Tag Archives: Austrian economics

Faking it. Excerpted from Elliott Management’s Paul Singer letter to investors.

Nobody knows when reality will overtake the rhetoric, lies, phony statistics, wishful thinking, fake prices and tiresome poseurs pretending to be world leaders. The situation is universal, a consequence of incompetent leaders and careless (or ignorant) citizenry. Global problems are continuing to mount, along with the risk that the consequences of years of bad policies and inept leadership compound (as sometimes happens) in a short window of time. Let us start by unpacking some current examples of fakery, and then try to explore the consequences.

Monetary policy.

Either out of ideology or incompetence, all major developed governments have given up (did they ever really try?) attempting to use solid, fundamental policies to create sustainable, strong growth in output, incomes, innovation, entrepreneurship and good jobs.The policies that are needed (in the areas of tax, regulatory, labor, education and training, energy, rule of law, and trade) are not unknown, nor are they too complicated for even the most simple-minded politician to understand. But in most developed countries, there is and has been complete policy paralysis on the growth-generation side, as elected officials have delegated the entirety of the task to central bankers.

For their part, the central bankers are proud and delighted to be providing the primary support for the global economy. Their training for this role took place in the decades before the 2008 financial crisis, when central bankers (led by “The Maestro,” Alan Greenspan) “deftly” headed off crisis after crisis. These policy responses “worked,” we were told, and they promised a new era of fine-tuning, moderation in markets and complete control of the economy by central bankers. The words in quotes are meant to be ironic, of course, because in fact, the Federal Reserve Board’s moves disguised hidden – but serious and real – future costs, which came due in 2008. The ensuing crisis introduced the term “moral hazard” (not meant to be ironic) into the mainstream, meaning that risks were taken by financial institutions and others seeking private reward, while the costs of the risks were borne primarily by the taxpayers. Central bank manipulation of prices and risk taking has become the norm over the last six years, because it is so hard for investors to see the downside. QE and ZIRP have been “free,” as far as most people are concerned, in terms of stability, asset price and economic growth, and economic recovery. “Free” in this context means devoid of future countervailing negative consequences. Unfortunately, this particular magic bullet is illusory – the negative consequences are in the early stages of revealing themselves.

Among the worst consequences of the delegation of responsibility from political leaders to central bankers has been the increasing arrogance of the latter group and their inability to understand the rapidly evolving nature of the world’s major financial institutions. Prior to the crisis, central bankers were unable to understand the risks that were building up in the global financial system and the economy. They did not see the 2008 collapse coming, nor did they perceive how fragile the system had become, or that the major financial institutions had become the largest and most leveraged hedge funds on earth.

This lapse was a catastrophic error, not just of execution but also of theory and structure. During the 2008 crisis, the central bankers (rightly) applied standard (more or less) responses to financial collapse (flooding the system with liquidity and reducing interest rates), which of course truncated the crisis and stabilized the system. But their inability to understand the financial system, or to take responsibility for their massive failures in causing/allowing the crisis to occur, has resulted in a seriously deficient economic recovery phase. Central bankers do not understand that it was their tinkering, manipulation, bailouts and false confidence that encouraged and enabled the insanity that led to the fragility and collapse. Partially as a result of that misunderstanding, the developed world has doubled down on the same policies, feeding the central bankers’ supreme self-confidence. Political leaders have been content to stand aside and watch the central bankers do their seemingly magical and magnificent work.

The believers in the wisdom of this central-banker-centric economic world have been crowing and gloating that those (like us) who have raised concerns about the risks posed by the post-crisis, monetary-dominated policy mix (inflation, distortions, growing inequality, lower growth) are just “wrong” and should apologize for a “massive error.” This, shall we say,“Krugmanization” of a substantial portion of the economics profession and punditocracy is in its triumphalist phase, and whether its smug non-stop “victory lap” ultimately represents an embarrassing high-water mark is for subsequent events to reveal.

However, let us look at the policies that have been implemented post-crisis (in the absence of the kind of solid pro-growth policies that we and others have been advocating) and compare them to the policies that were in place during the run-up to the 2008 crisis.

  • Pre-crisis, the Fed funds rate was 1% for 2-1/2 years. There was no asset buying by the central bank (QE), but the persistently low Fed funds rate fueled bubbles in leverage, real estate and structured products. The balance sheets and derivatives books of financial institutions went from crazy to colossally insane. 
  • Following the crisis, the Fed funds rate has been effectively zero for six years, and QE has put several trillion dollars of government and mortgage debt on the books of the world’s major central banks. Indeed, a substantial portion of government spending in the past six years has been “financed” by QE. If the gibberish that passes for explanations of why this is not just money printing makes sense to you, then please give us a call so we can be educated. The explanation makes no sense to us.

