China’s liquidity flood stirs memories of the Mongols and Mao

When Marco Polo went to China he discovered something better than alchemy. Rather than turning base metals into gold, he marvelled that the Chinese were creating money out of paper. But what the 13th­century Venetian traveller could not know was how perilous a paper currency would prove for the country that invented it.

At intervals in their history, Chinese rulers have succumbed to the temptation to pay off spiralling debts simply by rolling the money printing presses. Inflationary scourges ravaged dynasty after dynasty, with both the

Mongols and Mao Zedong’s Communists seizing power in a country eviscerated by depreciated paper.

Such episodes sound uncomfortable echoes for Beijing as it wrestles to control its latest bout of monetary exuberance. The current tussle to ward off a financial crisis pits the world’s most powerful authoritarian system against the propensity of money to resist control as it seeps and flows like water through unattended apertures.

China’s problem this time is not inflation, at least not yet. It is rather that Beijing has again sent its printing presses into overdrive, creating what is almost certainly the biggest pool of domestic liquidity in history to help stimulate its economy and finance a crushing debt burden. The danger is that if the renminbi loses value internally or gushes out of China, a wave of unpaid debts could precipitate a crisis.

The dimensions of China’s liquidity splurge are startling. Ousmène Jacques Mandeng, formerly with the International Monetary Fund, has calculated that between 2007 and 2015 China created 63 per cent, or $16.1tn, of the growth in the world’s supply of money.

China now has more money coursing through the arteries of its economy than the eurozone and Japan combined — and almost as much as the US and the eurozone combined. Since the financial crisis, commentators have focused on the efforts of US, European and Japanese central banks to print money through “quantitative easing”, but China’s output has eclipsed them all.

Marco Polo would have been impressed. He noted with awe China’s capacity to print off as much money as it needed: “It may certainly be affirmed that the grand khan has a more extensive command of treasure than any other sovereign in the universe”.

But for China’s modern rulers, the effusion of liquidity presents as many problems as it promises to resolve. The main issue is that debts are piling up almost as fast as China generates money to service them, creating what Jonathan Anderson of the Emerging Advisors Group calls a “debt funding bubble”.

In his analysis, China’s crunch point will come when there is a disruption in the supply of money needed to pay total debts that amount to about 250 per cent of China’s gross domestic product, the highest level among any large emerging market.

Mr Anderson sees peril mainly in the form of a “madcap proliferation” of flaky financial institutions that lend out money they have raised by issuing debt. The potential for something to go wrong is considerable among a “chaotic hodgepodge of banks and non­ banks” that are fuelling China’s credit boom.

Officials also see another source of vulnerability. They fear that Chinese corporations and citizens will decide en masse that they would be better off taking their money abroad to buy companies or invest in gold, stocks or real estate. Such capital flight could sap the liquidity that is required to keep China’s bubble from popping.

These concerns explain Beijing’s plans to restrict outbound foreign investment. People familiar with the plans told the Financial Times that China intends to scrutinise acquisitions of overseas companies costing more than $1bn if they are outside the investors’ core business scope. Meanwhile, state­owned enterprises will not be allowed to invest more than $1bn on a single real estate transaction abroad. Gold purchases are also being curbed.

With outbound investments from Chinese corporations running at $150bn in the first 10 months of this year, up from $121bn last year, such outflows are increasingly being seen as part of a complex of problems that have also driven down China’s stockpile of foreign exchange reserves from almost $4tn in early 2014 to $3.12tn in October.

Outflows of even as much as $1tn may not seem too debilitating when set against China’s proven capacity to generate plentiful supplies of money. But the fact that Beijing is taking action reveals the knife­edge upon which Chinese policymakers are balancing.

So engorged with easy money have they become that Chinese banks are on average four times larger today than they were just eight years ago. But riskier still is the fact that several of its mid­sized banks rely for funding on so­called wholesale operations — a euphemism for issuing debt to re­lend.

The folly inherent in such a form of alchemy has been understood for at least 800 years. Ye Shi, a Song dynasty adviser, warned that issuing “kongqian” — or “empty money” that is not backed by assets — would stoke inflation and reduce people’s incomes. His emperor did not listen, triggering economic chaos that enfeebled China before the Mongol invasion.

