Tag Archives: Libros

Narcisismo criminal, vía Actualidad Económica

Advertisements

La importancia (creciente) del liberalismo. Algunos libros.

Lista de libros (por Miguel Anxo Bastos)

  1. Mañana el capitalismo, Henri Lepage
  2. La gran ilusión, Norman Angell
  3. Libertad o igualdadKuehnelt Leddihn
  4. El milagro Europeo, Eric Jones
  5. Los orígenes del capitalismoJean Baechler
  6. Derecho legislación y libertad (vol. I, II y III), F.A. Hayek (vol. II, “El espejismo de la justicia social”)
  7. Fundamentos de la libertad, F.A. Hayek
  8. Precios y producción, F.A. Hayek
  9. El capitalismo del pentágono, Seymour Neymar
  10. El manantial, Any Rand
  11. El Estado, Anthony de Jasay
  12. Teoría e Historia, Ludwig von Mises
  13. Socialismo, cálculo económico y función empresarialJesús Huerta de Soto
  14. Auge y decadencia de las grandes potencias, Paul Kennedy
  15. Crítica del intervencionismo, Ludwig von Mises
  16. La envidia igualitaria, Gonzalo Fernández de la Mora
  17. Los errores de la nueva ciencia económica, Henry Hazlitt
  18. Teoría positiva del capital, Eugen von Böhm-Bawerk

Bonus Tracks (en construcción)

  1. La increíble maquina de hacer pan, R.W. Grant
  2. La economía en una lección, Henry Hazlitt
  3. El corazón invisible, Russ Roberts
  4. Un mundo feliz, Aldous Huxley
  5. El mundo de ayer, Stefan Zweig
  6. La miseria del historicismo, Karl Popper
  7. El cisne negro, Nassim N. Taleb
  8. La antropología del capitalismo, Rafael Termes
  9. Gobierno omnipotente, Ludwig von Mises
  10. Dinero, crédito bancario y ciclos económicos, Jesús Huerta de Soto
  11. Historia bancaria de los Estados Unidos, Murray N. Rothbard
  12. Falacias económicas, F. Bastiat
  13. Camino de servidumbre, F.A. Hayek
  14. Antifrágil, Nassim N. Taleb
  15. The Man versus the State, Herbert Spencer
  16. EnsayosMontagne
  17. Civilización, Niall Ferguson
  18. The Cash Nexus, Niall Ferguson
  19. El capital humano, Gary Becker
  20. Capitalismo y libertad, Milton Freedman
  21. Las culturas fracasadas, José Antonio Marina
  22. La fatal arrogancia: los errores del socialismo, F.A. Hayek
  23. The Nature of the Firm, Ronald Coase
  24. The Rational Optimist, Matt Ridley
  25. The Tipping Point, Malcolm Galdwell
  26. The Wisdow of the CrowdsJames Surowiecki
  27. The Commanding Heights, Daniel Yergin y Joseph Stanislaw
  28. Meditaciones, Marco Aurelio
  29. Sobre la brevedad de la vida y la felicidad, Séneca
  30. Cartas a su hijo, Lord Chesterfield
  31. La Mediterránea y los bárbaros del Norte, Luis Racionero
  32. On Human Nature, David Hume
  33. Teoría de los sentimientos morales, Adam Smith
  34. La sociedad abierta y sus enemigos, Karl Popper
  35. The Bourgeois Virtues, Dierdre N. McCloskey
  36. Institutions, Institutional Change and Economic Performance, Douglass North
  37. The Coming of Post-Industrial Society, Daniel Bell
  38. Proceso al Estado, Lorenzo Bernaldo de Quirós
  39. The Great Escape, Angus Deaton
  40. The Tyranny of Experts, Bill Easterly
  41. Governing the Commons, Elinor Ostrom
  42. Thinking Fast and Slow, Daniel Kahneman
  43. A Conflict of Visions, Thomas Sowell
  44. The Counter-Revolution of Science, F.A. Hayek
  45. Individualism and Economic Order, F.A. Hayek
  46. Institutional Foundations of Impersonal Exchange, Benito Arruñada
  47. Adapt, Tim Harford
  48. The Liar’s Poker, Michael Lewis
  49. The Intelligent Investor, Benjamin Graham
  50. Why Nations Fail, Daron Acemoglu y James Robinson
  51. Economic Facts and Fallacies, Thomas Sowell
  52. Knowledge and Decisions, Thomas Sowell
  53. The Theory of Free Banking: Money Supply under Competitive Note Issue, George Selgin
  54. El antiguo régimen y la revolución, Alexis de Tocqueville
  55. El criterio, Jaime Balmes
  56. Reflections on the Revolution in France, Edmund Burke
  57. Good Money, George Selgin
  58. The Great Depression, Murray N. Rothbard
  59. La conquista de la pobreza, Peter T. Bauer
  60. La teoría de la eficiencia dinámica, Jesús Huerta de Soto
  61. Discovery and the Capitalist Process, Israel Kirzner
  62. Bienestar social y mecanismos de mercado, Joaquín Trigo
  63. Competition and Entrepreneurship, Israel Kirzner
  64. Discovery and the Capitalist Process, Israel Kirzner
  65. Las primeras burbujas especulativas, Douglas E. French
  66. Método de las ciencias sociales, Carl Menger
  67. Ensayos políticos, David Hume
  68. La libertad y la ley, Bruno Leoni
  69. Principios de un orden social liberal, F.A. Hayek
  70. Los enemigos del comercio, Antonio Escohotado