ZIRP has allowed insolvent corporations to issue debt at almost no premium to government bond rates. Companies that should be shuttered or taken over and chopped up are instead able to pursue projects that should never have seen the light of day, and to create fake demand that essentially borrows growth (and jobs) from the future.

A good deal of the economic and jobs growth post-crisis is false growth, with little chance of being sustainable and self-reinforcing. It is based on fake money conjured by the Fed to buy assets at fake prices.What happens when interest rates are normalized and QE stops (and reverses) globally is a question that nobody wants to contemplate. The financial system is fragile, still ultra-leveraged and reliant upon a continuation of superlow interest rates. Thus, the appearance of stability and low volatility is also illusory.

Government economic data.

Some of the most important government data is unreliable, starting with inflation. Reported real GDP growth has been in the 2% annualized range for the last few years. The 4% annualized real growth rate reported for the second quarter of 2014 only reversed the terrible first quarter numbers, so year-over-year growth was still only in the 2% range for the twelve months ended June 30, 2014. Only if third and fourth quarter real GDP growth reaches 3% or higher, and only if that rate persists next year, will it be fair to say that the U.S. economy has finally recovered from the crisis (six tough years later).

But regardless of the purported results for the rest of 2014 and into 2015, all of the reported growth numbers are too high, because the official inflation number is too low. Over a long period of time, these figures have become politicized, always in the direction of under-reporting inflation.Constant repetition has resulted in most policymakers and economists now just accepting the adjustments and tricks that have become part of the reporting culture. From the notion that there is “core” and “non-core” inflation; to ignoring house prices and using “rental equivalence”; to “hedonic adjustments” according to which, if your computer is “better” than last year’s, then you should subtract an amount from the actual price every year to reflect that improvement, even though it is subjective and not really quantifiable; to a handful of other nonsensical adjustments, inflation is understated.Inflation is also distorted by the increasing gap between the spending basket of the well-off and that of the middle class (check out London, Manhattan, Aspen and East Hampton real estate prices, as well as high-end art prices, to see what the leading edge of hyperinflation could look like).

Said differently, inflation is the degradation of the value of money. Money has no meaning beyond the value of the real things for which it can be exchanged. The inventions and tools of modern finance have made things look really complicated, but stripping inflation to its essence is critical to understanding what is real and what is false. The inflation that has infected asset prices is not to be ignored just because the middleclass spending bucket is not rising in price at the same rates as high-end real estate, stocks, bonds, art and other things that benefit from QE and ZIRP. Money is losing value in those areas. This is inflation, plain and simple. If and when the situation gets to be Argentina-like, with generalized increases across the entire spending spectrum, it will be clear to everyone. In the meantime, sadly, policymakers do not recognize the reality of the peculiar and sectoral inflation, in some cases massive and growing, that has been caused by money printing and bad policy.

Even apart from rising prices in high-end goods, all of this suggests that CPI inflation is being understated by some unknowable amount, which we estimate is between 1/2% and 1% per year. This is a big difference in a 2% or 2-1/2% per year reported real GDP growth environment. Middle class citizens who are paying more at the supermarket and for college tuition and for many other goods and services feel that inflation is higher than reported, but they lack access to reliable data. The well-off think that it is their exquisite good choices that enable them to sell their overpriced $10 million co-op apartment and buy a $20 million overpriced Hamptons beach home. Neither group is coming to grips with the insidious and tricky nature of modern inflation, and the government just uses its tone of complete confidence to ignore what citizens see with their own eyes.

Unemployment figures are also a source of faulty or misleading data. The headline currently reported unemployment rate of 5.9% is deeply misleading. A 35-year low in the workforce participation rate, a policy-driven transition from full-time to part-time jobs, and the transition from high-paying jobs to relatively low-paying service jobs, all combine to make the headline rate a poor measure of employment health. Support for our statement is provided by the data on real wages, which have been stagnant during the entire post-crisis period.These figures for trends in real wages avoid the distortions we have described above, and are consonant with the polling numbers which show that Americans believe their country is on the wrong track and that the future prospects for themselves and their children are poor.

Deleveraging.

The 16th Geneva Report on the World Economy (published in September of this year by the Centre for Economic Policy Research) says that the total burden of global non-financial debt, private and public, has risen from 60% of national income in 2001 to almost 200% after the crisis in 2009 and to 215% in 2013. Contrary to widely held beliefs, the world’s leading governments and financial institutions have not yet begun to de-lever, and the global debt-to-GDP ratio is still growing to record highs, even before taking into account entitlement programs.