Marco Polo noted with awe Chinese rulers’ capacity to print off as much cash as they needed

Desentrañando el rompecabezas chino de mano de Hank Paulson

Como sucede con los grandes temas, el volumen de literatura sobre el tema abruma. Sucede como con Internet en donde saber seleccionar y categorizar la información es clave. El entendimiento de China es una de las grandes empresas intelectuales de nuestra generación. A finales de los 70s, y después de un “siglo de humillaciones”, varias guerras y tres décadas de comunismo, China se abría al mundo marcando uno de los grandes hitos del siglo XX y que cambiarían el orden global de manera definitiva: el mundo daba un golpe de timón del Atlántico al Pacífico; Estados Unidos y China -como antes EE UU y Europa-, pasaban a configurar la relación bilateral más relevante del mundo.

En este marco se encuadra el libro Negociando con China (Deusto) del antiguo secretario del Tesoro y antiguo CEO de Goldman Sachs, Hank Paulson. El libro aborda el tema de China a partir del hilo conductor de las vivencias personales de Paulson con aquel país que se inician a principios de los 90s y hasta nuestros días a partir de tres etapas bien diferenciadas: primero como máximo responsable de Goldman Sachs (sin duda una de las mejores compañías que han sabido enriquecerse con China), segundo como Secretario del Tesoro, y por último como presidente del Paulson Institute, organismo del tercer sector.

El lector es participe de este viaje a través del crecimiento del país -el libro resume y presenta los grandes acontecimientos de la Historia reciente del país (aunque ciertamente es muy poco teórico)-, al tiempo que se describen las peripecias de Paulson tratando con China tanto como alto ejecutivo como representante político. De este modo, el libro tiene la gran virtud de incorporar una gran cantidad de vivencias prácticas y casos reales de negociación con China lo que permite hacerse una buena idea de la complejidad del país y sus mecanismos de poder.

El libro describe por ejemplo, y lo hace bastante bien, la importancia de conocer bien el “quién es quién”, la historia detrás de la persona antes de negociar o tratar con ella y también la importancia de entender los símbolos y los detalles, elementos muy importantes dentro de la cultura china. De los diferentes casos de éxito y también fracaso en China, subyace siempre la importante idea que en la primera linea de negocios en el país, la de las grandes operaciones, a la realidad económica (el ángulo puramente de negocios) se combina siempre con la realidad del país (el ángulo geopolítico); ambos importantes y que normalmente confluyen en la misma persona: los altos cargos de las grandes empresas públicas y de los llamados sectores estratégicos (entre ellos la banca), son también altos cargos políticos dentro del Partido/Gobierno. En suma, la “gran empresa de China” es su transformación económica, asegurar su crecimiento y prosperidad, su integridad territorial y su capacidad para garantizar estabilidad política. Entender esta “agenda política” es imprescindible para las grandes aventuras comerciales en China y un elemento a tener en cuenta para cualquiera que se atreva a navegar por el gigantesco, dinámico y complejo mercado chino.

Entre otras muchas cosas el libro pone en valor la figura de Zhu Rongji, lo más parecido a Gladstone en versión china -figura, comentario al margen, con la que se intenta comparar Paulson en un pasaje que da, por hablar claro, vergüenza ajena-, y describe algunas de las estrategias para implementar las reformas pro-mercado como el hecho de adquirir compromisos con el exterior (p. ej. OMC) o la entrada de socios estratégicos e inversores extranjeros en las poderosas empresas estatales chinas (SOEs) mediante estudiadas operaciones de salida a bolsa (OPVs). Siendo el autor quién, todo sea dicho de paso, se echa en falta algo más de profundidad con respecto a las implicaciones de una OPV y los elementos que determinan su éxito.

El libro acaba siendo una mezcla de experiencia política práctica, un manual sobre como negociar y hacer negocios en China (muchas de estas observaciones son válidas en la mayoría de situaciones), todo lo anterior siguiendo el hilo conductor de la historia reciente del gigante asiático y salpimentando con el “Who is Who” de la política del país. Una lectura muy recomendable para cualquiera que quiera resolver el rompecabezas China.