Excelente libro de Kissinger el historiador

Henry Kissinger ha desarrollado una doble -exitosa y preeminente en ambos casos- carrera profesional como diplomático (ejerciendo importantes cargos de responsabilidad durante el último tercio del siglo XX) y como académico. Recientemente se ha publicado en español Orden Mundial (Debate, 2016) su último libro (World Order), un repaso a la historia mundial, sintético y lúcido, a través de como en las diferentes regiones y civilizaciones del mundo organizan y estructuran las relaciones de poder. Kissinger ha hecho del estudio de la historia, y como concluye Niall Ferguson en su fantástica biografía sobre el personaje, una constante en su carrera que a la postre ha sido uno de los factores de éxito en el desarrollo de su carrera diplomática (biografía también reseñada en este blog). Churchill afirmaba: “the longer you can look backwards, the longer you can look forward.” Para Kissinger, su profundo conocimiento de la historia de las diferentes civilizaciones y su sensibilidad para con la filosofía de la historia, le ha permitido intuir el mar de fondo que subyace a los eventos políticos, económicos y sociales de la superficie y crear escuela con lo que respecta al pensamiento estratégico en el campo de las relaciones internacionales y de la diplomacia.

En este libro, Kissinger repasa la historia de cada una de las “grandes civilizaciones” -grandes regiones o modelos- desgranando sus aspectos clave, la arquitectura que configura su orden interno y su dinámica de funcionar. La manera de organizar la obra y de ver el mundo tiene ecos claros en los trabajos de pensadores como Toynbee. El arranque del libro, y concepto que articula parte del relato, es la paz de Westfalia, punto de anclaje importante en el pensamiento kissingeriano, y que le sirve al autor para explicar el concepto de “balance of power”, una de las ideas principales que ha guiado la acción política del autor. A partir del episodio de Westfalia y entendiendo la dinámica de “desestabilización” y “vuelta al equilibrio” que se ha dado en Europa desde antes de la Guerra de los Treinta Años (1618-48), Kissinger explora los modelos alternativos a la sensibilidad europea por la paz de Rusia, China, el Islam, o el modelo de corte occidental pero más uniteralista de Estados Unidos que ha marcado el acento de los asuntos globales en las últimas tres-cuatro décadas.