*  *  *

Nobody can predict how long governments can get away with fake growth, fake money, fake financial stability, fake jobs, fake inflation numbers and fake income growth. Our feeling is that confidence, especially when it is unjustified, is quite a thin veneer. When confidence is lost, that loss can be severe, sudden and simultaneous across a number of markets and sectors.

Advertisements

Do we need the Fed? by Ron Paul

Stocks rose Wednesday following the Federal Reserve’s announcement of the first interest rate increase since 2006. However, stocks fell just two days later. One reason the positive reaction to the Fed’s announcement did not last long is that the Fed seems to lack confidence in the economy and is unsure what policies it should adopt in the future.

At her Wednesday press conference, Federal Reserve Chair Janet Yellen acknowledged continuing “cyclical weakness” in the job market. She also suggested that future rate increases are likely to be as small, or even smaller, then Wednesday’s. However, she also expressed concerns over increasing inflation, which suggests the Fed may be open to bigger rate increases.

Many investors and those who rely on interest from savings for a substantial part of their income cheered the increase. However, others expressed concern that even this small rate increase will weaken the already fragile job market.

These critics echo the claims of many economists and economic historians who blame past economic crises, including the Great Depression, on ill-timed money tightening by the Fed. While the Federal Reserve is responsible for our boom-bust economy, recessions and depressions are not caused by tight monetary policy. Instead, the real cause of economic crisis is the loose money policies that precede the Fed’s tightening.

When the Fed floods the market with artificially created money, it lowers the interest rates, which are the price of money. As the price of money, interest rates send signals to businesses and investors regarding the wisdom of making certain types of investments. When the rates are artificially lowered by the Fed instead of naturally lowered by the market, businesses and investors receive distorted signals. The result is over-investment in certain sectors of the economy, such as housing.

This creates the temporary illusion of prosperity. However, since the boom is rooted in the Fed’s manipulation of the interest rates, eventually the bubble will burst and the economy will slide into recession. While the Federal Reserve may tighten the money supply before an economic downturn, the tightening is simply a futile attempt to control the inflation resulting from the Fed’s earlier increases in the money supply.

After the bubble inevitably bursts, the Federal Reserve will inevitability try to revive the economy via new money creation, which starts the whole boom-bust cycle all over again. The only way to avoid future crashes is for the Fed to stop creating inflation and bubbles.

Some economists and policy makers claim that the way to stop the Federal Reserve from causing economic chaos is not to end the Fed but to force the Fed to adopt a “rules-based” monetary policy. Adopting rules-based monetary policy may seem like an improvement, but, because it still allows a secretive central bank to manipulate the money supply, it will still result in Fed-created booms and busts.

The only way to restore economic stability and avoid a major economic crisis is to end the Fed, or at least allow Americans to use alterative currencies. Fortunately, more Americans than ever are studying Austrian economics and working to change our monetary system.

Thanks to the efforts of this growing anti-Fed movement, Audit the Fed had twice passed the House of Representatives, and the Senate is scheduled to vote on it on January 12. Auditing the Fed, so the American people can finally learn the full truth about the Fed’s operations, is an important first step in restoring a sound monetary policy. Hopefully, the Senate will take that step and pass Audit the Fed in January.

Notas sobre economía y política española

La racionalidad en la deuda pública es una fuente de fuerza y seguridad. Para ello, el crédito público debe usarse lo menos posible […], hay que evitar las situaciones en las que se acumule la deuda, rehuyendo partidas de gasto, haciendo frente a nuestros gastos por nuestro esfuerzo vigoroso en tiempos de paz, para no de forma irresponsable pasar a la posteridad la carga de la deuda que deberíamos haber hecho frente nosotros mismos. 

George Washington

Al margen de la lectura política, el último debate sobre el Estado de la Nación tuvo un trasfondo básicamente económico. España presenta un cuadro de crecimiento y creación de empleo de seis años consecutivos de penurias. Sin entrar en discusiones políticas, parece un buen momento para señalar algunos puntos sobre el estado de la economía española.

Primero, tanto los indicadores de actividad como de empleo son positivos. En todos los sectores, incluida la construcción, se observan cambios de tendencia que señalan que previsiblemente la crisis ha tocado fondo. Para el primer trimestre de 2015, el crecimiento intertrimestral podría acelerarse hasta el 0,8-0,9%. En 2015, mi estimación es que la economía española crezca un 3% anual.