9788423424993

Keynes vs. Hayek (in China). Via The Economist

“Mr Zhang kicked things off in August with a speech on why industrial policy is “certain to fail”. The core problem, in his eyes, is the limits of human cognition. State planners may think they know which technologies will be important, but they are gambling. In the 1990s, the Chinese government spent vast sums building a television industry, only for cathode ray tubes to become outdated. Mr Zhang also worries about incentive problems. The safest choice for local officials is simply to follow the central government’s direction, but that leads to the kind of overcapacity that has plagued China’s solar-panel industry”.

IT IS not quite Keynes-Hayek, but Lin-Zhang is a marvel in its own right. Perhaps the most famous debate in the history of economics was that between John Maynard Keynes and Friedrich Hayek—a clash over the benefits and perils of government intervention that exploded in the 1930s and still reverberates today. It has echoed around Chinese lecture halls in recent months. Justin Lin, a former chief economist of the World Bank, who leans to Keynesian faith in public spending, has squared off against Zhang Weiying, a self-professed Hayekian who doubts bureaucrats can ever beat the free market.

Like their predecessors, Mr Lin and Mr Zhang have been sparring over two decades. And whereas Keynes and Hayek were down the road from each other (respectively, in Cambridge and London), the Chinese professors are now only a few paces apart, both at the prestigious Peking University. Their latest debate has been one of their fiercest, becoming a talking point for the domestic press, other academics and even officials.

At issue is one of the big questions facing China’s economy: does industrial policy work? The idea that the government can champion specific industries is central to Chinese policy. Officials have long favoured different sectors, from textiles in the 1980s to renewable energy this decade. China’s growth record would seem to vindicate this. But critics disagree, arguing that favoured companies produce little innovation. The prominent airing of the Lin-Zhang debate reflects concerns as debt levels rise and the economy slows.

Mr Zhang kicked things off in August with a speech on why industrial policy is “certain to fail”. The core problem, in his eyes, is the limits of human cognition. State planners may think they know which technologies will be important, but they are gambling. In the 1990s, the Chinese government spent vast sums building a television industry, only for cathode ray tubes to become outdated. Mr Zhang also worries about incentive problems. The safest choice for local officials is simply to follow the central government’s direction, but that leads to the kind of overcapacity that has plagued China’s solar-panel industry.

For Mr Lin, such views are almost heretical. Much of his work has revolved around the idea that countries can succeed by promoting industries that play to their comparative advantages. Early innovators take big risks and may not be rewarded; the government needs to encourage them by building infrastructure and giving tax breaks. And because resources are limited, it should help identify which industries are most important. China, Mr Lin insists, is a model of this approach.

Others have piled in to the debate, often trying to find a middle ground. Huo Deming, a leading economist, highlighted their different perspectives: Mr Zhang focuses on policy failures and Mr Lin on market failures. Li Daokui, another high-profile economist, noted the irony that government support has been critical to China’s growth, but that the best companies rarely start with state backing. An official with the National Development and Reform Commission, a central-planning agency, cryptically acknowledged the need to “adjust” industrial policies in line with China’s more challenging economic backdrop.

Mr Zhang and Mr Lin, for their part, are not about to declare a truce. Peking University has scheduled a one-on-one debate between them on November 9th. It should be a lusty, though good-natured, clash. And if Keynes and Hayek are any guide, the dust will never settle on it.

La correción, el ajuste y la política monetaria (GlobalAsia)

 

Una vez terminado el drama griego (o al menos por el momento), la principal fuente de volatilidad en los mercados en los dos últimos meses ha venido de la mano de China y su economía sobre la que planean dudas prácticamente desde que se desaceleró el crecimiento en 2012. Desde el conjunto de occidente, y como siempre pasa con respecto a China, observamos los cambios y vaivenes del gigante asiático con una mezcla de miedo e histerismo que acaban dando lugar a inevitables sobre reacciones. Se juntan varios elementos. Primero, la bolsa china se ha ajustado tras 12 meses de rápida sobrevaloración del conjunto de sus activos financieros. Segundo, las acciones correctivas del banco central de China que devalúo por sorpresa el yuan con respecto al dólar despertó aún más incertidumbres sobre el estado de salud de la economía china agudizando aún más la corrección bursátil. Tercero, todo lo anterior ha tenido lugar en un momento en el que el conjunto de los mercados globales acumulan un largo ciclo alcista marcado profundamente por las medidas de extraordinaria liquidez del conjunto de los bancos centrales, Reserva Federal americana a la cabeza, lo que ha impulsado la inflación de prácticamente la totalidad de los activos y ha arrastrado a prácticamente todas las economías a devaluar sus divisas para no quedarse fuera de juego. Vayamos por partes.