41syq0DWKiL._SX329_BO1,204,203,200_

En cada parada, Kissinger ofrece en un relato accesible y claro una síntesis con los eventos clave que ayudan a entender la historia y la cosmovisión desde las diferentes esquinas del planeta que todos habitamos y que nos tenemos que esforzar en compartir de forma pacífica. Especialmente de interés resulta el capítulo dedicado al modelo chino -quizás el que Kissinger más conoce- y que, en el nuevo siglo, es la pieza que en mayor medida puede configurar cambios importantes a la hora de establecer nuevas y buenas relaciones entre los diferentes países; entre las diferentes maneras de ver el mundo. China es el gran cambio estructural al que se esta enfrentando el actual sistema. Para su correcta integración en la red mundial, harán falta grandes dosis de realismo político como el que ha facilitado en sucesivas ocasiones la paz en la vieja Europa, únicamente que en el mundo actual la escala para aplicar dichos principios es global.

Ya queda lejos la idea de que la caída del Muro podía presagiar el fin de la Historia. Kissinger remarca como en un mundo de creciente diversidad y complejidad los principios westfalianos de red de instituciones internacionales y respeto a la soberanía interna de los Estados, son los únicos que han demostrado encajar con el carácter dinámico y por momentos anárquico del mundo. De alguna forma se puede relacionar los principios de Westfalia que identifica Kissinger con la visión del político “aventurero” de Víctor Lapuente (ver El retorno de los chamanes), y con el concepto de “antifragilidad” de Taleb (ver Antifrágil, llamado a convertirse en una de las obras de referencia del siglo XXI), si bien la acción política de Kissinger no siempre ha estado anclada en estos principios sino que muchas veces a pecado de exceso de frágil historicismo, pero eso es ya otro tema.

El retorno de los chamanes: por una política “antifrágil”

Las personas tenemos, irremediablemente, y con independencia de cualquier circunstancia, una mayor predisposición por lo simple que por lo complejo; por lo inmediato con respecto al largo plazo. Esta idea tan sencilla ayuda a comprender en gran medida las reacciones a la crisis en España y otros países desde 2008, tanto en el ámbito económico y político. Víctor Lapuente, doctor en ciencias políticas por Oxford y con masters en gestión pública en la UAB, UPF y ESADE, desafía esta tesis, como un cohete espacial desafía la gravedad terrestre, en su fantástico libro El retorno de los chamanes (Península, 2015). El libro se diferencia mucho de cualquiera de los muchos volúmenes que han surgido tras la crisis, en su gran mayoría compendios infinitos de recetarios y formulas mágicas para todos los gustos (más aún si son del ámbito de la política), poniendo en tela de juicio la vieja división entre derecha-izquierda y plantea un relato en base a dos nuevos polos que rompen por el eje los esquemas tradicionales y que resultan mucho más reveladores para entender lo que sucede y por qué.

Lapuente nos habla de la política del “chamán” y la contrapone a la política de la “exploradora”; de manera similar a como el gran filósofo neopopperiano Nassim Taleb organiza su última gran obra (llamada ya a convertirse en un auténtico clásico) entre “frágil” y “antifrágil”. De hecho el libro de Lapuente transcurre en algunos de sus pasajes por los mismos senderos que los transitados por Taleb en sus obras.

CTOq33IWcAA7fp-

La gran virtud del libro de Lapuente (que también destaque de otro libro excelente: La economía a la intemperie de Andrés González y Rocío Orsi) es la actitud científica con la que aborda todos los temas; y relacionado con la actitud científica esta la virtud de la humildad. Aunque parezca un contra sentido, lo normal, cuando se ejerce la ciencia con solvencia es que cuanto más sabemos de un tema, más tomemos consciencia de lo mucho que ignoramos y lo poco que sabemos. El conocimiento debería de hacernos más humildes, pero en la práctica sucede lo contrario: nos suele hacer más arrogantes y más reticentes a ceder en nuestros postulados (pondría algunos ejemplos claros con nombres y apellidos pero apelaré a la imaginación del lector).

Esto que podría parecer lógico es la excepción a la norma y es justo lo que pone en tela de juicio el autor cuando habla de la “política de los chamanes”: la política que exhortan expertos y catedráticos desde la distancia, dividiendo a las sociedades y paralizando el progreso. La política de las vaguedades, en donde “la democracia es la nueva religión y el Estado el nuevo Dios”. Todo va de “asaltar al cielo” o “democratizar derechos” (consignas que repite Pablo Iglesias o Ada Colau, dos de los chamanes modernos más ilustres, cada vez que alguien les pone un micro delante). Cualquier grandilocuencia que sirva para atesorar el poder y evitar el debate serio sirve.