Aunque la inflación está en terreno negativo (-1,3% en enero), cosa que obsesiona a muchos, lo cierto es que resulta engañoso hablar de deflación cuando las expectativas de los agentes económicos son positivas como reflejan los indicadores de inversión y consumo. Con un petróleo que previsiblemente oscilará por debajo de los 65 dólares durante todo el año, es de esperar un ajuste sensible a la baja del IPC lo que, a juicio de este analista, es positivo al facilitar el ajuste de la economía española.

Los salarios siguen subiendo con moderación (por debajo del 0,6% que establecen los convenios). Este es el principal elemento, junto con la reforma laboral que ha permitido reducir el umbral de crecimiento a partir del cual la economía genera empleo, que explica el buen comportamiento del mercado laboral dadas las circunstancias y las grandes limitaciones de nuestro entramado institucional en temas de empleo. Si como decíamos, se mantiene una moderada caída en los precios, una subida moderada de los salarios facilita mantener ganancias de competitividad con respecto nuestros competidores de la zona euro sin que esto conlleve pérdidas sustanciales en el poder adquisitivo.

Para los dos próximos ejercicios, una rebaja en la presión fiscal sobre el factor trabajo es el último gran elemento que ha de facilitar la actividad económica y la absorción del desempleo. Urge rebajar las cotizaciones sociales sobre el empleo que, con excepción de Francia, son las más elevadas de la Unión Monetaria. Los trabajadores ya han cumplido con su parte al ajustar duramente sus salarios, ahora le toca a la Hacienda pública ayudar a ganar competitividad.

Un elemento sobre el que estar atentos en 2015 es la balanza por cuenta corriente. Durante los años 2000-2007 fue la gran ignorada pese a ser un termómetro muy fiable para medir la fragilidad o solidez del crecimiento. En 2014 cerraremos el año en equilibrio, y en 2015, pese al repunte de las importaciones, ineluctable después de seis años de contención del gasto, el más que previsible buen comportamiento del turismo, hace prever que España cierre el ejercicio 2015 con un ligero superávit. Pero se trata de un equilibrio frágil.

Es importante mantener monitorizado el sector exportador, prueba del algodón de la competitividad de nuestra economía, y ser conscientes de que sería una imprudencia que el Gobierno “delegase” a la coyuntura (que por definición no controla) nuestra recuperación. La agenda reformista debe mantenerse pese al complejo calendario electoral, y esta ha de ir encaminada hacer los mercados más libres, dinámicos y competitivos, el tiempo que las barreras administrativas, burocráticas y fiscales a la actividad económica se reducen.

Son muchas las voces que ahora se alzan para reclamar ambiciosos planes de gasto para que el tejido productivo español se modernice, sea más innovador o gaste más en I+D. El conjunto de este planteamiento, que incluye recetarios “mágicos” de todo tipo, es un error y, al contrario de lo que pretende, entorpece el camino de salida de la crisis. España, con una tasa de paro superior al 23%, pese a una muy baja tasa de actividad en comparación con otros países de su entorno, dista mucho de haber realizado aún un ajuste completo de su economía que le permita mutar sustancialmente de piel. Es importante remarcar que España tendrá el tejido empresarial que quiera que tenga los empresarios españoles. Cualquier intento de planificar “desde arriba” la economía es engañoso, falaz y pernicioso al sembrar la idea en la ciudadanía de que la política puede hacer más por solucionar los problemas de lo que realmente es capaz de conseguir en la práctica. Hay que ser conscientes de que a lo máximo que puede aspirar el sector público con respecto al privado es entorpecer lo menos posible y para conseguir eso la única vía es suponer la menor carga fiscal posible y salvaguardar los principios básicos de un Estado de derecho.

Las prioridades de la economía española han de seguir siendo recuperar competitividad, ajustando los excesos del pasado de la forma más acompasada y justa posible, al tiempo que se reducen los elevados volúmenes de deuda público/privada en un proceso de despalancamiento que aún se prolongará varios ejercicios (previsiblemente hasta 2018). Para facilitar este ineluctable ajuste, el sector público tiene que favorecer, insisto, reformas que aminoren las partidas de gasto público estructural y que permitan realizar rebajas fiscales significativas a las familias y las empresas. De esta forma, los agentes económicos ven mejoradas sus expectativas de futuro y ven como su renta disponible se incrementa lo que aumenta el colchón de estos para dar servicio a la deuda.

Solo reduciendo el binomio deuda/gasto el sector público liberará recursos disponibles para que el sector privado pueda recapitalizarse de manera rápida y estructural. Huelga decir que innovar más o contar con un tejido productivo más sofisticado y de mayor valor añadido no es algo que se pueda imponer “desde arriba” o mediante recetas mágicas como las que hemos escuchado desde diferentes tribunas (último caso con el programa económico de Ciudadanos). Por el contrario, es la consecuencia lógica de los procesos de merado cuando los derechos de propiedad están bien asignados y debidamente protegidos. El marco de incentivos que se genera de manera espontánea en los estados de derecho es lo que permite a las economías desarrolladas (capitalizadas) acometer procesos de inversión y empresas cada vez más sofisticadas, innovadoras y de mayor envergadura. Para ello es imprescindible, con carácter previo, contar con una sociedad capitalizada, en donde sus familias y empresas puedan ahorrar.