La corrección

En junio, la bolsa china acumulaba una revalorización anual de prácticamente el 150% sin que esta subida estuviese apoyada en ninguna mejora substancial con respecto a los fundamentales. Desde entonces, ha ido retrocediendo con episodios en la corrección más o menos importantes como el de la semana pasada en donde más de 1,4 billones de dólares abandonaron los parques chinos: la corrección más aguda desde la crisis de deuda soberana en la periferia europea de 2011. En total, en los dos últimos meses la bolsa china ha visto como se esfumaba prácticamente un 40% de su valor. Parte importante de lo anterior, responde, como señalábamos, a una corrección bursátil después de un “rally” desmesurado y altamente especulativo del conjunto de bolsas chinas que todavía están lejos de cumplir las funciones que típicamente asumen los mercados financieros en las economías avanzadas. De entrada, se trata de un mercado poco transparente guiado más por criterios políticos que puramente de mercado. Además, los beneficios de la mayor parte de las compañías que cotizan dependen, en mayor o menor medida, del arbitrio político de Beijing. Al final se trata de un mercado muy especulativo y poco significativo del estado real de la economía o del avance de sus reformas, además de significar una parte muy marginal del ahorro total del país (cerca de un 20% del total).

El ajuste

Uno de los detonantes principales de esta corrección –y el elemento que quizás ha agudizado más la intensidad del ajuste- han sido las medidas tomadas por el Banco central de China a mediados de agosto encaminadas a la devaluación del yuan. Después de casi un año aguantando el tipo ante las principales divisas de referencia, China reaccionó, a su manera y tempo, y precipitó la caída del remimbi con respecto al dólar. Un movimiento que cogió desprevenidos a los mercados pero que tiene toda la lógica: China empieza a tomar posiciones para una más que previsible subida de tipos por parte de la Reserva Federal en otoño (quizás a finales o principios de invierno), la primera tras seis largos años de gran laxitud monetaria.

Estas intervenciones en el interbancario se sumaron a otros datos macro que apuntan hacia una desaceleración paulatina de China que tiene (con o sin razón) preocupados a los mercados financieros. Esta desaceleración, o “nueva normalidad”, como se refirió a ella el primer Ministro Li Keqiang el pasado mes de agosto, es la consecuencia del cambio de modelo de China y sobre el cual todavía planean muchas incertidumbres pese a que lo cierto es que los indicadores que nos llegan son buenos (pero ese es otro tema y otro artículo). En cualquier caso, este clima de pesimismo generalizado con respecto al futuro económico de China concluyó con una depreciación de casi el 2 por cien del yuan con respecto al dólar hasta llegar al nivel mínimo de los tres últimos años y con el consiguiente efecto sobre el conjunto de bolsas mundiales y mercados de materias primas que se han ido ajustado en base al nuevo. China es con diferencia el principal consumidor de materias primas del mundo (en algunos casos el apetito del gigante asiático suma más del 50% del consumo de ciertos productos como el cobre, el algodón o el acero), de manera que cualquier estornudo en su economía tiene un impacto muy relevante en el precio de las principales materias primas: níquel, cobre, estaño o aluminio ya han ajustado a la baja. Habrá que seguir la evolución estas próximas semanas para ver la magnitud de la corrección.

El Banco Popular de China calificó su decisión de “excepcional”, recordemos que China llevaba tiempo lanzando el mensaje a los mercados sobre su intención de ampliar de forma paulatina la banda en la que cotiza el yuan e ir liberalizando de forma paulatina su cotización. Proceso que debería de ir acompasado de importantes reformas en el sector bancario y financiero que, por el momento, no llegan, pese a las palabras, muy especialmente las de su gobernador Zhou Xiaochuan que ha repetido en varias ocasiones: “lo que pueda hacer el mercado que no lo haga el Estado”. En este punto el resumen es que si bien las ideas están claras, ahora falta que estas palabras vayan acompañadas del correspondiente desarrollo legislativo y las reformas avancen.