Ante la política de grandes expectativas y grandes esperanzas y que solo genera grandes frustraciones, Lapuente defiende la política incrementalista, la política pequeña, la que no da titulares en prensa, la que se basa en hechos y no en dogmas, la política concreta que no se escuda en vaguedades, la política que resulta medible y fiscalizable por los ciudadanos, la política, en definitiva, que SÍ PUEDE (de manera efectiva, dicho con toda la intención) marcar la diferencia entre el progreso o el envilecimiento institucional y social. Al final la gran consecuencia de la política del chamán, es la politización de toda la vida pública, de las instituciones, de los cargos, de las prensa, de cualquier organismo, ya sea público o semi-público, y con dicha politización el conflicto social y la parálisis económica.

El ensayo esta escrito de una manera ágil donde los argumentos se suceden de manera lógica y convincente. Destacaré un par de pasajes que me han resultado especialmente reveladores. El primero es como Lapuente analiza el largo deterioro desde 1898 hasta la Guerra Civil, como España escogió el camino de la política de chamanes (con personajes como Ortega, Azaña o Largo Caballero a la cabeza), y como contrapone el caso español con el caso sueco. Otro pasaje que ayuda a clarificar perfectamente las tesis y mensajes del autor es el capítulo en donde se desmenuza la mitología nórdica que permite entender que es Estatismo y que no, que es buena política y que es política de chamanes. Revelador.

El libro propone un recorrido extenso que va de la España actual al modelo nórdico, pasando por China (la actual y la imperial), Sudáfrica, Venezuela, el caso de Singapur y el de Jamaica, el análisis del modelo californiano de referéndums, los populismos en Europa y la complejidad llevada al paroxismo de sus instituciones, la regulación de las drogas o el problema de prohibir o no prohibir la prostitución. Cada uno de los temas es explorado desde diferentes ángulos nunca llevándose por el apriorismo del dogma, sino con la guía de los hechos, como un explorador en una selva, al igual que un ciego caminando equipado con un bastón. Para ello el autor se apoya en primeras espadas del mundo intelectual como el ya citado Nassim Nicholas Taleb, pero también el filósofo de referencia para los liberales y gran estudioso del método de las ciencias sociales, Karl Popper (su libro La misteria del historicismo” ha recuperado vigencia en esta última década, si es que la dejo de tener en algún momento), Adam Smith (del que el autor realiza una síntesis brillante de sus tesis), Diedre McCloskey, Benito Arruñada, William Easterly, Joel Mokyr, Daron Acemoglu, el historiador Gregory Clark (autor del bestseller A Farewell to Alms, muy recomendable), o Avner Greif uno de los que más y mejor ha analizado el fenómeno de las instituciones informales.

51FFSAJHwYL._SX326_BO1,204,203,200_

La obra se convierte en una crítica demoledora a los proto-Napoleones (en feliz expresión del propio autor) como Pablo Iglesias (el de “hay que democratizar la economía por que no hay economía sin derechos”; no pueden decirse más vaguedades sin sentido en una misma frase) por poner solo el caso más evidente, resultando también demoledor para toda una “casta” intelectual que vive de opinar pero que, como bien identifica Lapuente apoyándose en la idea de Taleb de “skin in the game”, opinan sin jugarse su prestigio o sin ningún tipo de coste si tienen o no razón, si contribuyen o no a clarificar el debate o justamente a todo lo contrario.

En definitiva un ensayo a leer con el lápiz de subrayar en la mano, que invita a la reflexión seria sobre como queremos que sea la política en el siglo XXI y en donde subyace la verdad última de que si realmente queremos que nuestras sociedades e instituciones funcionen mejor la respuesta, sobre todo, esta en nuestra interior, ya que de nosotros depende reprimir la “chamán” que todos llevamos dentro, no dejarnos guiar por la indignación sino contribuir a templar el debate, sabiéndonos guiar por la verdad de los hechos y no por mitos o prejuicios.