Ahorro y capital son dos palabras severamente castigadas en España lo que constituye el motivo esencial de la precariedad de nuestro mercado laboral: los políticos han desincentivado enormemente el ahorro de las familias y empresas al tiempo que con una elevada fiscalidad sobre el trabajo y el capital imposibilitan que los jóvenes o las familias de menores ingresos puedan ahorras. Por su parte, los intelectuales mayoritariamente simplifican el análisis a recetarios infantiles y propuestas de corte positivista que, lejos de solventar los problemas, suponen a la larga una carga fiscal añadida para la ya de por si sufrido tejido productivo.

Con todo, las propuestas presentadas por el Presidente del ejecutivo durante el pasado debate sobre el Estado de la Nación avanzan, tímidamente pero avanzan, en la buena dirección. Al margen de las medidas de bonificaciones y cheques (típicas en año electoral y que este analista no comparte, aunque son el mal menor), el Gobierno haría bien en no confiar la recuperación a una coyuntura ciertamente favorable y proseguir con el calendario de reformas que en muchas áreas tiene serios déficits que nos alejan de una convergencia real con Europa.

El principal elemento que amenaza la prosperidad de los dos próximos años es la política y los medios de comunicación. Tanto desde posturas socialdemócratas, como desde nuevos focos tecnocráticos con “pócimas crece pelo” o directamente desde el populismo de la extrema izquierda, se repiten los mismos mantras de manera continuada lo que ha generado un estado en la opinión pública y publicada que en el mejor de los casos nos lleva a un estancamiento económico perpetúo. En suma, se ha generado la idea errónea de que la crisis es una especie de contienda bélica, con buenos y malos, ganadores y perdedores, al tiempo que se ha generado una visión excesivamente negra y apocalíptica, de fin de régimen, que no atiende, a juicio de este analista, a la verdad. La crisis ha hecho ver las vergüenzas de un sector público que durante los años de vino y rosas tapo sus ineficiencias con los estímulos de liquidez constante. Hasta cierto punto normal que un entramado institucional aún joven y frágil se haya visto superado por el tsunami de liquidez que paso por España entre 2000 y 2007 con tasas de interés real negativo.

Pero lo anterior, no se soluciona con nuevos partidos que dicen huir de ideologías confundiendo a la opinión pública. En la base del crecimiento económico están las instituciones; las mejoras institucionales son siempre incrementales –ya se encargó de dar buen testimonio de ellos Tocqueville o Burke – nunca mediante procesos de ruptura como el que plantea el comunismo bolivariano de Podemos o el pseudo-regeneracionismo tecnocrático de Ciudadanos (España no está hoy en 1978 como quiere hacer creer a sus votantes Albert Rivera). Caer en cualquiera de estas dos trampas es un error porque en mayor o menor medida significa perder parte de lo ya conseguido y que se instale (de forma definitiva en España) una retórica –similar a la de la nociva Generación del 98– en el país, la retórica populista/tecnocrática. Al gran coste de la confusión, se le añade el coste de fragmentar el arco parlamentario lo que dificulta la actividad legislativa y no tiene ningún efecto beneficioso a la hora de combatir la corrupción o los déficits institucionales.

Los grandes países de nuestro entorno se caracterizan por tener sistemas políticos bipartidistas, con grandes consensos con respecto a la protección de la propiedad, la vida, la libertad de expresión y la existencia de mecanismos de solidaridad para quién lo necesita, en donde un partido gobierna y el otro hace oposición y en donde la ideología preside la acción política, tiene un peso ya que es lo que permite el debate y clarificar ideas lo que permite que esta también avance con el paso del tiempo y las preferencias sociales en un proceso dinámico de prueba y error. Añadir confusión a este proceso social y político fundamental de manera gratuita, será a la larga muy costoso.

Sin embargo, el consenso sociodemográfico demanda, por lo general, más gasto público como principal vía para solucionar los problemas y las soluciones tecnocráticas fáciles, propias de una democracia joven y una sociedad muy infantilizada como la española, alimentan las nuevas formas políticas que, aunque muchas incorporen muchas practicas ejemplares, serían más eficientes y contribuirían mejor a la regeneración institucional si lo hiciesen desde los grandes partidos mayoritarios y sin renunciar (salida fácil) al vector ideológico. Las ideas son importantes, y en año de elecciones resulta peligroso querer prescindir de ellas.