La política monetaria

Este ajuste a la baja del RMB acomoda la divisa China en el nuevo equilibrio global, según palabras textuales del propio instituto emisor chino. Detrás de esta devaluación, subyace la caída, en algunos sectores severa, de la actividad económica y el sector exportador en parte debido a un tipo artificialmente alto que ha pretendido más salvaguardar la confianza de los inversores internacionales y mirar de posicionar el RMB como posible divisa de referencia en el futuro, que no de ser un reflejo fiel a la temperatura económica del país. Sin embargo, igualmente cierto es que este ajuste no se entiende sin el contexto internacional marcado por una política monetaria ultra expansiva iniciada por la Fed y que ha tenido un efecto dominó sobre otras economías y bancos centrales desatando una “guerra de divisas” del que la devaluación del yuan es tan sólo un episodio más, y tampoco será el último.

Por añaduría, el entorno de tipos cero y alta liquidez que ha propiciado un incremento masivo de la mayoría de bolsas mundiales, la bolsa de Estados Unidos acumula siete años de “bull market”, el más largo de su historia, ha disparado la volatilidad y la hipersensibilidad de los inversores. De alguna manera, China ha sido una especie de “margin call” y de aviso a navegantes ante una situación de los mercados insostenible en el medio plazo como es el actual escenario de tipos cero con importantísimas consecuencias sobre la estructura económica, el sobre dimensionamiento de la deuda pública y la inflación en los activos financieros y que de tan poco esta sirviendo de impulso al crecimiento en líneas generales.

Es opinión de este analista, y como he repetido en otras ocasiones, los verdaderos problemas de China procederán, si acaso, del flanco político. La próxima gran reforma de China, su make or breake, es la del sistema bancario y financiero que debiera permitir a China abrir su hoy cerrada balanza de capitales. Se trata de una empresa tan ambiciosa como lo era a finales de los años ochenta el aterrizaje de la inversión extranjera y la libertad comercial en las zonas francas de la costa, y su implementación requerirá la puesta a punto de un escenario más transparente e integrado escenario global.

Con todo, lo cierto es que el escenario actual es mucho mejor que el de hace tan sólo dos meses con una bolsa inflada y una divisa relativamente apreciada con respecto al dólar, más aún con respecto el euro, en una economía con una importante crisis de confianza hacia el exterior y en plena fase de ajuste. Las cifras macro de la intervenida economía china en el escenario actual tienen un acomodo más próximo a la realidad del mercado lo cual siempre es positivo desde todos los puntos de vista.

Correciones y vaivenes (vía Actualidad Económica, Ago. 2015)

La bolsa China ha sido (con permiso de Grecia) una de las grandes protagonistas de la actualidad económica en los últimos meses. Desde occidente, y como siempre pasa con respecto a China, observamos estos vaivenes con una mezcla de miedo e histerismo que acaban dando lugar a un inevitables sobre reacciones.

En los países avanzados, la evolución de las acciones funciona como un indicador adelantado. Sus precios recogen los beneficios esperados de las empresas, que a su vez son un reflejo general de la economía. Los mercados de valores están abiertos a todo el mundo, y las compañías para cotizar tienen que cumplir estrictos (aunque siempre mejorables) normas de transparencia. Con todas sus imperfecciones, se trata de mercados accesibles y transparentes.

En el caso de China, la reciente caída de la bolsa no alerta de la existencia de problemas económicos (igual que la subida previa no anticipaba un crecimiento mayor) sino que, sobre todo, es un ajuste derivado de las disfuncionalidades crónicas y gran opacidad con las que operan las bolsas del gigante asiático.

Se trata de un sector aún en pañales. De entrada, los mercados se han abierto relativamente hace poco al gran público. Hasta fecha muy reciente, tan solo unos pocos inversores cualificados podían invertir.

