de nuevas normas. También, o quizás deberíamos decir especialmente, en el ámbito de la geopolítica. La caída del Muro del Berlín le hizo pensar a más de uno, al menos por unos instantes, que, por fin, los dolores de cabeza con respecto a la política exterior podrían quedar en un segundo plano. Hoy, más de uno añora los tiempos en donde solo había dos colores y las cosas eran mucho menos ambiguas.

La noticia de que China iba a liderar un nuevo banco para impulsar el desarrollo de infraestructuras ha cogido a los americanos con el paso cambiado. El nuevo Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (BAII) se ha dotado de 50.000 millones de dólares y ha contado con un soporte ciertamente amplio, con la participación de importantes países europeos, como Reino Unido, Francia, Alemania o la propia España. La gran cuestión en la que, de momento, ha girado el debate ha sido, precisamente, el desalentar la iniciativa por diversos motivos.

En primer lugar, arguyen, sobre todo, los americanos, por qué supone un cierto solape con respecto a las instituciones ya existentes, como el Banco Asiático para el Desarrollo o el propio Banco Mundial. Por otro lado, se ha puesto en entredicho la capacidad de China para llevar a cabo inversiones de esta magnitud en base a sus estándares.

Desde la parte china, por su parte, se ha replicado que la nueva iniciativa no quiere construirse de espaldas a los proyectos ya en marcha y consideran el BAII una institución complementaria. Asimismo, Pekín arguye que el Banco Mundial u otros organismos servirán de puntos de referencia para el nuevo banco, cuyo objetivo es emular los aspectos positivos de las instituciones ya existentes y mejorar aquellas áreas donde haya margen de mejora. En definitiva, el rearme chino empieza a suponer también una dura competencia -como ya lo ha sido en la mayoría de mercados industriales- en la esfera geopolítica y de influencia global.

No seré yo quien defienda a China ni lo contrario, pero lo cierto es que resulta un tanto iluso hacerse el sorprendido ante los planes de los nuevos mandarines. Primero, porque ha sido Occidente la que desde hace tiempo ha pedido al gigante asiático que reforzase su implicación en los asuntos globales. Dicho esto, tampoco es extraño que los chinos, y simplemente siguiendo una lógica económica y demográfica, aceptasen de buen grado participar de las instituciones existentes (FMI y BM), donde las cuotas de poder están repartidas y bien repartidas entre Estados Unidos y los socios europeos.

¿Alguien cree que Estados Unidos iba a renunciar a su prerrogativa de nombrar al presidente del Banco Mundial? Como estamos viendo también en el ámbito local, la velocidad de los cambios económicos, sociales y políticos está siendo muy grande y el escenario en el que las instituciones se acomodan al nuevo entorno y se regeneran de manera endógena parece ser siempre el menos probable.

China acumula tres décadas de rearme económico. Simplemente por pura lógica demográfica era solo cuestión de tiempo que lo que lleva siendo años una realidad económica palpable se fuese trasladando con igual intensidad en la esfera política. Así ha sido. Hoy preocupa que China utilice el BAII -también otros mecanismos y nuevas instituciones como el Nuevo Banco de Desarrollo impulsado por los BRICS- para extender su área de influencia global.

¿Ayudará al desarrollo asiático?

Lo cierto es que lo que hoy están haciendo los chinos no es muy diferente de lo que practicaron los americanos a partir de la Segunda Guerra Mundial. China es ya una pieza fundamental en el tablero de ajedrez global. Sus reformas económicas han permitido la convergencia en muchos ámbitos con los países desarrollados, aunque, ciertamente, de manera muy sui generis y a partir de una base de pensamiento y valores muy distinta. Sin embargo, parece lógico pensar que China debe de tener margen para proponer nuevas alternativas y formular su propio planteamiento político.

Digo esto porque el aspecto que más me preocupa es el sustantivo, sobre si la iniciativa china puede o no ser útil. En mi anterior tribuna ya señalé que la gran característica del nuevo orden mundial es la existencia de modelos alternativos. Reconocer la variedad de alternativas no significa caer en la relatividad moral. Pero lo que sí es cierto es que estos modelos merecen ser testados y sometidos al proceso competitivo de prueba y error. Solo mediante la competencia, también en el terreno de las instituciones supranacionales, podremos saber qué alternativas funcionan y cuáles no.

Por eso la pregunta pertinente es: ¿ayudará el planteamiento del nuevo BAII al desarrollo asiático? Esta pregunta aún no la podemos contestar porque la información sobre los planes de desarrollo e inversión del nuevo banco no se han dado a conocer, pero sí podemos reflexionar sobre el plano teórico. Cualquiera que se haya tropezado alguna vez con un buen libro de economía sabrá que el determinante clave para el progreso de un país en el largo plazo lo encontramos en la calidad de sus instituciones.

Éstas, además, son un reflejo complejísimo del nivel general, educación, evolución histórica y cultura de sus gentes. En muchos países desarrollados, sin ir más lejos China, el problema para avanzar en el crecimiento y el bienestar no es tanto la falta de infraestructuras como lafragilidad de las instituciones políticas, jurídicas, sociales y económicas. Hago esta reflexión previa porque es importante subrayar que los problemas del mundo -pese a lo que constantemente se nos recuerda por los principales “mass media”- no se arreglan con enormes cantidades de dinero, sino con buenas ideas. Es decir, ideas que repercutan en mejores y más sólidas instituciones.

En este sentido, el economista Kenneth Rogoff, buen conocedor de los entresijos del Viejo Orden de Bretton Woods por proximidad, señala que la gran contribución del Banco Mundial a lo largo de estos años ha sido más de asesoramiento técnico a la hora de acometer inversiones o asesorar en préstamos y créditos entre varios países para impulsar el crecimiento que no los miles de millones de dólares repartidos por el mundo durante este mismo periodo.

El momento actual, en donde abunda la liquidez, vendría a ahondar en esta tesis por la cual la primera preocupación de la élite china debiera ser dotar al nuevo organismo de unos mecanismos y modelo de gestión que permitan compartir experiencias entre los países miembros y en donde los emergentes se beneficien de los consejos de los desarrollados. Sin ir más lejos: ¿cómo pueden los países del sudeste asiático aprender de la experiencia de España y su política de inversiones en trenes de alta velocidad y aeropuertos?

En definitiva, se trata de que también en la esfera supranacional los nuevos liderazgos incorporen elementos 2.0. como la creatividad, la inventiva o el pragmatismo, y hagan gala del viejo aforismo de que a uno no le pagan por lo que hace, sino por lo que sabe.