El negocio bancario y la actual crisis

El entorno actual obliga, más que nunca, a comprender las dinámicas que configuran el negocio bancario. La Banca es una industria como cualquier otra pero que presenta algunas particularidades que la hacen genuinamente diferente del resto. En primer lugar, se trata de un sector estrechamente ligado a los poderes públicos. Esta conexión se articula en el privilegio que el Estado concede a la Banca para que esta pueda expandir la masa monetaria, la cantidad de dinero en la economía, mediante la concesión de créditos sin la necesidad de captar ahorro (depósitos) con carácter previo.

Este hecho fundamental hace que los Bancos puedan operar con un fondo de maniobra estructuralmente negativo. Normalmente, las compañías, para mantener su solidez patrimonial financian con deuda a largo plazo (o incluso con fondos propios, esto es capital y reservas) parte de su circulante. De esta forma, pueden garantizar su solvencia y liquidez. En el sector bancario sucede exactamente lo contrario: la banca financia casi todo su activo fijo (p. ej. inversiones crediticias a los clientes a largo plazo) con pasivos a corto (compromisos de pago en el corto plazo). De esta forma, las tensiones que se producen en el Balance entre los cash-flows de entrada y de salida son absolutamente insostenibles (aspecto clave para entender, por ejemplo, la intervención de Bankia y tema sobre el que prometo a mis lectores volver a incidir más adelante).

De esta forma, y como concluyen los académicos y economistas de la Escuela Austriaca – la que más y mejor ha sabido explicar los procesos de crisis y quiebra bancaria –, los bancos tienden a la iliquidez. Esta situación podría ser eventualmente de insolvencia si la venta de los activos, por ejemplo inmuebles que actúan como garantía de hipotecas, se enajenarán a un descuento suficientemente grande como para que este no fuese cubierto con los fondos propios del Banco (incluidas las provisiones genéricas – como es la situación del sistema financiero español en la actualidad). En este caso, el Banco no podría hacer frente a sus obligaciones de pago y quebraría – a no ser claro, que recibiese inyecciones de capital adicionales (de inversores privados dispuestos a sufragar estas pérdidas, o de los poderes públicos: léase rescate de Bankia, por citar el caso más sonado).

El fondo de maniobra de los bancos es negativo: ¿cómo es esto posible? Esto es posible en la medida en que existe un mercado interbancario en el que de forma diaria, los bancos pueden acudir para cubrir sus necesidades diarias de caja y evitar, digamos, la suspensión de pagos. Sin embargo, este mercado interbancario, o club de bancos, esta viciado en origen ya que es el instituto emisor (o Banco Central) el responsable último de que los bancos dispongan de esta liquidez vamos a llamar adicional.

Pero nuevamente vayamos por partes. El Banco Central, por ejemplo el Banco Central Europeo, es el encargado de determinar la oferta monetaria: es decir la cantidad de dinero (medios de pago) necesaria en cada momento dentro de una economía, en este caso la Zona Euro. El Banco Central, para dotar de liquidez al mercado interbancario, presta dinero a los bancos contra sus activos a largo plazo. De esta forma, los recursos disponibles (o excesos de liquidez) que los bancos se intercambian para cubrir sus necesidades diaria de caja no son el resultado de una acumulación de capital de éstos sino de que los bancos centrales monetizan activos que, en teoría, deberían de ser más bien poco líquidos (como podría ser una hipoteca titulizada que tantos problemas han generado a nivel de cuantificación del riesgo se refiere en la presente crisis). Esta operativa del banco central lo que hace es convertir en dinero líquido activos que no tienen porqué serlo.

En la actualidad, el sistema bancario se enfrenta a millonarias pérdidas derivadas de estas inversiones crediticias. La crisis de confianza con nuestra deuda soberana, una de las principales derivadas de nuestra particular crisis, deriva, entre otros elementos sustanciales, en la incertidumbre con respecto a esta estimación. En un inicio estimada en 9.000 M€ (FROB I), luego 15.000 M€, luego 20-22.000 M€. La auditoría que esta llevando a cabo Roland Berger Strategy Consultants y Oliver Wyman podría arrojar una nueva cifra cercana a los 50-55.000 M€… ¿será esta la última?

Presentació de l’Acció Humana en Català

La primera edició de l’Acció Humana al català ja esta enllestida i sortirà a la venta el proper 7 de maig. Adjunto la Presentació de l’obra. Un text a càrrec de la junta directiva del Institut von Mises, presidit per Juan Torras i amb seu a Barcelona.