Por otro lado, en China cotizan empresas de todo tipo y los criterios para cotizar son opacos y arbitrarios. En muchas de ellas, el Gobierno sigue siendo el accionista principal . Otras veces se trata de compañías que se desenvuelven en mercados regulados donde la rentabilidad depende del criterio del político de turno.

Además, el sistema bancario esta profusamente intervenido y prácticamente la totalidad de los préstamos los monopolizan empresas públicas, la mayoría insolventes desde hace tiempo, que aguantan por contar con el apoyo tácito de los poderes públicos.

Finalmente, en los últimos meses hemos asistido a una fiebre de OPV. Hay una importante lista de espera de empresas chinas que quieren saltar a los parqué, y la racionalidad no es siempre empresarial, sino política. El Gobierno incentiva muchas salidas porque entiende que fortalecen el tejido empresarial del país y facilita su necesaria internacionalización.

Todas estas circunstancias interfieren en la libre fijación de precios y, aunque en el corto plazo propician crecimientos vertiginosos, en el medio acaban propiciando correcciones igualmente intensas.

Dicho esto, la reciente corrección supone una acomodación de los precios a los indicadores fundamentales de muchas empresas, que acumulaban subidas desorbitadas. En el caso de Shanghái, por ejemplo, la revalorización anual superaba el 150%. Por ello, el ajuste en sí no debería de ser motivo de alarma. Es consecuencia de la gran volatilidad de un mercado disfuncional, que todavía necesita de muchos avances en su liberalización para funcionar normalmente.

Es opinión de este analista, los verdaderos problemas procederán, si acaso, del flanco político. La próxima gran reforma de China, su make or breake, es la del sistema bancario y financiero que debiera permitir a China abrir su hoy cerrada balanza de capitales. Se trata de una empresa tan ambiciosa como lo era a finales de los años ochenta el aterrizaje de la inversión extranjera y la libertad comercial en las zonas francas de la costa, y su implementación requerirá la puesta a punto de un escenario más transparente e integrado escenario global.

Un empeño no exento de correcciones y vaivenes.

Notes on China by Napoleon Bonaparte #history

5115.- ORDRE.
París,  7 vendémiaire an IX
(28 septembre 1800)
Le Premier Cónsul ordenne que
A-Sam, Chinois,  originaire de Nankin, sois embarqué sur l’une des corvettes commandées par le capitán de vaisseau Baudin pour être conduit, aux frais de la République,  à l’île de France, et de là dans sa patrie.
Il est expressément recomandé au capitaine Baudin et aux chefs militaires et d’administration de la marine d’avoir pour A-Sam les égards qui ‘ il mérite par sa qualitat d’étranger et par la bonne conduite qu ‘ il a tènue pendant son séjour sur le territoire de la République.
                                      BONAPARTE
Arxives de l’Empire.

La partida de ajedrez continua (6/04/2015 via Global Asia)

La semana pasada supimos más detalles del nuevo organismo supra nacional que nace a iniciativa china y de espaldas a Estados Unidos. No ha sido la primera vez y seguramente no será la última. Se trata del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB, por sus siglas en inglés) que a principios de abril formalizaba las peticiones de los futuros estados miembros fundadores: un total de 45 estados miembros pese al rechazo explícito de Estados Unidos. De esta forma, el AIIB avanza en su proceso de constitución y espera convertirse en la primera gran institución supranacional no controlada por Estados Unidos o por alguno de sus aliados institucionales.

Hace tiempo que se venía anunciando que el rearme económico de China tenía que ir aparejado irremediablemente a un mayor poder en la esfera política y así está siendo. Parece que existe cierto consenso a la hora de certificar que el paradigma de Bretton Woods ha quedado superado pero tampoco disponemos de un modelo claro al que dirigirnos. Caminante no hay camino se hace camino al andar. Esto deben de pensar los mandatarios chinos que, en los últimos años, han intensificado su agenda internacional estableciendo inteligentes alianzas con sus principales socios comerciales y financieros, siguiendo el mismo modelo, de hecho, que los estadounidenses en su día. Después de la creación de un fondo de ayuda mutua con los BRICS, China extiende su influencia global con la creación de un nuevo banco que contará con un capital inicial de 50.000 millones de dólares y 100.000 millones comprometidos, aunque muchos de los flecos  y detalles sobre la política y objetivos del nuevo organismo todavía no se han dado a conocer.