És una satisfacció per als promotors i socis de l’Institut d’Opinió Ludwig von Mises amb seu a Barcelona haver impulsat l’edició en català de l’obra senyera del pensador austríac nacionalitzat als Estats Units Ludwig von Mises (1881-1973), com un homenatge als que estan convençuts de la potència creadora i transformadora de les idees. També és important per a la defensa racional d’un marc teòric i institucional que permeti l’anàlisi d’un ordre social obert  i de les seves dinàmiques de canvi. Tot plegat en un context de cooperació social i divisió del treball, entre éssers humans que exerceixen les llibertats d’acció i associació, en un entorn de recursos escassos.

La missió de l’Institut respon precisament a aquest objectiu d’incentivar el pensament i el debat, alhora que difondre les idees que propicien un procés social en què la persona es pugui desenvolupar en l’exercici de les llibertats.

Aquest projecte no hauria estat possible sense el suport que el professor von Mises va rebre al seu dia de Joaquín Reig Albiol —deixeble directe del seu seminari a Nova York els anys cinquanta— i del seu germà Luis Reig. La Fundación Ignacio Villalonga aconsegueix publicar a l’Espanya del franquisme, en els anys del Pla d’Estabilització, les obres de Hayek, Röpke i von Mises, especialment La Acción Humana (1963). Posteriorment és Unión Editorial (deu edicions en castellà de La Acción Humana) qui manté la difusió de les idees d’aquests pensadors en èpoques difícils com el franquisme tardà i els anys de la transició fins a l’actualitat.

Amb la lectura d’una ressenya sobre l’obra de von Mises al desaparegut El Correo Catalán, el professor d’economia i arquitecte Juan Torras Trias en té coneixement a la darreria dels anys cinquanta. Des d’aleshores no en deixarà l’estudi i la difusió, i generarà una munió de seguidors pel seu contingut de ciència econòmica, com un paradigma alternatiu al neoclàssic keynesià, i per la defensa d’un ordre social en llibertat.

A la meitat dels seixanta els germans Reig mantenen el contacte personal amb Torras Trias i amb el professor Lucas Beltrán, que havia estudiat els anys trenta amb F. Hayek a Londres. Tots foren membres pioners a Espanya de la Sociedad Mont Pelerin creada per Hayek el 1947, en què van reunir els principals intel·lectuals del moment per desenvolupar i difondre els principis i institucions que havien d’inspirar una societat basada en l’exercici de les llibertats i una economia de mercat, en un moment en què el socialisme i l’intervencionisme s’apoderen del món polític i intel·lectual d’occident. La Sociedad va fer la primera reunió a Espanya a Madrid el 1978 amb la presència de Hayek i la segona a Barcelona el 1997.

Aquesta edició en català no hauria estat possible sense l’acció decidida d’aquests pioners i altres que els han acompanyat, en un entorn hostil a les seves idees, però tampoc sense el coratge intel·lectual del mateix von Mises, la biblioteca del qual fou requisada primer pels nazis poc després d’entrar a Viena i anys més tard per l’Exèrcit Roig en ocupar Berlín. No es va obrir al públic fins a la caiguda del Mur. Els defensors del materialisme dialèctic sempre han tingut clara la importancia de les idees, també les de l’economista austríac.

Com remarca el professor von Mises, aquells que volen viure en un món de cooperació social en pau, llibertat i progrés han d’estar disposats a defensar les seves idees i el marc conceptual i institucional que fan possible la seva existència.

Volem finalment agrair en nom dels membres de l’Institut el suport del professor Jesús Huerta de Soto, que ha fet un pròleg especial per a aquesta edició, la feina de l’equip del Grup 62, i l’ajut a l’edició del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya. També manifestem el nostre agraïment a les institucions , sense els quals no hauria estat possible la difusió d’aquesta obra.

Antonio Argandoña, Lorenzo Bernaldo de Quirós, Antoni Fernández Teixidó, Enrique Gomis, Lluís Monset, Francesc Solé Parellada, Juan Rosell, Joaquín Trigo, Juan Torras

Junta de l’Institut d’Opinió Ludwig von Mises

“Aquesta obra hauria de estar a la biblioteca de cada persona que pensa”. The Wall Street Journal

Teoría del ciclo económico: ajuste y recuperación

De entre todas las explicaciones a los ciclos económicos, sólo la teoría elaborada por la llamada escuela Austríaca de economía supera la prueba del algodón. En efecto, únicamente la teoría completada por Ludwig von Mises incorpora una compresión completa del papel del ahorro en la economía, así como una elaborada teoría del capital, la gran laguna de la escuela neoclásica, lo que permite elaborar una explicación global y coherente a porqué nuestras economías se comportan de forma cíclica siguiendo un patrón maniaco-depresivo en palabras del profesor Huerta de Soto. Resulta imprescindible una buena comprensión de la teoría del ciclo para entender en que consiste el ajuste en el que estamos inmersos y como podemos facilitarlo para minimizar la fase recesiva y reemprender cuanto antes la senda del crecimiento.

La actual crisis es el resultado de un proceso generalizado de malas inversiones como consecuencia de la manipulación artificial de los tipos de interés por parte de los bancos centrales, principalmente la Reserva Federal. Las políticas de “easy money” sin respaldo de ahorro real, esto es sin la necesidad de captar depósitos como paso previo a la concesión de créditos, ha provocado que el conjunto de los agentes económicos emprendiesen proyectos de inversión no rentables, mientras otros quedaban desatendidos. El resultado ha sido el sobre dimensionamiento de determinados sectores, afectados por la burbuja inflacionista en los precios, que ahora, cuando la política de crédito fácil en base a un tipo de interés artificialmente bajo e insostenible se acaba, se enfrentan a su irremediable ajuste.

Dentro de la teoría Austríaca del ciclo económico, la recuperación económica no es más que la liquidación de estas malas inversiones para que puedan surgir de nuevas. En suma, la crisis, el ajuste a la baja de nuestra economía, es parte esencial de la propia recuperación. Sin embargo, para que este ajuste se produzca tienen que darse tres elementos fundamentales: un ajuste de los precios relativos (alterados durante la etapa expansiva) para que así los empresarios puedan ver que inversiones son verdaderamente rentables, un incremento del ahorro para financiar estos nuevos proyectos, y una recolocación de los factores productivos hacia aquellas industrias que realmente son productivas. Es por eso, que hecho un buen diagnóstico, la mayoría de economistas y analistas serios del país están reclamando un recorte drástico del gasto público (y se han mostrado críticos con iniciativas como el PlanE, lo que permitiría bajar impuestos y facilitar el ahorro de familias y empresas), y están defendiendo la liberalización de los mercados para que dicho ajuste se produzca de la manera más rápida e indolora posible (sobretodo en lo que se refiere al mercado laboral).

En base a este marco conceptual, podemos identificar de forma clara los grandes errores en materia económica del ejecutivo socialista, y de otros muchos gobiernos de las economías avanzadas, en su reacción a la crisis (básicamente provocados por el mal diagnóstico del problema). Pensemos en los mal llamados planes de estímulo (de corte keynesiano) en sectores muy afectados por la burbuja (construcción, PlanE, o automoción, Plan Renove) que sólo han servido para postergar dicho ajuste mientras se malgastaba el dinero de los contribuyentes. Una vez agotado el estímulo, dichos sectores se siguen enfrentando a su irremediable ajuste con el agravante de haber debilitado las finanzas públicas y haber hipotecado la recuperación futura de la economía – el gasto público de hoy, son los impuestos de mañana. Finalmente, la falta de reformas estructurales de calado en los mercados de factores de producción, principalmente el laboral, esta dificultando enormemente la reubicación de los recursos hacía los sectores productivos condenando al paro a un número cada vez mayor de personas.

En conclusión, estamos inmersos en un doloroso proceso de ajuste de la misma forma que el borracho se enfrenta a una resaca después de una noche de fiesta – podemos decir que nos hemos emborrachado de crédito barato. Una vez se ha bebido, la resaca resulta inevitable: nos podemos tomar una última copa a las cinco de la mañana, pero eso sólo postergará lo inevitable. En este sentido, las políticas de gasto público sólo han servido para obstaculizar y retrasar lo inevitable mientras se debilitan de forma acelerada las cuentas públicas de la nación. Por añaduría, el inmovilismo del gobierno con respecto a las reformas estructurales que facilitarían el ajuste dificulta, aún más, los procesos de quiebra y regeneración de nuestro tejido productivo añadiendo una pesada carga a las finanzas públicas y al conjunto del sistema financiero.

Mises: The Man Who Predicted the Crisis

Artículo sobre Ludwig von Mises en el Wall Street Journal de Mark Spitznagel (The Man Who Predicted the Crisis). El artículo es un breve resumen de la teoría de los ciclos económicos que Mises expuso ya en 1912 con tan sólo 31 años (traducido al inglés en 1934: The Theory of Credit and Money ) donde argumentaba como un aumento del crédito sin respaldo de ahorro real (fiat money) distorsionaba de forma grave la estructura de producción, y era el orígen de las dinámicas auge-recesión de las economías.