Quizás sea este grado de incertidumbre lo que despierta recelos en Washington que ha acogido con mucha frialdad la iniciativa china. Estados Unidos ha manifestado su oposición al considerar que el nuevo organismo debilita muchas de las instituciones ya existentes, y que ya controla, como el mencionado Banco Mundial o el Banco Asiático de Desarrollo (BAD). Al mismo tiempo, la administración de Obama ha manifestado sus reservas a que el AIIB tenga los estándares y el rigor necesario para la concesión de este tipo de créditos. Por su parte, los países que están solicitando su ingreso desde el primer momento, arguyen que es más fácil influir y ayudar a determinar el funcionamiento del nuevo banco “desde dentro” que hacerlo sin participar de la institución. Los mandatarios chinos se han apresurado a contestar que China utilizará las instituciones existentes como ejemplo y punto de anclaje para emular sus buenas prácticas así como mejorar sus posibles deficiencias. Xi Jinping ha subrayado que el nuevo banco quiere ser un soporte adicional a las labores de organismos ya existentes. Según recogía El País declaraciones del máximo representante político China, Xi Jinping dijo la semana pasada: “Ser un gran país implica asumir una mayor responsabilidad en la región, y no buscar un mayor monopolio en los asuntos regionales o globales.”

Los lazos entre China y Estados Unidos se han intensificado de manera exponencial en la última década pero parece ineluctable la existencia de discrepancias entre las dos únicas súper potencias (a la espera de que la UE se decida a mantener unos criterios de política exterior comunes y suficientemente fuertes, lo cual parece tarea imposible) con verdadera capacidad de influir de forma decisoria en el nuevo orden global. Las relaciones entre americanos y chinos son de cooperación y rivalidad a partes iguales en una relación de gran intensidad y cada vez de mayor importancia. Entre ambos países hay más de 90 puentes y cauces de comunicación abiertos para tratar asuntos de diversa índole, y al mismo tiempo, ambos países compiten por controlar el complejo tablero de ajedrez en el que se ha convertido la economía global cada vez más fragmentada, interconectada, y diversa. Son muchos los que ahora añoran –entre comillas- el paradigma de la Guerra Fría en donde solo había dos colores, el azul y el rojo, y en dónde el coste de la seguridad era, precisamente, los desafortunados que tenían que vivir bajo el paraguas de algún país rojo. Hoy, la paleta de colores se ha ampliado y la mayoría de países no quieren renunciar a ningún color.

En esta ocasión, caso paradigmático ha sido el del Reino Unido. El gran aliado de América, hizo sus cálculos y anunció el día 12 de marzo que participaría como miembro fundador del nuevo banco. El cálculo que realizó el tándem Cameron-Osborne, era relativamente simple: el Reino Unido quiere consolidarse como la principal plaza financiera en Europa y para ello debe convertirse en un mercado de referencia para operaciones en renminbis. La jugada de entrar como miembro fundador en la nueva institución era clave. Este movimiento, además, ha tenido un efecto “contagio” con otros estados interesados en la iniciativa china pero que, al mismo tiempo, no querían provocar un desaire inecesario con Washington como Corea del Sur o Australia –que ya han solicitado su ingreso- o España que también figura entre los países que se incorporarán a la iniciativa. Se trata, en opinión de este analista, de una muy buena decisión.

Figura 1. Países miembros del nuevo AIIB

Embedded image permalink

Todo lo anterior pone de relieve que estamos en plena etapa de turbulencia y transición a nivel global. Las estructuras supra nacionales han quedado desfasadas y aunque aún no tengamos una imagen clara sobre el modelo al que nos dirigimos, sí sabemos que este será mucho menos homogéneo que el anterior, más diverso, y cuya principal característica será la existencia de sistemas y modelos alternativos que competirán de manera continuada. China supone un gran reto al plantear un esquema de valores distinto. De todos dependerá que sepamos coger lo mejor de cada casa para dar lugar a unas instituciones globales más sólidas, más eficientes y más justas.